27 may. 2011

China le pisa los talones a la ingeniería alemana

Por Mary M. Lane

BERLÍN—La creciente competencia de China está llevando a los fabricantes alemanes de maquinaria a reevaluar cómo preservar la ventaja que ha convertido a su industria en el eje de la economía nacional, que gira en torno a las exportaciones.

Los rivales chinos están ganando terreno en su propio mercado, inquietando a productores alemanes acerca de la competitividad de un sector que representa 7% de la economía germana. Las compañías alemanas se enfrentan a una industria con apoyo del Estado que está creciendo en buena parte gracias a adquisiciones, mano de obra barata y las lecciones aprendidas dos décadas atrás en la industria textil.

"Alemania necesita concentrarse en la calidad y la innovación porque en cuanto a la maquinaria de mercado masivo, China pronto sacará ventaja", dice Bernd Reitmeier, ex integrante de la Cámara Alemana de Comercio en China.

Muchos expertos dicen que la reputación de la calidad y la confiabilidad de la ingeniería alemana debería ayudar al sector a contrarrestar el reto chino al liderazgo en maquinaria de punta. Aun así, el ímpetu detrás de las compañías chinas pone de relieve los obstáculos de largo plazo que encaran sus pares alemanes para mantener una ventaja innovadora a medida que merma la oferta de ingenieros y otros profesionales calificados formados en Alemania.

Las compañías alemanas —en su mayor parte empresas pequeñas de propiedad familiar— siguen dominando el mercado chino de maquinaria de punta, que se calcula en entre 75.000 millones de euros y 85.000 millones de euros, o cerca de US$110.000 millones a US$120.000 millones, dice Axel Berke, investigador de la firma alemana de consultoría Struktur Management Partner. Él y Reitmeier escribieron un reciente informe sobre los desafíos en China para las ventas alemanas de maquinaria de alta tecnología en industrias como la automotriz, la energética, la construcción y la aviación.

Según las cifras más recientes del gobierno chino, el ingreso interno para los productores nacionales de dicha maquinaria aumentó 76% de 2006 a 2009, a 123.700 millones de yuanes (US$19.100 millones).

Las exportaciones alemanas a China de maquinaria de punta llegaron a 15.130 millones de euros (US$21.790 millones) el año pasado, 34% más que en 2009, según datos oficiales de Alemania. Aunque las cifras chinas y alemanas no son estrictamente comparables, parece que las compañías de China están alcanzando a las alemanas.

Los analistas dicen que es improbable que la mayor competencia afecte a los grandes grupos alemanes, como Siemens AG, y en cambio golpeará duro a los fabricantes del mittelstand, las miles de pequeñas y medianas empresas que son la columna vertebral de la economía de exportación de Alemania.

Velocidad de innovación

Mantener la ventaja será crucial para la industria alemana conforme se modera la demanda en mercados centrales y maduros, como Estados Unidos y Francia. China, con su rápido crecimiento, es ya el mayor comprador de maquinaria alemana, representando 11% del total.

Los fabricantes alemanes de maquinaria que operan en China consultados por Struktur generalmente esperan que la competencia en los próximos cinco años provenga de pequeños negocios que son mayormente desconocidos fuera de China.

"Como las compañías alemanas, necesitamos mantener una velocidad de innovación muy grande para aventajar a la competencia china; de otro modo, no podemos vender nuestros productos", dice Christian Blatt, gerente general en China de Krones AG, que fabrica equipos de embotellamiento y empacamiento.

El crecimiento de la industria de maquinarias de China evoca la estrategia del país en los textiles en la década de 1990, un sector que China ahora domina. Ambos sectores se han beneficiado de apoyo financiero gubernamental. El presidente Hu Jintao anunció en marzo un plan a cinco años para invertir más de US$500.000 millones en industrias clave, que incluye la de la maquinaria. Hace dos años, Beijing presentó un plan de revitalización de la manufactura de equipos para aumentar su cuota global de mercado y reducir la dependencia de compañías de propiedad extranjera.

