3 jun. 2011

El deterioro de la economía de EE.UU. asusta a los mercados

Las malas noticias de la economía estadounidense se intensificaron el miércoles, sacudiendo los mercados financieros y generando la mayor caída bursátil de los últimos 12 meses.

El sector fabril de Estados Unidos, que ha sido un motor de la recuperación, anotó su mayor caída mensual desde 1984 conforme las compañías frenaron la contratación de personal y la producción. Otro informe mostró que la contratación de empleados en el sector privado se desplomó en mayo, moderando las expectativas de los economistas de cara al informe de nóminas no agrícolas que se dará a conocer el viernes.

El Promedio Industrial Dow Jones cayó 279,65 puntos, o 2,2%, para ubicarse en 12.290,14 unidades, su mayor descenso en puntos desde el 4 de junio del año pasado. Los inversionistas se refugiaron en los bonos del Tesoro estadounidense, haciendo caer los rendimientos de los instrumentos a 10 años a menos de 3% por primera vez en lo que va del año. Los rendimientos se mueven en dirección contraria al precio.

La jornada del miércoles marcó un cambio notorio en el ánimo de los inversionistas, en particular los de renta variable, quienes hasta ahora habían pasado por alto los signos de debilidad económica para concentrarse en las sólidas ganancias de muchas empresas. La desaceleración de las manufacturas, no obstante, podría mermar tales utilidades.

Los decepcionantes datos económicos de EE.UU. se divulgaron justo después de deslucidos informes de producción industrial en el mundo. Los números, junto con pruebas de una continua merma en el sector de bienes raíces residenciales y señales de que las compañías y las personas todavía tienen dudas a la hora de llevarse la mano al bolsillo, sugieren que la economía está perdiendo velocidad rápidamente.

"Estábamos aguantando, pensando que se trataba una mala racha pasajera", dijo James Paulsen, estratega jefe de inversiones de Wells Capital Management. Si las compañías no contratan personal y la producción fabril se estanca, añadió, "el cuadro empieza a cambiar radicalmente".

La desaceleración, en todo caso, podría ser breve. Los economistas predicen que algunos de los problemas que obstaculizan el crecimiento, como el alza en los precios del combustible y las interrupciones en la cadena de suministro causadas por el terremoto y tsunami de Japón, se moderarán más adelante. Pero dado el alto desempleo imperante en EE.UU., el alicaído mercado inmobiliario y la crisis financiera en Europa, la desaceleración también podría agravarse. Esto "me pone más nervioso", confesó David Greenlaw, economista de Morgan Stanley. "La economía no puede soportar mucho más que un frenazo temporal a estas alturas".

La desaceleración de la economía estadounidense coincide con un acalorado debate en Washington acerca de si se debe reducir el gasto para controlar el déficit fiscal o seguir estimulando la economía.

El líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, Steny Hoyer, dijo que la economía podría ser un problema político para el presidente Barack Obama. "Claramente nuestro presidente se ve afectado hasta cierto punto por un desempeño económico pobre", manifestó.

Ron Bloom, el asesor de Obama para la política industrial, dijo que el frenazo del sector manufacturero se debe fundamentalmente a "factores externos", como la situación de Japón. "La tendencia a largo plazo en el sector industrial desde que la recesión tocó fondo es bastante positiva", afirmó.

Los altibajos económicos se parecen a los de 12 meses atrás, cuando la economía se estancaba y las acciones caían. Eso llevó a la Reserva Federal a comenzar una segunda ronda de relajamiento cuantitativo. Ese programa para comprar US$600.000 millones de bonos estadounidenses expira el 30 de junio, lo que suma otro factor de nerviosismo para los inversionistas.

Algunos inversionistas argumentan que el mercado bursátil está en mucho mejor forma que hace un año. El Dow ha bajado alrededor de 4% desde el 29 de abril, pero acumula un alza de 6,2% en lo que va de 2011. Las acciones han subido sostenidamente durante los dos últimos años y el Dow está hoy 13% por debajo de su máximo de 14.164,53 puntos, al que llegó en octubre de 2007.

