14 oct. 2011

Disminuye el apetito chino por las materias primas

Por Tom Orlik

El mayor consumidor del mundo de materias primas clave está a dieta.

Las últimas cifras sobre el comercio exterior de China muestran que las importaciones se sostuvieron en septiembre, con pocos cambios en los volúmenes de las principales materias primas en relación con agosto. Pero frente a los detalles mensuales, el 2011 no es un año sólido: las importaciones de cobre y soya han caído frente al 2010, mientras que el crecimiento de las importaciones de petróleo ha descendido abruptamente.

Sin embargo, lo peor puede estar por venir: la sobrecapacidad en el sector inmobiliario local y la caída en la demanda de bienes chinos en el exterior -las exportaciones cayeron en septiembre por segundo mes- sugieren tiempos difíciles en el futuro.

Aún no hay que entrar en pánico. La economía china no está a punto de frenarse en seco y la mayoría de los economistas prevé un crecimiento del PIB de cerca del 9% en el 2011 y del 8% en el 2012. Pero incluso una moderación en el crecimiento es problemática para los mercados de materias primas mundiales, que asumen que la demanda china continuará creciendo a un ritmo rápido.

La Agencia Internacional de Energía proyecta que la demanda china de petróleo crecerá un 5,2% en el 2012. Con un aumento de apenas el 4% en las importaciones de crudo en los primeros tres trimestres del 2011, las proyecciones de una desaceleración del crecimiento del PIB en el 2012 y las previsiones del próximo plan quinquenal -que requiere una reducción en la intensidad de la energía por unidad de PIB-, esa proyección para el petróleo parece ser optimista.

Si se reduce la proyección de la AIE en dos puntos porcentuales esto significaría que el crecimiento de la demanda mundial de petróleo podría caer en 200.000 barriles por día, el equivalente al 15% del aumento esperado actualmente. Debido a que se espera que la oferta aumente una vez que Libia se estabilice, cualquier incremento en el petróleo que vaya a los inventarios ejercerá presión sobre los precios del crudo Brent en particular.

De manera similar, luego de un informe de ganancias poco alentador, Alcoa dijo esta semana que espera que la demanda de aluminio crezca lentamente en el segundo semestre. Pero, pese a eso, supone que el consumo chino crecerá un 10%, contrarrestando las caídas en mercados occidentales clave.

Los productores de materias primas no pueden depender del tipo de estímulos que impulsaron la demanda china en el 2009. La alta inflación y las deudas tomadas por los gobiernos locales reducen el panorama para que Beijing realice otro gasto de ese tipo.

El gobierno parece genuinamente comprometido a construir viviendas más asequibles y ya comenzaron los trabajos en el 98% de las 10 millones de viviendas asequibles planeadas para el 2011, mientras que se planean otras 10 millones de unidades para el 2012. Pero eso sólo contrarresta una desaceleración en el desarrollo privado.

Los optimistas de las materias primas destacarán que China es un consumidor estratégico, y que los precios más bajos posiblemente tienten a los compradores chinos a buscar gangas. Hay señales de que eso ya podría estar sucediendo en los mercados de cobre, donde los precios han repuntando ligeramente desde los mínimos cercanos a los US$3 la libra de comienzos de mes.

Además, el aumento estructural de la demanda china por materias primas agrícolas, como la soya, está impulsado por los crecientes ingresos y la demanda de una dieta alta en proteínas. Es poco probable que esa situación se vea demasiado perjudicada por los cambios cíclicos en las exportaciones y el mercado inmobiliario.

Pero para los materiales industriales, la perspectiva de una desaceleración cíclica en la demanda china de los próximos meses es real. Después de años en los cuales China engulló los recursos mundiales a un ritmo acelerado, las señales de una reducción en su apetito dejará a los optimistas de las materias primas con el estómago revuelto.

El gobierno chino interviene para apuntalar sus pequeñas empresas

Por Lingling Wei

BEIJING—China reveló planes de emergencia para apoyar empresas en problemas en medio de crecientes temores de que las quiebras en un sector clave, aquejado por la merma de las exportaciones, podrían poner en peligro el sistema financiero.

Cada vez más empresas privadas encaran la ruina según pasan apuros para pagar a acreedores informales que han llenado un vacío creado por las restricciones gubernamentales al crédito bancario, implementadas para frenar la inflación. Los analistas dicen que ahora existe el riesgo de que esta fuente de crédito del mercado negro pueda congelarse, derrumbando incluso compañías pujantes, con efectos de onda expansiva sobre el sistema bancario formal.

En esta ansiedad es clave el crecimiento explosivo de los "préstamos en la sombra", o sea créditos de corto plazo del mercado negro que amenazan con hundir a empresas pequeñas y representan un riesgo inmediato para la economía, y préstamos fuera de la hoja de balance de bancos grandes, los cuales plantean peligros ocultos de más largo plazo. Los préstamos en la sombra se han expandido lo suficiente como para poner en entredicho el rígido control del crédito y de las tasas de interés por parte del gobierno, dos herramientas cruciales para dirigir la segunda economía del mundo.