Las empresas chinas también pagan menores salarios que las alemanas, usan componentes menos caros y reciben subsidios gubernamentales o reembolsos impositivos. Por ello, los productos chinos con frecuencia cuestan 10% a 20% menos que los alemanes, dicen los analistas.

Los programas chinos "dan terrenos gratis, edificios gratis", asegura Reitmeier. "Ese es un apoyo que el gobierno alemán no puede dar" a sus propias compañías.

Las empresas alemanes de ingeniería hace mucho que se preocupan de que rivales chinos violen derechos de propiedad intelectual.

Herrenknecht AG, que hace equipos de perforación de túneles, ha renunciado a su esperanza de hacer valer sus derechos de propiedad intelectual en China. "¿Como una compañía de tamaño mediano? Imposible", dice Martin Herrenknecht, dueño de la empresa. En cambio, el ejecutivo estableció una empresa conjunta con una compañía china que es en parte propiedad del gobierno, usando componentes alemanes y mano de obra china de bajo costo.

Fuente: WSJ

26 may. 2011

EE.UU. quiere ampliar su alcance regulatorio

Por Deborah Solomon

WASHINGTON— Los reguladores de Estados Unidos podrían extender pronto su alcance fuera de ese país e imponer restricciones sobre gobiernos extranjeros involucrados en algunas transacciones financieras en EE.UU.

Los bancos centrales de otros países, fondos soberanos y organizaciones internacionales como el Banco Mundial podrían estar sujetos a reglas estadounidenses que apuntan a reducir el riesgo en el sistema financiero. Como parte de la reforma financiera del año pasado, los reguladores obtuvieron poder para analizar y regular a los participantes del mercado involucrados en transacciones de "swaps", incluidas aquellas respaldadas por gobiernos extranjeros.

Los "swap" son un tipo de derivado usado para protegerse del riesgo y, esencialmente, son acuerdos entre dos partes por pagos ligados al desempeño de acciones, bonos, commodities o índices. Las regulaciones propuestas requerirían que entidades extranjeras realizaran sus operaciones de "swap" en una bolsa y retuvieran el capital suficiente para absorber pérdidas si la operación fracasara.

Las perspectivas de este tipo de requisitos están desatando protestas por parte de instituciones respaldadas por gobiernos, en especial instituciones financieras, incluidos el Banco Central Europeo, el Banco de Francia y el fondo soberano chino, China Investment Corp. Su argumento es que está superponiéndose sobre su autoridad y los debería excluir de su supervisión.

"No sería apropiado estar sujeto a requisitos de supervisión de una autoridad ajena a la UE", escribió el BCE en una carta del 6 de mayo a reguladores, que fue analizada por The Wall Street Journal. "Tememos que un control externo de nuestras actividades no sea lo suficientemente sensible de cara a la práctica de administrar reservas extranjeras y así pudiera frustrar el desempeño del BCE". Una vocera del BCE declinó hacer comentarios al respecto.

La Comisión de Corretaje de Futuros de Commodities (CFTC) y la Comisión de Bolsa y Valores (SEC), que redactan las reglas de los "swaps", están analizando el tema y han acudido a la Reserva Federal para que los oriente, según funcionarios del gobierno de EE.UU. Reguladores podrían excluir a algunas entidades según lo bien reguladas y bien capitalizadas que estén, indicaron estas fuentes, pero agregaron que no se han tomado decisiones.

Un artículo central de la ley Dodd-Frank de 2010 apuntaba a reducir el riesgo en el sistema financiero al imponer un control sobre el mercado de derivados de US$600 billones (millones de millones). Los reguladores están redactando reglas que dictan cómo son operados los "swaps" e imponen requisitos sobre aquellos que los usan y operan.

Las entidades extranjeras podrían acabar en el mismo saco porque las contrapartes de sus "swaps" a menudo son firmas estadounidenses. La ley Dodd-Frank requiere regulación de los participantes del mercado "cuyos canjes pendientes creen exposición sustancial para la contraparte que podría tener serios efectos adversos sobre la estabilidad financiera del sistema bancario o los mercados financieros de Estados Unidos".