El tropiezo del miércoles revirtió cuatro días de alzas para el Dow Jones. Las 30 acciones que componen el índice bajaron, al igual que 490 de las acciones del Standard&Poor's 500. Las acciones de compañías financieras fueron las más vapuleadas ante la preocupación por el impacto de una economía débil en sus finanzas. Las acciones de Bank of America retrocedieron 4,3% y las de Citigroup 3,7%.

Los bonos del Tesoro subieron, prolongando una racha alcista que ha sorprendido a muchos inversionistas, en parte porque los avances se produjeron en medio de las dudas en torno a la deuda del gobierno estadounidense, las disputas sobre el incremento del límite de su deuda y el final del programa de relajamiento cuantitativo de la Fed.

El rendimiento del bono del Tesoro a 10 años ha caído de 3,72% en febrero a 2,964%.

[wsjamd1jun2]
Fuente: WSJ

2 jun. 2011

Washington observa la puja por el FMI

WASHINGTON—Estados Unidos guarda silencio en la batalla para elegir al nuevo jefe del Fondo Monetario Internacional, lo que algunos analistas perciben como una táctica diseñada para dejar que piezas clave en la carrera queden en posición sin una intervención directa de ese gobierno.

EE.UU. respaldaría a Christine Lagarde, ministra de Finanzas de Francia y quien que lleva la delantera en la carrera, si ella consigue el apoyo de al menos algunas economías emergentes, según ex funcionarios del Departamento del Tesoro estadounidense y del propio FMI. Hasta el momento, EE.UU. no ha respaldado formalmente a ningún candidato.

Los países europeos, que en su mayoría respaldan a Lagarde, poseen 35% de las acciones con derecho a voto del Fondo. EE.UU. tiene cerca de 17%, el miembro con más votos.

Sin embargo, Washington se ha apegado a un libreto cuidadoso en un aparente esfuerzo para evitar indisponer a países emergentes o a economías desarrolladas en un asunto global delicado. El gobierno se ha abstenido de responder a los llamados de los países emergentes para acabar con la vieja tradición por la cual un europeo es quien dirige el FMI o para cambiar los procedimientos para permitir, por ejemplo, un voto público para elegir al nuevo jefe.

Al mismo tiempo, han solicitado un proceso "abierto" que permita la postulación libre de candidatos.

"EE.UU. no quiere antagonizar a nadie", afirma Edwin Truman, ex funcionario del Tesoro, hoy en el Instituto Peterson de Economía Internacional.

Desde la fundación del FMI tras la Segunda Guerra Mundial, un europeo ha encabezado dicha institución mientras que un estadounidense ha dirigido el Banco Mundial. Según la tradición, un estadounidense también ha ocupado el puesto número 2 del Fondo, dejando en un lugar preponderante a un funcionario de ese país en comunicación directa con el Tesoro. Tal acuerdo le ha permitido a EE.UU. responder a las crisis financieras internacionales por décadas.

Según fuentes al tanto, EE.UU. había considerado a David Lipton, un asesor de la Casa Blanca en economía internacional y ex alto funcionario del Tesoro, para ocupar el segundo puesto en el FMI, cuando el ex director gerente de la institución, Dominique Strauss-Kahn, fue arrestado en mayo. No obstante, el nombramiento de un nuevo segundo al mando ha sido suspendido mientras el Fondo busca a un nuevo líder, según estas fuentes. John Lipsky, el estadounidense que hoy ejerce como director gerente interino, tiene programado quedarse en ese puesto hasta agosto.

EE.UU. probablemente no mostrará favoritismo por ningún candidato, incluso en privado, por lo menos hasta que termine el período de nominaciones, previsto para el 10 de junio. Los únicos dos candidatos que han oficializado su postulación son Lagarde y Agustín Carstens, el gobernador del Banco de México. Ambos realizan giras en busca del apoyo de líderes globales.

La semana pasada, el secretario del Tesoro, Tim Geithner, elogió a los dos por sus credenciales sin respaldar ninguna candidatura.

El FMI planea elegir a tres candidatos y entrevistarlos. La elección del nuevo jefe se realizará el 30 de junio bajo el método de "consenso" tradicional de la junta directiva del Fondo, un proceso que evita una contabilización formal de votos que pudiera ser publicada. Esa será una prueba para determinar si Lagarde genera apoyo de un número de países emergentes.