Tras una reunión presidida por el primer ministro, Wen Jiabao, el consejo estatal —el gabinete de China— anunció el miércoles una serie de medidas dirigidas a poner más fondos a disposición de pequeñas empresas. "Se debe prestar gran atención" a estas firmas, dijo el consejo estatal en una declaración en el sitio web del gobierno, y añadió que las pequeñas y medianas empresas (pymes) desempeñan "un papel irreemplazable" en la economía del país.

Según algunos cálculos, las pymes en el sector privado representan 80% de los empleos de China y más de la mitad de su producción económica.

El anuncio se produjo dos días después de que el fondo soberano de China intervino en la bolsa de Shanghai para apuntalar las acciones de bancos golpeados, subrayando cómo el deterioro potencial en la salud del sistema financiero está atrayendo más atención de los máximos líderes de China.

Las grandes empresas estatales chinas siguen teniendo acceso a préstamos bancarios, a pesar de la restricción crediticia que comenzó el año pasado, pero las firmas privadas, generalmente pequeñas, con frecuencia se quedan fuera, obligándolas a buscar fuentes alternativas de financiación. Los prestamistas subterráneos, muy poco regulados, juntan dinero de promotores inmobiliarios, mineros de carbón u otros particulares con mucho efectivo a la caza de altos retornos. Una significativa proporción de sus fondos proviene de los propios bancos.

[wsjamd1oct13]

En un indicio de cuántos préstamos no están reflejados en los libros contables de los bancos, créditos extendidos por las entidades, pero retirados de sus hojas de balance, están en apenas 12 billones (millones de millones) de yuanes (US$1,9 billones), dicen economistas de UBS. El total de préstamos pendientes, tanto en las hojas de balance de los bancos como fuera, era de 55,7 billones de yuanes hasta agosto.

Desde abril, casi 100 propietarios de fábricas de la ciudad industrial de Wenzhou han huido por no poder pagar sus deudas, según informes de medios estatales. Esa situación acuciante, advierten economistas, podría ser el preludio de mayores problemas para el gigantesco sector bancario de China y la economía en general. Los bancos podrían cerrar líneas de crédito incluso a empresas sólidas y sus proveedores.

En su declaración, el gabinete reconoció las amenazas potenciales y destacó que los canales de financiación privados e informales solamente serán alentados "dentro de los límites de la ley". Dijo que el gobierno reprimirá prácticas ilegales como esquemas de pirámide y préstamos a tasas de interés excesivamente altas.

Los préstamos en la sombra en China han existido durante años, pero el reciente auge no tiene precedentes, apuntan analistas.

Como consecuencia del alza, China cuenta con un "nivel inusualmente alto" de deuda soberana en comparación con otras economías emergentes, según un reciente informe del Fondo Monetario Internacional sobre estabilidad financiera global. El FMI calcula que los préstamos nacionales, incluyendo los de los bancos y los de otros prestamistas, llegaron a 173% del Producto Interno Bruto de China hasta fines de junio.

Fuente: WSJ

13 oct. 2011

El fondo de rescate de la UE tropieza con un escollo inesperado

Por Leos Rousek, Gordon Fairclough y Marcus Walker

BRATISLAVA, Eslovaquia—Los legisladores eslovacos se negaron a aprobar una propuesta para ampliar el fondo de rescate europeo para los países endeudados de la eurozona, lo que erige una nueva barrera en el camino de los esfuerzos de Europa por controlar la crisis de la deuda.

El rechazo de la medida significa que Eslovaquia, el segundo país más pobre de la eurozona, es el único de los 17 miembros del bloque que no ha aprobado la expansión del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF).

Los legisladores eslovacos dijeron que probablemente el Parlamento aprobaría la medida con el tiempo, ya que está respaldada por la mayoría de los partidos en el cuerpo legislativo. Pero antes, el pequeño país enfrenta una crisis política, debido a que su gobierno también perdió un voto de confianza el martes por la noche.

La oposición pública y política a los rescates en Eslovaquia refleja en parte la ira del país por el hecho de que se le pida subsidiar a Grecia, un país más rico cuyas finanzas públicas se han salido de control. Pero el amplio apoyo político de las medidas anticrisis de la eurozona en Eslovaquia quiere decir que la votación del martes retrasará la ampliación del FEEF, pero no causará su descarrilamiento.

Los líderes de la zona euro esperan alcanzar en su cumbre del 23 de octubre un acuerdo sobre un paquete de medidas que cubriría la recapitalización de los bancos europeos, un esfuerzo para resolver la crisis fiscal de Grecia, y nuevas propuestas para maximizar el impacto del fondo de rescate.

Mucho depende del éxito del paquete. Numerosos inversionistas y políticos en Europa y el resto del mundo creen que la crisis podría salirse de control sin una

acción decisiva, lo que amenaza con el desmoronamiento del sector bancario de la eurozona y los mercados de bonos soberanos, e incluso socavaría el crecimiento económico global.