El potencial de que algunas entidades internacionales caigan bajo la supervisión regulatoria de EE.UU. no es casualidad, según personas involucradas en el proceso legislativo. El Banco Mundial pidió, y no consiguió, una excepción durante las negociaciones del año pasado, añadieron estas fuentes.

Un vocero del Banco Mundial dijo: "No hemos visto nada que sugiera que el Congreso o los reguladores tengan la intención de aplicar la ley Dodd-Frank de manera específica a las actividades de bancos de desarrollo multilaterales. Nos estamos involucrando de manera natural en el proceso para asegurarnos de que eso está claro".

Fuente: WSJ

25 may. 2011

La carrera por conquistar la próxima frontera del petróleo

Por Ben Casselman

WAFRA, Kuwait—La península arábiga ha abastecido al mundo de petróleo desde hace cinco décadas. Si puede seguir haciéndolo y durante cuánto tiempo dependerá de proyectos como el que se desarrolla aquí, en las arenas del desierto junto a la frontera entre Arabia Saudita y Kuwait.

Arabia Saudita se convirtió en el mayor productor mundial de petróleo al recurrir a sus vastas reservas de crudo liviano, fácil de perforar y de alta calidad. Pero en momentos en que aumenta la demanda de energía y los pozos de "crudo fácil" comienzan a secarse, los sauditas se ven obligados a acudir a una fuente mucho más complicada: los miles de millones de barriles de petróleo pesado atrapados en la profundidad del desierto.

El petróleo pesado, a veces espeso como la melaza, es más difícil de extraer del suelo que el petróleo liviano y cuesta más refinarlo para convertirlo en gasolina. Sin embargo, Arabia Saudita y Kuwait se han embarcado en un ambicioso experimento para sacarlo del pozo petrolero de Wafra, ubicado en una porción poco habitada del desierto compartida por los dos países.

El hecho de que los sauditas estén considerando un proyecto de esta naturaleza pone de manifiesto lo difícil y caro que se está volviendo satisfacer la sed mundial de petróleo. También sugiere que incluso los sauditas podrían no estar en condiciones de incrementar la producción con rapidez en el futuro si la demanda aumenta de forma imprevista. Ninguna de estas cuestiones augura un regreso del petróleo barato a largo plazo.

[crudo]

"El petróleo fácil se está acabando", sostiene Alex Munton, analista de Medio Oriente en la consultora escocesa Wood Mackenzie. Los pozos petroleros más importantes en la región del Golfo, sostiene, han bombeado más de la mitad de su crudo, punto a partir del cual la producción tradicionalmente comienza a declinar.

La Administración de Información de Energía de Estados Unidos afirmó este mes que el consumo mundial de crudo alcanzaría un récord de 88 millones de barriles diarios este año. La crisis en Libia y un crecimiento más moderado de la producción en los países occidentales mantendrá el suministro en un nivel bajo, lo que impulsará los precios, indicó. La agencia proyecta que la cotización del petróleo promediará US$103 el barril este año, un aumento de 30% frente al año pasado, y que será más alta el año próximo.

Nadie sugiere que los países del Golfo se estén quedando sin petróleo. El crudo pesado, aunque es difícil de extraer, es abundante. Se cree que sólo Medio Oriente posee alrededor de 78.000 millones de barriles de petróleo pesado que actualmente es recuperable, más de 3,5 veces las reservas totales de EE.UU.

El Servicio Geológico de EE.UU. estima que hay unos tres billones (millones de millones) de barriles de petróleo pesado en el mundo, alrededor de 100 años de consumo global a los niveles mundiales actuales. El problema es que sólo una fracción —unos 400.000 millones de barriles— puede ser recuperada con la tecnología existente. Nuevas técnicas, como las que se están probando en Wafra, podrían liberar una cantidad mayor.

"Cuando la gente habla de cómo nos estamos 'quedando sin petróleo', no están contando el petróleo pesado", señala Amy Myers Jaffe, directora del Foro de Energía del Instituto Baker para Políticas Públicas de la Universidad Rice, en Houston, EE.UU. "Hay una gran cantidad de recursos allí... Es sólo cuestión de desarrollar la tecnología".