"El verdadero problema para EE.UU. será si Lagarde termina con 40% de los votos", Carstens con quizá 20% y países clave —como EE.UU. y Japón— indecisos, dijo Truman. Entonces, EE.UU. podría convertirse en el voto que incline la balanza hacia uno u otro lado, con lo que se arriesga a ser criticado por su postura.

Lagarde viajará a China e India la próxima semana, tras la visita de 36 horas que realizó a Brasil.

Carstens, un ex número 3 del FMI, se reunió el miércoles con funcionarios en Brasil. El mexicano dijo que creía que era importante que los mercados emergentes y de América Latina obtengan una mayor representación en el Fondo y que la institución ganaría mayor legitimidad a la hora de lidiar con las dificultades en Europa si tuviera un líder de fuera del continente. Agregó que el FMI debería ser flexible a la hora de ofrecer asistencia a los países en desarrollo.

El ministro brasileño de Hacienda, Guido Mantega, dijo que es importante que un candidato no europeo postule a dirigir el FMI. Agregó que Brasil elegirá a un candidato según su mérito y no su nacionalidad y a quien mejor plantee una continuidad de las reformas del FMI. El ministro negó que Brasil esté negociando puestos en el Fondo a cambio de su voto.

Fuente: WSJ

1 jun. 2011

Grecia podría vender hasta US$43.000 millones en propiedades

Por William Boston

Ahora podría ser la ocasión perfecta para comprar esa parcela en la isla griega que tanto le gusta.

Como parte del plan de privatización griego de recaudar dinero para reducir su gigantesca deuda, el Gobierno está elaborando un plan para vender hasta 30.000 millones de euros (US$42.900 millones) en propiedades públicas. El proceso está en una fase inicial, pero entre las futuras ventas podrían estar activos muy variados, desde la participación estatal en el complejo turístico Mont Parnes Casino en Atenas, hasta hoteles y concesiones en resorts de lujo con campos de golf en la isla de Rodas.

Hellenic Public Real Estate Corp, el grupo estatal que gestiona las propiedades públicas, tiene una lista de unas 75.000 propiedades estatales individuales. El grupo ha nombrado a National Bank of Greece SA para que lidere un consorcio de asesores que están preparando la venta de una primera cartera de 20 a 30 propiedades, que podría ponerse a la venta en unos pocos meses, señala Aristóteles Karytinos, director general de la división inmobiliaria del National Bank of Greece.

En su último informe sobre Grecia, el Fondo Monetario Internacional dijo que, según sus estimaciones, podrían recaudarse hasta 15.000 millones de euros con la venta de estas propiedades inmobiliarias. Karytinos prevé que se recauden entre 15.000 millones y 30.000 millones de euros con las ventas o alquileres de estas propiedades. El primer paso es peinar la larga lista de propiedades públicas, identificar las mejores propiedades y resolver cualquier problema legal o técnico que pudiera haber para garantizar que los inversores pueden desarrollar completamente la propiedad.

La privatización inmobiliaria forma parte de un programa más amplio que busca vender activos estatales por unos 50.000 millones de euros, algo que Atenas ha acordado hacer a cambio de recibir un paquete de rescate de 110.000 millones de euros de la Unión Europea y del Fondo Monetario Internacional. El FMI ha estado presionando a Grecia para que acelere el proceso de privatizaciones y está particularmente deseoso de ver cómo Atenas se deshace de participaciones en propiedades y sectores que cree deberían ser privados, como la gestión de casinos.

Grecia espera atraer la atención de los inversores internacionales para crear resorts modernos y comunidades residenciales para turistas extranjeros. "La industria del turismo es claramente uno de nuestros principales fuertes", dijo Karytinos. "Ésta es una área en la que tenemos ventaja y estamos hablando con inversores internacionales acerca de crear este tipo de complejos".

La mayor parte de las propiedades inmobiliarias estatales son tierras sin explotar o lugares en desuso, como el antiguo aeropuerto de Atenas Hellenikon. En la mayoría de casos, el Gobierno griego no llegaría a vender estas propiedades y probablemente optaría por alquilar esos terrenos para el desarrollo inmobiliario.