Hoy, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, tiene previsto proponer medidas sobre la recapitalización de los bancos, antes de una reunión a fines de esta semana de los ministros de finanzas del Grupo de los 20, integrado por países industrializados y en desarrollo.

Los próximos pasos de la zona euro dependen primero de la ratificación de los 17 miembros de un acuerdo anterior para aumentar la capacidad de préstamo del FEEF de 250.000 millones de euros a 440.000 millones de euros (US$600.000 millones). Los gobiernos quieren una reserva adicional, en parte para apuntalar los bancos y los mercados de bonos contra la crisis que podría tener lugar tras la posible cesación de pagos de Grecia.

Pero el fondo de rescate más grande debe ser financiado por los contribuyentes de toda la zona euro. Eso ha resultado difícil de vender en Eslovaquia, donde un grupo de legisladores —apoyados por muchos ciudadanos eslovacos— argumenta que es injusto pedirle a la pequeña nación rescatar países más ricos como Grecia, que han tomado prestado y gastado más allá de sus posibilidades.

[wsjamd1oct12]

'La mayor estafa'

"El FEEF es la mayor estafa contra los contribuyentes eslovacos y europeos", se quejó Richard Sulik, portavoz del Parlamento y líder del Partido Libertad y Solidaridad, un joven integrante de la coalición gobernante eslovaca, que votó en contra de la medida.

La oposición a los rescates de otros países de la zona euro ha crecido en muchas partes, donde los gobiernos han implementado dolorosos recortes presupuestarios y reformas estructurales con el fin de mejorar la economía y las finanzas públicas.

En Finlandia, Alemania y Holanda, algunos votantes y legisladores se han opuesto abiertamente a los préstamos de rescate para Grecia, cuyo enorme déficit presupuestario e inflado aparato gubernamental la han llevado a una crisis de deuda que amenaza con desestabilizar el sistema financiero mundial.

Pero los temores de un colapso financiero han pesado más que las objeciones en las votaciones parlamentarias de las últimas semanas en la mayor parte de Europa.

Sólo 55 legisladores eslovacos votaron a favor de aumentar la capacidad del FEEF, en tanto nueve votaron en contra y 60 se abstuvieron. La votación estaba conectada a una moción de confianza en el gobierno de centro-derecha de Eslovaquia, lo cual motivó al principal partido opositor a abstenerse aun cuando apoya la expansión del FEEF. La incapacidad del gobierno de conseguir una mayoría derivó de una rebelión contra rescates de la eurozona por un socio minoritario de la coalición de centro-derecha, el partido de la Libertad y la Solidaridad.

La primera ministra eslovaca Iveta Radicova intercedió ante el Parlamento para respaldar la legislación del fondo de rescate, alegando que Eslovaquia corría el riesgo de aislarse a sí misma en Europa, y provocando una mayor ansiedad en los mercados globales. "Nuestro euro está en peligro", dijo ayer Radicova a los legisladores. "La cambiante situación necesita una reacción rápida e inmediata".

Fuente: WSJ

Wall Street podría eliminar 10.000 empleos para 2012

Por Andrew Grossman

El sector bursátil de la ciudad de Nueva York podría perder casi 10.000 empleos para el final de 2012, predijo el contralor del estado de Nueva York, un duro revés para la economía y los presupuestos gubernamentales de la zona.

En un informe que será publicado el martes, el contralor Thomas P. DiNapoli también dijo que era probable que las bonificaciones se reduzcan este año, reflejando menores ganancias en Wall Street.

Desde enero de 2008, se han extinguido 22.000 empleos en el sector bursátil de Nueva York. Si se cumple la predicción de DiNapoli de la pérdida de otros 10.000 empleos entre agosto de 2011 y el final de 2012, ello representaría un descenso de 17%. Han desaparecido unos 4.100 empleos desde abril, y mayores despidos se consideran inevitables debido a la reciente avalancha de anuncios de reducciones de gastos empresariales.

Goldman Sachs Group Inc. dijo que podría eliminar al menos 1.000 empleos, y Credit Suisse Group AG y Barclays PLC han anunciado despidos. Asimismo, Bank of America Corp. ha dicho que planea despedir a 30.000 trabajadores. No está claro cuántos de estos despidos ocurrirán en Nueva York o cuántos serán en las operaciones bursátiles.

DiNapoli supervisa las finanzas de Nueva York, lo cual incluye la recaudación impositiva. Un pronóstico de 2008 de pérdida de empleos en Wall Street resultó ser menos grave de lo que predijo DiNapoli, pero el informe del martes sugiere que algunos de los despidos meramente podrían haberse pospuesto.

Las cosas no están tan mal fuera de la ciudad de Nueva York, a medida que un creciente número de firmas trasladan más empleos de soporte a los suburbios para aprovechar los alquileres más baratos. En agosto, 12% de los empleos del sector bursátil de Nueva York estaban ubicados fuera de la ciudad, el mayor porcentaje en su historia, dijo el informe.

