27 jul. 2010

El siguiente objetivo de Europa: el financiamiento

Por David Enrich y Stephen Fidler

Ahora que la mayoría de los bancos europeos ha superado las muy esperadas "pruebas de resistencia", enfrentan un mayor desafío en los próximos meses: recaudar miles de millones de dólares de financiamiento de largo plazo para respaldar nuevos préstamos.

En juego podría estar la vacilante recuperación económica de Europa. A diferencia de la situación en Estados Unidos, una gran mayoría de empresas en Europa depende del financiamiento de los bancos. A menos que estas instituciones atraigan inversionistas a los mercados de bonos, no podrán otorgar préstamos a largo plazo que permitan a las compañías financiar inversiones.

Las empresas no financieras de la eurozona dependen de créditos bancarios para 70% de su financiación de deuda, mientras que las firmas estadounidenses obtienen 80% de sus préstamos en los mercados de capital, según el Banco Central Europeo (BCE).

Hasta la divulgación de las pruebas de resistencia el viernes, que sólo siete de los 91 mayores bancos de la Unión Europea reprobaron, un creciente número de instituciones tenía dificultades para acceder a financiamiento en los mercados mayoristas. En lugar de esto, acudieron en masa al BCE para obtener fondos para financiar sus operaciones diarias.

Los bancos portugueses, por ejemplo, recibieron 40.200 millones de euros (US$51.900 millones), un monto récord, del BCE en junio, frente a 35.800 millones de euros en mayo, según datos publicados la semana pasada por el banco central de Portugal. Anteriormente, la mayor suma que habían pedido prestado los bancos de ese país había sido de unos 18.000 millones de euros. En España, los créditos concedidos por el BCE a sus bancos se han disparado por encima de 135.000 millones de euros, también un récord, frente a los 90.000 millones de dos meses antes.

Los gobiernos europeos esperan que las pruebas alivien la ansiedad sobre la salud de los bancos del continente, descongelen los mercados de financiación bancaria y animen a los inversionistas a comprar bonos de bancos.

La prueba real

Gary Jenkins, director de investigación de renta fija de Evolution Securities en Londres, señaló que las pruebas de resistencia, fueron un desafío bastante fácil. "La prueba real es si los bancos pueden obtener préstamos a un precio razonable en el mercado para que puedan desempeñar su papel normal en la economía", dijo.

En un recordatorio de la fragilidad del mercado de financiamiento bancario, Banco Bilbao Vizcaya Argentaria SA, uno de los mayores prestamistas de España, tuvo que pagar un diferencial de tasa de interés récord la semana pasada para vender 2.000 millones de euros en bonos cubiertos. Analistas de Barclays Capital describieron el alto precio del acuerdo como "una advertencia de que el financiamiento sigue siendo un enorme desafío estructural para distintas partes del sector".

[bancos]

La escasez de financiación también refleja un cambio en los hábitos de los fondos de mercado de dinero de EE.UU. que es improbable que se revierta, según Alastair Ryan, un analista de UBS. Estos fondos, que históricamente han sido una fuente estable de efectivo para los bancos europeos, han perdido su apetito por el riesgo y lo están eludiendo, en parte debido a las nuevas regulaciones de EE.UU. Además, bajo las normas globales que siguen pendientes, las compañías de seguros, otro sector que provee liquidez a los bancos de Europa, enfrentarán requisitos de capital más altos para poseer deuda bancaria.

"Los mercados mayoristas probablemente serán más caros y menos confiables para los bancos en general por un período prolongado", afirmo Ryan en un reciente informe. "En esencia, muchas fuentes de dinero que solían estar disponibles para los bancos han desaparecido o están restringidos".

El Banco de Inglaterra advirtió el mes pasado en su Informe de Estabilidad Financiera semestral que los bancos de todo el mundo, pero especialmente los de Europa, afrontan un "desafío sustancial" de renovar financiamiento que está por vencer. La entidad estima que los bancos de todo el mundo tienen unos US$5 billones (millones de millones) en financiación que expirará en los próximos tres años. Los problemas son particularmente graves en Alemania, Francia e Italia, donde los bancos necesitarán refinanciar más deuda de lo que emiten normalmente en un año, según el Banco de Inglaterra.

El Fondo Monetario Internacional estima que 877.000 millones de euros en deuda bancaria de la zona euro vencerán este año; 771.000 millones, el próximo año, y 714.000 millones, en 2012.

El refinanciamiento de deuda que se vencerá no es el único desafío en el horizonte para los bancos europeos. Una nueva norma de liquidez propuesta por los reguladores internacionales exige que los bancos posean financiamiento más estable y a un plazo más largo, como depósitos y bonos de largo vencimiento, en relación a sus activos. Varios analistas y grupos de la industria han estimado que la relación de "financiación estable neta" podría obligar a los bancos europeos a recaudar billones de euros en nuevos fondos.

—Marcus Walker contribuyó a este artículo.

Fuente: WSJ