"Nuestra estrategia es la de dar concesiones, alquileres de largo plazo de unos 30 a 40 años, dependiendo de la propiedad concreta, pero el Gobierno conservará la propiedad de los terrenos", afirma Karytinos.

Los alquileres de largo plazo son atractivos en parte por razones políticas. Los ciudadanos griegos aceptarían mejor que los inversores extranjeros exploten propiedades helenas si la propiedad de las tierras queda en manos del gobierno.

Pero los inversores también estarían contentos con este acuerdo. Buena parte de las propiedades estatales consisten en grandes terrenos cerca del mar, que resultarían prohibitivos si se quisieran comprar. Además, resultará más fácil alquilar estas tierras que venderlas porque los griegos se oponen a toda privatización.

Otra parte del programa de privatización inmobiliaria podría consistir en recaudar dinero por medio de acuerdos de compra y realquiler de edificios públicos, aunque esta sería una parte pequeña del programa total de privatización inmobiliaria, explica Karytinos. En estas operaciones de venta y realquiler, el Gobierno vendería edificios públicos a un inversor y firmaría un acuerdo de largo plazo para alquilarlo. De esta manera, el Gobierno recibe el dinero de golpe.

Karytinos reconoció, no obstante, que el Gobierno podría tener que reformar las leyes de arrendamiento antes de firmar acuerdos de este tipo. Los inversores tienen miedo de firmar este tipo de acuerdos en Grecia por los fuertes derechos que tienen los propietarios.

"Los propietarios tienen muchas facilidades para romper acuerdos de alquiler en Grecia y eso añade demasiada presión a estas operaciones", afirma Alistair Calvert, socio londinense de Northcliffe Asset Management Ltd., una firma de inversión especializada en transacciones de venta y realquiler.

Sea cual sea el siguiente paso en el plan de privatizaciones de las propiedades públicas griegas, toda la atención está puesta en cómo gestiona Atenas los primeros acuerdos.

"Es muy importante que los dos primeros proyectos salgan bien", dijo Agapitidou. "Si los dos primeros proyectos salen bien, el interés de los inversores internacionales aumentará".

Fuente: WSJ

31 may. 2011

Carstens dice que el FMI necesita alguien con experiencia en el manejo de crisis

Por Patricia Kowsmann

LISBOA (Dow Jones)—El mexicano Agustín Carstens, hasta ahora el único contendor a la renovada pretensión europea para liderar el Fondo Monetario Internacional, recomendó una mayor flexibilidad para los países que se benefician de los programas de apoyo del FMI en momentos en que busca conseguir respaldo a su candidatura en Europa.

El gobernador del Banco de México y principal rival de la francesa Christine Lagarde sostuvo que el FMI necesita a alguien de un mercado emergente con experiencia en el manejo de crisis financieras.

Carstens visitó Lisboa y Madrid esta semana como parte de una gira mundial destinada a conseguir respaldo para su candidatura. Sin mencionar a Grecia de manera específica, Carstens dijo en una entrevista concedida a Dow Jones Newswires que las naciones en problemas financieros no deberían ser castigadas por no alcanzar las metas siempre y cuando muestren su compromiso con ellas.

"Cuando se diseñan programas en una crisis, hay demasiada incertidumbre y el fondo necesita ser flexible para reconocer medidas que no están funcionando tan bien como se esperaba, ser flexible con eso y encontrar una nueva solución", sostuvo.

Actualmente, el FMI retira la ayuda financiera si el país que la recibe no cumple ciertos compromisos de reformas presupuestarias y reducción de déficit. Esta semana, la contabilidad presupuestaria de Grecia está siendo analizada por el FMI y la Unión Europea para establecer si puede recibir el siguiente desembolso de ayuda. El temor de que Atenas no pueda cumplir sus metas ha mantenido a los mercados financieros europeos en alerta por un mes.

Economías emergentes en Asia y África han respaldado que se rompa la tradición de que un europeo ocupe el alto cargo en el fondo, pero los europeos se han precipitado a respaldar a la ministra de Finanzas de Francia.