En todo Estados Unidos, entre diciembre de 2006 y agosto de 2011, la cantidad de personas empleadas en finanzas y seguros cayó 8,1%, según la Oficina de Estadísticas Laborales. El empleo nacional total cayó 4,9%. En la zona metropolitana de Nueva York, el empleo total cayó 2,6% durante el mismo periodo, pero el empleo en las finanzas y seguros cayeron 8,9%.

Las firmas financieras desempeñan un papel importante en la economía de Nueva York y sus presupuestos. El despacho de DiNapoli calcula que uno de cada ocho empleos en la ciudad y uno de cada 13 empleos en el estado depende de las firmas de corretaje y valores.

"Los bancos con los que hablo están mencionando remuneraciones significativamente reducidas, lo cual sale directamente de nuestro registro tributario, además de los despidos y reducciones", dijo Kathryn Wilde, presidenta de Partnership for New York City, un grupo de ejecutivos de negocios cuyas firmas tienen operaciones significativas en la ciudad. "Todo eso sugiere que habrá un impacto real en la economía de la ciudad de Nueva York".

El informe de DiNapoli augura más dificultades presupuestales en la alcaldía de Nueva York y en Albany, la capital del estado de Nueva York, conforme menores salarios y niveles de empleo golpean la recaudación tributaria. El plan financiero de la ciudad de Nueva York predecía ganancias de US$20.000 millones en el sector bursátil para 2011.

Ahora es improbable que esas ganancias lleguen a US$18.000 millones, concluyó el contralor estatal en el informe del martes.

La remuneración también está cayendo, luego de subir en la primera mitad de 2011 en la mayoría de firmas, indicó el reporte de DiNapoli. Pero ahora que los bancos están ganando menos dinero y recortando empleos, él no espera que la tendencia continúe. "El crecimiento de la remuneración probablemente se desacelerará o incluso caerá en la segunda mitad del año", indicó el estudio.

Fuente: WSJ

12 oct. 2011

S&P y Fitch rebajan la calificación de deuda de los bancos españoles

MADRID (EFE Dow Jones)--Las agencias de calificación de riesgo Standard & Poor's Ratings Services y Fitch Ratings a última hora del martes rebajaron un escalón la calificación de la deuda a largo plazo de varios bancos españoles.

De acuerdo con sendos comunicados de estas firmas, S&P recortó la nota de Banco Santander SA, Banco Bilbao Vizcaya Argentaria SA, Bankinter SA, Banco Sabadell SA y Banco Español de Crédito SA, o Banesto.

Por su parte, Fitch degradó la calidad de la deuda de Banco Santander, Banesto, BBVA, Caixabank SA, Banco Popular SA y Banco Sabadell.

S&P indicó que mantiene en perspectiva negativa a todas esas entidades porque teme que la economía española se deteriore más de lo que ya calcula la firma de calificación.

Por su parte, Fitch justificó la rebaja de estos bancos en el recorte de la nota de la deuda soberana española acometida el pasado viernes.

Según Fitch, la puntuación de Banco Santander y Banesto pasa de AA a AA-, la de BBVA de AA- a A+, la de Caixabank desciende de A a A+ y la de Banco Popular y Banco Sabadell bajan de A- a BBB+.

Además, justificó el recorte de las calificaciones de todas estas entidades en ahora es más pesimista sobre el riesgo de todo el sistema bancario español.

La banca está sufriendo las consecuencias del colapso de la economía y del mercado inmobiliario, así como las turbulencias en los mercados financieros, dijo S&P.

Frente a estos recortes, CaixaBank, y Bankia SA corrieron mejor suerte, ya que S&P no varió su calificación, si bien las puso en perspectiva negativa.

En el caso del Banco Popular, S&P puso la calificación en revisión para un posible recorte tras anunciar su fusión con Banco Pastor SA.

Para S&P, la deuda a largo plazo de Banco Santander y de BBVA pasa de AA a AA-. La misma nota recibe Banesto.

Las calificaciones de Bankinter y Banco Sabadell pasaron de A a A-, dijo S&P.

En el grupo de las cuatro entidades que mantienen su calificación aunque con perspectiva negativa, S&P situó a CaixaBank, con A+, y Bankia, con A-.

Por último, S&P amenazó seriamente con rebajar la calificación de A- de Banco Popular, tras anunciar la absorción del Banco Pastor.

S&P dijo que sigue siendo pesimista en el corto plazo --los próximos 15-18 meses--, ya que cree que la banca española seguirá viéndose perjudicada debido a que la economía del país continuará corrigiendo sus desequilibrios.

La agencia admitió que, en general, los bancos españoles han resistido la recesión, pero señaló que con el tiempo sus perfiles financieros se han debilitado, con lo que han acumulado altos niveles de activos problemáticos y han agotado la mayoría de sus provisiones.