Para acceder al petróleo pesado de Wafra, trabajadores inyectan vapor al suelo para calentar el crudo y hacerlo menos viscoso, lo que permite que fluya hacia la superficie. La técnica es complicada, cara y no fue probada en el tipo de roca que recubre el crudo de Wafra.

Para la mitad final del proyecto, los sauditas han incorporado la ayuda de Chevron Corp., que tiene décadas de experiencia en la extracción de petróleo pesado de campos en California y Tailandia. Además, es una oportunidad insólita para que una petrolera occidental pueda quedarse con una participación en las mayores reservas petroleras del mundo.

Pero también supone una apuesta incierta. El proyecto, mucho más complejo que lo que Chevron ha hecho antes, costará miles de millones de dólares y demorará décadas en completarse. Y será Chevron, no los sauditas, quien aporte el capital necesario para que la iniciativa pueda operar y corra con el riesgo en caso de que no resulte.

El yacimiento petrolero de Wafra se ubica a casi 50 kilómetros de la costa del Golfo Pérsico, junto a una carretera con cables de electricidad, cañerías y algún grupo ocasional de camellos que atraviesa el desierto. Detrás de las puertas custodiadas del campo petrolero, cientos de bombas trabajan lentamente. Alrededor de 45% del crudo de Wafra termina en EE.UU. Ese es el crudo fácil de bombear. El gran premio: los 25.000 millones de barriles de petróleo pesado.

Chevron está realizando lo que representa una prueba de cuatro años y US$340 millones en un pequeño rincón de Wafra. Los resultados han sido alentadores. Hasta noviembre, los pozos producían 1.500 barriles por día, siete veces lo que producían antes de que comenzaran las inyecciones de vapor en 2009.

Arabia Saudita y Kuwait están siguiendo de cerca los resultados. Príncipes, emires, ministros y embajadores han visitado la oficina en el campo del proyecto, incongruentemente decorada y con pisos de mármol. "Todos miran de cerca nuestro proyecto", afirma Ahmed Al-Omer, presidente de la división saudita de Chevron.

El consumo global de petróleo, impulsado por la enorme demanda en China e India, aumentó 2,3 millones diarios el año pasado, un incremento de 2,8%, según cifras del gobierno de EE.UU., la segunda mayor alza en 30 años. En tanto, la producción petrolera en los países occidentales apenas crece. Eso significa que el mundo depende cada vez más de la producción de los países de la OPEP y en especial de Arabia Saudita, su miembro dominante.

"Todos los países en Medio Oriente deberán comenzar a pensar en estas reservas (de petróleo pesado)", afirma Andrew Gould, presidente del gigante de servicios petroleros Schlumberger Ltd., que ha trabajado en varios proyectos de petróleo pesado en la región.

Algunos ya intentan acceder a sus reservas de esta clase de crudo. Bahréin afirmó que espera duplicar o triplicar la producción de su pozo Awali al apuntar al petróleo pesado con la ayuda de Occidental Petroleum Corp. En 2009, Abu Dhabi emprendió un proyecto piloto con la estadounidense Praxair Inc. para impulsar la producción de petróleo pesado en su pozo Zakum. Omán también cuenta con un ambicioso proyecto.

El de Wafra, sin embargo, supera con creces a todos los demás en la región. Si los sauditas y los kuwaitíes deciden inyectar vapor a todo el pozo, duplicaría el tamaño del mayor proyecto de vapor en operación en Indonesia. En última instancia, esperan recuperar alrededor de 6.000 millones de barriles de petróleo.

[mapa]

24 may. 2011

La deuda en Europa y las dudas sobre la economía china presionan a la baja al crudo

Por Jerry A. DiColo

NUEVA YORK (Dow Jones)--Los futuros del petróleo cerraron el lunes a la baja, luego que las preocupaciones sobre el crecimiento económico de China y la situación de deuda en Europa ejercieran presión sobre el crudo y otros activos de riesgo.

El crudo dulce ligero para entrega en julio cayó US$2,40, o un 2,4%, a US$97,70 el barril en la New York Mercantile Exchange. El crudo Brent en la ICE descendió US$2,46 a US$109,93 el barril.