Dominique Strauss-Kahn, quien renunció este mes al cargo tras ser acusado en Nueva York de agresión sexual, estaba muy concentrado en la crisis de deuda europea y en las medidas para evitar que se expandiera. Los europeos afirman que el próximo director gerente del fondo tendrá que hacer lo mismo.

Por su parte, Lagarde también planificó visitas a América y Asia para conseguir respaldo entre los grandes países emergentes que desempeñan un rol cada vez más activo en ayudar a manejar la economía mundial dentro del Grupo de los 20 países industrializados y emergentes, o G-20.

Tradicionalmente, el cargo de director gerente ha recaído en un europeo, mientras que un estadounidense ha encabezado el Banco Mundial.

"Prácticamente todos los países que no son europeos acogen la idea de que un candidato debería elegirse basado en los méritos, más que en su origen", señaló Carstens.

El titular del banco central de México se refirió al argumento de Lagarde en cuanto a que sería ventajoso contar con alguien con conocimiento de las complejidades políticas europeas durante la crisis de deuda soberana europea.

"Estoy en completo desacuerdo con la idea de que el FMI necesita a un europeo", sostuvo Carstens. "Necesita una persona que haya tenido experiencia en manejo de crisis, que tenga un sólido historial en el sector financiero, y necesita a alguien de América Latina".

Carstens indicó que es necesario que el FMI evalúe tener una facultad fiscalizadora mucho más fuerte del sector financiero y ser capaz de "emitir alertas tempranas" que podrían ayudar a los distintos países a evitar problemas financieros.

"Al final del día, la clave es cambiar las dinámicas en los mercados al mostrar que lo que están haciendo las naciones y poniendo sobre la mesa es efectivo", añadió.

Después de Portugal, el candidato a encabezar el FMI se dirigirá a Brasil el miércoles, dos días después de la visita de Lagarde. Además tiene previsto visitar Argentina, Canadá, India, China y Japón en las próximas semanas.

30 may. 2011

¿Salió EE.UU. de la crisis con un problema crónico de crecimiento?

Por Sara Murray y Jon Hilsenrath

La mayor economía del mundo podría estar padeciendo un problema de crecimiento.

Tras un decepcionante primer trimestre, los economistas predijeron ampliamente que la recuperación de Estados Unidos volvería a ganar fuerza tan pronto como se aliviaran dificultades de corto plazo como el alza de los precios de la gasolina, el mal tiempo y los problemas de suministro en Japón. Pero hay pocas señales de que eso esté ocurriendo. La producción se está enfriando, el mercado inmobiliario sigue de capa caída y los consumidores aún no han perdido el miedo a gastar. Esto quiere decir que es posible que el camino que debe recorrer la economía estadounidense hasta su completa recuperación sea mucho más largo y lento de lo esperado.

"Es muy difícil generar una rápida recuperación cuando tradicionalmente, las recuperaciones rápidas solían estar impulsadas por los bienes raíces y los consumidores", apunta Nigel Gault, economista de la consultora IHS Global Insight. Según sus cálculos, el crecimiento se estancaría en una tasa anualizada y en términos reales de menos de 3% en los próximos trimestres; mejor que la tasa de 1,8% en los primeros tres meses, pero todavía demasiado débil para compensar el desempleo.

Un número mayor de expertos está revisando a la baja sus predicciones de crecimiento para el segundo trimestre. Economistas de J.P. Morgan Chase & Co. redujeron su estimado de 3% a 2,5%, mientras que los de Bank of America Merrill Lynch recortaron el suyo de 2,8% a 2%. Deutsche Bank ha rebajado su pronóstico de 3,7% a 3,2%.

Las compañías también se muestran cautelosas. Applied Materials Inc., el mayor fabricante de máquinas utilizadas en la producción de chips para computadoras, dijo que después de registrar uno de sus mejores trimestres, anticipa una desaceleración del crecimiento en los mercados de semiconductores y solar. Hewlett-Packard Co. recortó sus perspectivas para el año fiscal debido a las débiles ventas de computadoras y los efectos del desastre en Japón. Clorox Co. ofreció un pronóstico más reservado para su negocio de bienes de consumo y cuidado del hogar, a medida que los ejecutivos concluyeron que los precios más altos probablemente harían mella en sus ventas.