En consecuencia, sus ingresos y, a su vez, su capacidad para absorber las pérdidas, se ha deteriorado, al tiempo que los bancos se enfrentan a mayores dificultades para financiarse como consecuencia de la falta de confianza de los inversionistas en los bancos.

Eslovaquia podría frenar la expansión del fondo de rescate europeo

PRAGA (EFE Dow Jones)--La primer ministra de Eslovaquia, Iveta Radicova, anunció que la coalición de Gobierno no logró consensuar el martes la aprobación parlamentaria de la ampliación del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera, FEEF, por lo que vinculará está votación con un voto de confianza a su gabinete.

"Para mí es inaceptable permitir el aislamiento del país. Es una lástima que los socios de la coalición no aceptaran la oferta para un posible compromiso", dijo la política conservadora en una rueda de prensa sobre la negativa de sus socios del partido Libertad y Solidaridad, o SaS, a respaldar el FEEF.

Esa negativa ha llevado a Radicova a condicionar la continuidad del Gobierno, surgido de las elecciones de junio de 2010, al resultado del debate parlamentario.

"No podemos ser un Robinson (Crusoe) en el corazón de Europa que resuelve los problemas que nos rodean y piensa que no está ligado a los resultados económicos de otros países", argumentó la mandataria.

"Vivimos bajo los efectos de una de las crisis más grandes desde la Segunda Guerra Mundial. Tenemos una única oportunidad para buscar una solución en unión con otros y de forma responsable, para que los efectos de la crisis sean los menores", advirtió la primer ministra.

Radicova precisó que los liberales de SaS rechazaron una propuesta de los otros tres partidos del Gobierno para que la reforma del FEEF incluya la posibilidad de que Eslovaquia vete la concesión de ayudas por el actual mecanismo de rescate.

Esa oferta también daba carta verde a los liberales para votar como quisieran sobre el futuro Mecanismo de Estabilidad Europeo, que debería entrar en vigor en 2013.

Eslovaquia es el último de los 17 socios de la zona del euro que queda por ratificar este instrumento de protección de la moneda única.

Los 22 escaños del SaS, en un Parlamento de 150, son esenciales para que el Gobierno pueda sacar adelante la votación sobre la ampliación del FEEF.

La decisión del Parlamento dependerá ahora en buena medida del sentido del voto de la oposición socialdemócrata, que defiende la aprobación del FEEF, pero que también ha reclamado la caída del Ejecutivo y la celebración de comicios anticipados.

Incluso en el caso de que el proyecto sea rechazado, aún podría ser sometido a votación una segunda vez.

11 oct. 2011

La Fed presenta las regulaciones de la "Regla Volcker"

Por Alan Zibel

WASHINGTON (Dow Jones)--La Reserva Federal de Estados Unidos propuso el martes regulaciones que delinean cómo deben reestructurar sus operaciones los bancos para cumplir con una nueva prohibición a las apuestas especulativas riesgosas.

La ley de reforma financiera Dodd-Frank, aprobada el año pasado, prohíbe las operaciones de corretaje realizadas con recursos propios para impedir que los bancos se pongan en riesgo.

También restringe las relaciones con fondos de cobertura y fondos de inversión de capital privado.

Las limitaciones se incluyeron en una provisión de la ley bautizada en honor a Paul Volcker, ex presidente de la Fed.

Según Volcker, la excesiva toma de riesgos por parte de los bancos que hacen ese tipo de operaciones amenazaría al sistema financiero en el futuro.

La propuesta sería aprobada por la Corporación Federal de Seguro de Depósitos, FDIC, por sus siglas en inglés, y la Oficina de Contralor de la Moneda, OCC. La Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos, SEC, la analizaría el miércoles.

La moción incluye exenciones que permiten tales operaciones en algunos casos. Los comentarios se agregarían a la propuesta el 13 de enero y las reglas entrarían en vigor el próximo año.

La propuesta "ofrece comentarios para que los bancos distingan qué actividades son permitidas y cuáles no", dijo la Fed en un comunicado.

Sin embargo, algunos republicanos dicen que las nuevas reglas pondrán a los bancos estadounidenses en desventaja frente a sus contrapartes internacionales. En tanto, grupos industriales advierten que elevarán los costos para las empresas locales.

Los bancos ya se han quejado del costo de cumplir con las reglas y probablemente lucharán contra una provisión que les prohíbe usar filiales fuera de Estados Unidos para realizar operaciones con recursos propios.

La propuesta prohíbe operaciones que buscan ganancias rápidas, pero ofrece exenciones para suscribir y construir mercados de valores, además de cubrir riesgos. También se incluye un programa para garantizar que los bancos no hagan operaciones propias haciéndolas pasar como cobertura.

Sin embargo, los críticos advierten que la exención a la cobertura es muy amplia y permitiría a los bancos hacer las apuestas que la regla busca impedir. Eso se debe a que un banco puede definir el riesgo a su cartera en forma amplia, como el riesgo de una recesión.