Los precios del petróleo descendieron de máximos sobre los US$100 por barril luego que las cifras sobre la actividad manufacturera en China sugirieran que el feroz crecimiento económico del país podría estar desacelerándose.

Una lectura preliminar del Índice de Gerentes de Compra del Sector Manufacturero de HSBC en China, que mide la actividad manufacturera nacional, cayó a un mínimo de 10 meses de 51,1 en mayo, frente a una lectura final de 51,8 en abril.

Las cifras débiles en China se combinaron con los temores renovados sobre la crisis de deuda de Europa. Los inversionistas reaccionaron a una revisión del panorama de crédito de Italia por parte de Standard & Poor's durante el fin de semana, que se sumó a las preocupaciones sobre la deuda soberana de Grecia.

Los operadores se alejaron de los activos que dependen de un crecimiento económico continuo, que incluyen las acciones, el petróleo y los metales. El Promedio Industrial Dow Jones caía recientemente un 1% a 12383. El euro descendió a mínimos de dos meses frente al dólar, lo que ayudó a crear un patrón ahora común donde los mercados de monedas y bienes básicos se alimentan entre sí, lo que detona amplios desplazamientos.

"Lo que sea que esté ocurriendo en el escenario económico más amplio, es lo que ha estado detonando los movimientos de los precios de la energía y petróleo", dijo Phyllis Nystrom, analista del mercado de la energía de Country Hedging. "El principal impacto hoy fue un dólar fortalecido".

El contrato a junio de la gasolina reformulada para mezcla con oxígeno, o RBOB, ascendió 0,23 centavos a US$2,9381 el galón. El contrato a junio del combustible de calefacción bajó 7,12 centavos, o un 2,4%, a US$2,8471 el galón.

23 may. 2011

¿Reuniones peligrosas en Wall Street?

Por David Enrich y Dana Cimilluca

Un día a comienzos de marzo, los teléfonos de corredores de fondos de cobertura en Londres y Nueva York de pronto empezaron a sonar sin parar. Una acción sobre la que muchos habían hecho grandes apuestas —Pride International Inc., una compañía de energía que estaba por ser vendida a un rival— estaba cayendo. Los operadores no tenían idea por qué.

Pronto supieron la razón: J.P. Morgan Chase & Co. había convocado a una reunión ese día entre un puñado de operadores de fondos de cobertura y ejecutivos de una compañía candidata a comenzar una guerra de ofertas por Pride. Uno de esos ejecutivos había indicado que era improbable que hicieran una oferta.

La reunión saca a relucir una práctica que durante mucho ha ocurrido en las sombras de Wall Street y el distrito financiero de Londres, pero que apenas ahora inquieta a reguladores y algunos bancos.

Los bancos de inversión compiten por negocios de fondos de cobertura de élite ofreciendo a tales fondos acceso especial a directivos de alto nivel y ejecutivos empresariales en cenas y otros encuentros. Los operadores a veces obtienen piezas valiosas de información que no están disponibles para otros inversionistas, según personas que han asistido a tales reuniones.

Los encuentros son organizados por los mayores bancos de inversión del mundo para atender a sus clientes de fondos de cobertura. Los fondos son clientes codiciados porque colectivamente pagan miles de millones de dólares en comisiones cada año para comprar y vender acciones. Bancos como Bank of America Corp., Barclays PLC, Citigroup Inc., Credit Suisse Group AG, J.P. Morgan, Morgan Stanley, UBS AG y Scotiabank son anfitriones de tales reuniones, generalmente varias veces al año, de acuerdo con operadores, banqueros y corredores.

Representantes de los bancos dicen que sus ejecutivos de inversión no están autorizados para discutir información importante no pública, y que las reuniones sirven a un fin empresarial legítimo. Además de ayudar a los bancos a conseguir negocios bursátiles, los encuentros ayudan a los banqueros y ejecutivos corporativos a cultivar relaciones con los fondos de cobertura, dicen los mismos bancos. Los fondos con frecuencia son grandes accionistas en múltiples compañías y frecuentemente ayudan a determinar el resultado de medidas corporativas clave que están sujetas a aprobación de accionistas, como fusiones y adquisiciones.