[crecimiento]

Este panorama deprimido plantea una pregunta más profunda sobre la salud de la economía estadounidense: ¿ha salido de la crisis de 2008 y 2009 con un problema crónico de crecimiento?

Algunos economistas creen que ha sido así.

"Esperamos que la economía se desempeñe de acuerdo con normas que son muy difíciles de cumplir cuando se carga con una deuda privada y pública tan grande", señala Carmen Reinhart, economista del Instituto Peterson de Economía Internacional. Reinhart cree que las previsiones de crecimiento de la Reserva Federal de EE.UU. han sido demasiado optimistas y que al país podría esperarle un período prolongado de crecimiento insuficiente y alto desempleo.

En los pronósticos de abril, los funcionarios de la Fed proyectaron que la economía crecería a una tasa anualizada y en términos reales de entre 3,1% y 3,3% en 2011, y entre 3,5% y 4,2% en 2012. Eso supera las expectativas de los economistas independientes, que en promedio, predijeron una tasa de 2,9% para 2011 y de 3,1% en 2012, según Blue Chip Economics, que encuesta cada mes a economistas.

Incluso si las dificultades temporales se calman, la economía podría enfrentar problemas a medida que la Fed vaya minimizando sus esfuerzos de estímulo, los gobiernos estatales y locales reduzcan el gasto para equilibrar sus presupuestos y el Congreso trata de ahorrar en gastos fiscales el año que viene.

Con todo, algunos rincones de la economía muestran fortaleza. El crecimiento del empleo ha sido relativamente robusto en los últimos meses y la expansión en mercados emergentes ayuda a mantener a flote la demanda interna. Aun así, los economistas creen que será necesaria una mejora fuerte y sostenida en el panorama laboral para que los hogares vuelvan a gastar libremente.

Judy Sheppers, de 70 años, no duda que la economía esté mejorando: acaba de encontrar empleo en una oficina de bienes raíces después de haber sido despedida en 2008, y ahora puede darse gustos como almuerzos o cenas en restaurantes. Pero aún se restringe en gastos más sustanciales.

"Me encantaría viajar", dijo Sheppers, pero las vacaciones no caben en su presupuesto. En su lugar, ella y unos cuantos amigos planean excursiones a playas cercanas. "Yo manejo, ellos pagan la gasolina".

Entre tanto, con la caída de los precios y la debilidad de las ventas en el mercado inmobiliario, tanto constructores como compradores están bajo presión.

Tras arrancar el año con buen pie, el optimismo de Victor DePhillips se está desinflando. El presidente ejecutivo de Signature Building Systems, que fabrica casas prefabricadas y emplea a unos 165 trabajadores, asegura que el número de pedidos se ha diluido en las últimas semanas. Si bien el panorama no es tan negro como cuando la crisis llegó a su punto álgido, parece que los compradores potenciales siguen conteniéndose, posiblemente por temor o porque creen que los precios podrían bajar aún más, dice DePhillips.

"Da miedo", reconoció el ejecutivo. "No sé cómo explicarlo".

Desde que la recesión terminó oficialmente a mediados de 2009, la tasa anualizada de crecimiento ha promediado 2,8%. Eso no es mejor que su rendimiento tras la recesión mucho más suave de 2001, y mucho peor que la de 7,1% después de la recesión de casi la misma gravedad de 1982.

"No generar una recuperación considerable tiene altos costos", advirtió Joseph Lupton, un economista de JP Morgan Chase & Co. Una de las consecuencias más destacable: un alto desempleo. Unos 5,8 millones de estadounidenses llevan más de seis meses desempleados, y un crecimiento económico lento y prolongado debilita las probabilidades de que se reintegren a la fuerza laboral.

Estas perspectivas cambiantes de cara al crecimiento podrían convertirse en una prioridad para la Fed en las próximas semanas. Los funcionarios del banco central emitirán nuevos pronósticos tras su reunión del 22 de junio y es posible que tengan que volver a rebajarlos. Si la expansión de la economía decepciona, eso podría calmar los temores inflacionarios, lo que a su vez reduciría la probabilidad de que la Fed suba las tasas de interés en el corto plazo.

Fuente: WSJ