Las reglas también deben ser aprobadas por la Comisión de Corretaje de Futuros de Bienes Básicos de Estados Unidos, CFTC.

La Fed dijo que la propuesta requiere que los bancos con grandes operaciones de corretaje reporten "ciertas mediciones cuantitativas" para ayudar a los reguladores a identificar algunas actividades que podrían estar exentas. La propuesta también limita estas exigencias para los bancos pequeños, como parte de un esfuerzo para reducir la carga sobre las instituciones más pequeñas".

Los grandes bancos no encuentran paz en el colchón de capital

Por David Wessel

Este mes se cumplen tres años desde que los contribuyentes estadounidenses rescataron a los grandes bancos. Eso llevó a las reiteradas promesas de los políticos de cambiar las normas para evitar futuros rescates de bancos que son "demasiado grandes para quebrar".

Eso no ha sucedido.

Los bancos grandes son aún más grandes. Y en medio de una renovada crisis bancaria —esta vez en Europa— casi todo el mundo insiste en que es imprescindible evitar "otro Lehman (Brothers)", el colapso de una institución importante que podría desencadenar un enorme maremoto financiero.

Sería erróneo, sin embargo, decir que nada ha cambiado.

Aunque el último giro de la lamentable saga económica europea domina los titulares, los reguladores financieros globales buscan finalizar una de las respuestas más significativas a la crisis financiera: exigir que los bancos mantengan más capital y, en particular, obligar a aquellos considerados "sistémicamente importantes" (es decir, aquellos demasiado grandes como para quebrar"), a que mantengan una porción de capital adicional aparte de ese colchón.

Los detalles son complejos, pero los principios no lo son. Todos los bancos están obligados a mantener capital como un amortiguador para absorber las pérdidas. A mayor capital, mayores serán las pérdidas que podrán asumir sin hundirse. Los bancos, evidentemente, no tenían el capital suficiente antes de la crisis, y afirman que han aprendido esa lección. Además, los bancos estarán obligados a mantener más capital que antes, una vez que los gobiernos nacionales implementen las directrices establecidas por el organismo de control internacional de la industria, el Comité de Supervisión Bancaria de Basilea, en Suiza.

Las alrededor de dos docenas de grandes bancos entretejidos en la trama de la economía mundial son un caso especial: si colapsan, no sólo sus accionistas y acreedores resultan lastimados, sino todos. Debido a eso, todo el mundo espera que los gobiernos los rescaten. Eso puede ser costoso y da a esas instituciones una ventaja a la hora de recaudar dinero, tomar riesgos y atraer a los clientes por encima de los bancos que son "demasiado pequeños para salvar".

Los grandes bancos pueden ser vitales para la economía global, aunque qué tan grande es lo suficientemente grande es una pregunta todavía sin responder. Los grandes camiones también son buenos para la economía. Pueden transportar muchas cosas y hacer tareas que los autos no pueden. Pero no sería bueno estar en la carretera cuando un camión se estrella y explota. Por lo tanto, se requieren normas de seguridad más estrictas para camiones que para autos, y más entrenamiento para sus conductores y así sucesivamente.

"La respuesta correcta es poner un costo extra, supervisión adicional sobre estas firmas (financieras) que les dará un incentivo para eliminar el tamaño innecesario, para eliminar las actividades innecesarias y reducir su toma de riesgos", dijo esta semana al Congreso de Estados Unidos el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke.

Un enfoque para tratar con este pequeño grupo de grandes bancos sería hacer que mantengan aún más capital, como porcentaje de sus activos, que otros bancos. Este sobrecargo SIFI (siglas en inglés de "instituciones financieras sistémicamente importantes") fue impuesta en EE.UU. por la ley Dodd-Frank y se espera que algo análogo a nivel mundial (denominado "g-SIFI") sea aprobado por los líderes del Grupo de los 20 países industrializados y emergentes cuando se reúnan en noviembre en Cannes, Francia.

Los líderes de los grandes bancos no están contentos. Y no sorprende. Es probable que la norma reduzca sus ganancias y limite sus dividendos.

El asunto se reduce a tres preguntas. ¿Es toda esta idea sabia y necesaria? Y si lo es, ¿están bien diseñados los detalles? ¿Y es este el momento adecuado?

Los grandes bancos de EE.UU., en una petición en agosto a los supervisores, desafiaron "la visión simplista de que el mero tamaño crea preocupaciones prudenciales... o que los grandes bancos son inherentemente problemáticos". Han perdido esa discusión.

Las firmas argumentaron, con razón, "que los excesivos requisitos de capital pueden inhibir la capacidad de los bancos para sostener la actividad económica". Los reguladores se burlan de la afirmación de que los niveles de capital propuestos son "excesivos", aunque reconocen que las reglas pueden hacer que los bancos sean más cautelosos en relación con los préstamos e inversiones de riesgo. Pero bueno, ese es el punto, después de todo.