Pero la vieja práctica está bajo nuevo escrutinio a medida que los reguladores en EE.UU. y el Reino Unido tratan de desalentar la diseminación de información confidencial del mercado a grupos selectos de inversionistas. En medio del mayor escrutinio sobre las negociaciones de valores a partir del abuso de información privilegiada, la Comisión de Valores y Bolsa de EE.UU. recientemente advirtió a algunos bancos que deben cuidarse de que tales reuniones no resulten en el intercambio impropio de información confidencial, según personas familiarizadas con el asunto.

Las reuniones parecen haber puesto nerviosos a algunos bancos. El departamento de responsabilidad de Goldman Sachs Group Inc. el año pasado prohibió a sus corredores que organizaran reuniones entre banqueros de Goldman y operadores de fondos de cobertura externos, dicen personas familiarizadas con el asunto.

Bank of America Merrill Lynch, la rama de banca de inversión de Bank of America, redujo este año las reuniones después de que la SEC expresara inquietud, aunque aún las permite en algunas circunstancias, según fuentes al tanto.

Sin embargo, muchos bancos siguen organizando regularmente reuniones a puerta cerrada con fondos de cobertura, según operadores, banqueros y otros funcionarios del sector. Los bancos tratan de diferenciarse de rivales ofreciendo acceso a personajes clave, codiciados por los fondos de cobertura, para los cuales fragmentos incrementales de información pueden ser extremadamente valiosos.

Tales oportunidades rara vez están disponibles a particulares y otros pequeños inversionistas.

Las reuniones, que generalmente incluyen unos 20 operadores de fondos de cobertura, a veces derivan en conversaciones sobre información potencialmente confidencial, por ejemplo, acerca de fusiones y adquisiciones planeadas o pendientes, según personas que asisten a los encuentros.

Por ejemplo, el 8 de marzo, un pequeño grupo de inversionistas se reunió en las oficinas de J.P. Morgan en el centro de Londres para almorzar con ejecutivos de Seadrill Ltd., una compañía de perforación petrolera marítima. Los pocos asistentes incluían a representantes de los fondos de cobertura GLG Partners LP y SAC Capital Advisors. Banqueros de J.P. Morgan no estuvieron presentes, según un funcionario del banco.

J.P. Morgan gestionó la reunión en un momento oportuno. Se especulaba que Seadrill, de Noruega, haría una oferta por Pride, su rival de EE.UU., que había acordado su venta a Ensco PLC en un trato de US$7.300 millones que aún no se había completado.

La perspectiva de una guerra de ofertas había elevado el precio de las acciones de Pride a un nivel mayor del que tendrían en ausencia de un potencial segundo postor.

En el almuerzo del 8 de marzo, empero, Tor Olav Trøim, subdirector general y director de Seadrill, sugirió que era "muy improbable" que su empresa hiciera una oferta rival por Pride.

La información movió el mercado, dicen los operadores. En las horas posteriores al almuerzo, algunos corredores apostaron que la probabilidad de una guerra de ofertas había caído. Las acciones de Pride cayeron alrededor de 0,5% en los minutos previos al cierre del mercado ese día.

Mientras se movían las acciones, inversionistas ansiosos bombardearon la oficina de relaciones con los inversionistas de Seadrill con llamadas, tratando de averiguar si la compañía había emitido una nueva orientación acerca de su apetito de hacer una oferta por Pride, según una persona familiarizada con el asunto. Funcionarios de la compañía respondieron que no habían difundido nueva información.

Algunos banqueros dicen que las reuniones los incomodan porque se sienten bajo la presión de algunos inversionistas de divulgar información sensible.

Los fondos de cobertura son un negocio grande para los bancos. El año pasado, desembolsaron unos US$3.700 millones en comisiones de corretaje por transacciones bursátiles, de acuerdo con la firma de investigación Greenwich Associates.

Lo cierto es que los bancos necesitan cuidar esta rentable relación. "Si puede suministrar a su cliente buena información, eso es algo que lo va a distinguir" de sus rivales, concluye un banquero.

Fuente: WSJ