Los bancos tal vez estén en terreno más firme cuando critican la compleja fórmula para determinar cuáles son "de importancia sistémica" y la cantidad de capital adicional que debería mantener cada uno. Pero no hay ciencia cierta en esto. La fórmula refleja compromisos inevitables en cualquier acuerdo global y, sin duda, será ajustada en los próximos años. En ese caso, lo perfecto no debería ser enemigo de lo bueno.

El tiempo es un tema difícil. Las reglas no tendrán efecto hasta 2019, momento en el cual se espera que la economía global esté en mejor forma. No obstante, es fuerte la presión sobre los bancos para que acumulen pronto el capital. Ello perjudicará a una economía débil si lleva a los bancos a prestar menos para reducir el monto de capital que deben mantener. Por otro lado, la historia sugiere que los gobiernos se vuelven severos con los bancos sólo después de una crisis, y a medida que la crisis se pierde en la memoria, también desaparece la voluntad de ser exigente.

Una cosa más. Hay una alternativa a la exigencia de que los mayores bancos mantengan capital extra, aunque a los banqueros les agradaría todavía menos: dividirlos.

Fuente: WSJ

10 oct. 2011

El argumento en contra de invertir en commodities a largo plazo

Por Liam Pleven

Durante buena parte de la última década, la inversión en materias primas parecía indiscutible, por cuanto los crecientes precios ofrecían la perspectiva de grandes ganancias y la proliferación de fondos que cotizan en bolsa facilitaba la colocación de apuestas.

La tendencia de precios crecientes de las materias primas en años recientes ayudó a atizar una creencia ahora común entre asesores financieros y gestores de pensiones: que los inversionistas comunes deberían tener una parte de sus fondos a largo plazo colocados en materias primas.

Pero también hay un argumento en contra de las materias primas: la tendencia humana a satisfacer nuestros apetitos de manera cada vez más eficiente, lo cual socava periódicamente los precios de las materias primas y en casos extremos incluso ha borrado mercados enteros.

Eso es un peligro para inversionistas de largo plazo, particularmente aquellos inclinados a dejar intactas las inversiones de materias primas en cuentas de jubilación durante años, como hacen muchos con los fondos de acciones. El riesgo es que los inventores y los innovadores responderán a los crecientes precios de materias primas o a la escasez descubriendo otras maneras de satisfacer las necesidades del mercado.

Según este punto de vista, apostar a crecientes precios de materias primas con el paso del tiempo es esencialmente apostar a que no triunfará la innovación.

"Yo preferiría apostar por el ingenio humano", dice Dylan Grice, estratega global de Société Générale en Londres y autoproclamado escéptico acerca de invertir en materias primas. "Si no hay cobre, encontraremos alguna otra cosa".

No es difícil encontrar ejemplos de materias primas desplazadas. La producción de petróleo, por ejemplo, eliminó el mercado del aceite de ballena como combustible de lámparas en el siglo XIX; un largo viaje ballenero podría rendir 4.000 barriles, según historiadores, pero se podían extraer 3.000 barriles diarios de un yacimiento.

Más recientemente, está el caso del centeno. Apenas en 1986, el centeno era un grano muy cultivado y uno de los componentes del índice CRB de materias primas, que medía presiones inflacionarias. Pero la creciente demanda de otros cultivos desplazó al centeno, y la producción global ha caído a la mitad en el último cuarto de siglo, al tiempo que la del maíz casi se ha duplicado. Al dispararse los precios de muchos cultivos en la última década, también lo hicieron los del centeno. Pero en tanto los precios promedio del maíz en Estados Unidos casi se triplicaron entre 2000 y 2010, los del centeno apenas se duplicaron.

Quizá la amenaza más persistente para inversionistas de materias primas no es que las materias primas serán desplazadas, sino que una mejor tecnología haga posible producir los mismos materiales de manera más barata o en mayor volumen, lo cual a su vez podría golpear los precios.

Un sombrío ejemplo reciente es el uso cada vez mayor de la fracturación hidráulica para explotar los recursos estadounidenses del llamado gas de esquisto, gas natural al cual el acceso previamente se consideraba impráctico. El potencial impacto ambiental de la técnica es controversial, pero el gas de esquisto ha transformado el panorama nacional en materia de energía. Los cálculos del gobierno de EE.UU. sobre las reservas nacionales de gas natural técnicamente recuperables casi se han duplicado en apenas cuatro años.

El súbito cambio de una escasez cercana a una saturación creciente ha reducido de manera pronunciada el costo del gas natural. Los precios de futuros normalmente han oscilado en torno de US$4 por millón de unidades termales británicas al año, tras un promedio cercano a US$7 en los años anteriores a que la práctica se generalizara.

Materias primas que han sido fundamentales durante siglos, como el trigo o el cobre, podrían correr una suerte similar. Considere el caso del crudo, que tenido un gran papel en la economía de EE.UU. durante unos 150 años. El precio del crudo ha subido de manera marcada en la última década. Previamente este año, los futuros del petróleo en EE.UU. excedieron los US$100 por barril, aun cuando han caído desde entonces en medio de inquietudes acerca de la economía global.

Muchos analistas esperan que los precios del crudo se recuperen. Algunos argumentan que las compañías petroleras tendrán dificultades en encontrar nuevos yacimientos para reemplazar aquellos de producción menguante. Otros esperan que la creciente riqueza de miles de millones de personas en mercados emergentes siga haciendo subir la demanda de petróleo.

Otros combustibles

Pero también hay disidentes, quienes creen que los días en que el crudo dominaba la energía están contados, no porque se esté agotando sino porque otros combustibles también están en ascenso, como el gas natural.

El gas natural como fuente de energía ahora vale el equivalente de US$24 por barril de crudo, dice Philip Verleger, economista energético y director de la revista Petroleum Economics Monthly.

"Prevemos que el monopolio de la industria petrolera en el transporte se romperá", escribió Verleger en julio. En una entrevista, agrega, "Habrá petróleo. Simplemente no estoy seguro de que haya alguien que lo consuma". Cree que las previsiones de demanda de crudo en 2025 están exageradas en 20% a 30%, y que los precios del crudo probablemente caerán marcadamente a medida que estos vaticinios no se cumplan.

Los gerentes de fondos de commodities están al tanto de las tendencias que señalan los escépticos, pero aun así creen que hay ganancias potenciales. Nicholas Johnson, uno de los gerentes del fondo multimillonario Pimco CommodityRealReturn Strategy, dice que los precios de materias primas muy codiciadas con frecuencia se disparan antes de que se hallen sustitutos. "Quiero tener crudo entretanto", dice.

Aun así, los expertos que coinciden con los puntos de vista de Grice dicen que eso es peligroso. "Uno está recogiendo moneditas en frente de una aplanadora", dice William Bernstein, quien ha escrito sobre los peligros de invertir en materias primas. "El riesgo de ser aplastado es enorme".

Grice favorece acciones de compañías innovadoras y productoras de costos eficientes de commodities. "Con las materias primas, no hay nada que se pueda agregar al ingreso total", dice. "Prefiero apoyar a quienes están tratando de encontrar maneras inteligentes de extraer cobre, gas natural, etcétera".

Fuente: WSJ

El FMI se retracta de su propuesta de comprar bonos

Por Riva Froymovich

WASHINGTON—El Fondo Monetario Internacional no estudia comprar bonos de los mercados de deuda europeos en cooperación con el fondo de rescate de la eurozona, dijo en un comunicado el director del FMI para Europa, moderando comentarios anteriores.

"No tenemos pedidos adicionales de apoyo de miembros europeos, y no estamos contemplando ninguna participación en el mercado junto con el MEEF", dijo Antonio Borges, director del Departamento de Europa del FMI en un comunicado. El Mecanismo Europeo de Estabilidad Financiera, o MEEF, es el fondo de rescate financiero de la eurozona de 440.000 millones de euros (US$580.000 millones).

Previamente el miércoles, Borges había dicho que el FMI podría intervenir en el mercado secundario de bonos junto con el fondo de rescate de la eurozona. En virtud de tal propuesta, el FMI crearía un vehículo de finalidad especial para comprar bonos en problemas en los mercados secundario y primario, había dicho Borges en una conferencia de prensa en Bruselas.

Borges dijo en su declaración posterior que no pueden usarse recursos de fondos actuales para intervenir directamente en los mercados de bonos. Toda financiación alternativa como la compra de bonos "requeriría una estructura legal diferente y el uso de una fuente de financiación diferente", dijo.

El personal del FMI no ha debatido estos asuntos con sus miembros, agregó Borges.

Borges indicó previamente que los efectos de la crisis de deuda de la eurozona se están propagando a los países del centro del bloque, a los bancos y a los inversionistas, y no se puede descartar una nueva recesión económica.

El FMI prevé que el crecimiento de Europa se desacelere al 2,3% en 2011 desde el 2,4% de 2010, y al 1,8% en 2012. Espera también que la inflación se ralentice desde el 4,2% en 2011 hasta el 3,1% en 2012.

Como resultado, estaría justificada una política monetaria más relajada. Además, la Unión Europea debería facilitar que el Banco Central Europeo tenga una presencia firme en los mercados, dijo el FMI.

Sin embargo, Borges, dijo que la mayor parte de los países no están en posición de llevar a cabo un programa de estímulo.

"Tendrán, por supuesto, que mantener una disciplina fiscal muy sólida", dijo Borges.

Grecia, en particular, debe acelerar la implementación de las reformas económicas, como las privatizaciones de empresas públicas.

Borges dijo que las negociaciones entre Grecia y la troika de acreedores internacionales para el desembolso del siguiente tramo del paquete de rescate no tienen prisa.

Grecia firmó el año pasado un préstamo de 110.000 millones de euros con el resto de países de la eurozona y con el FMI a cambio de drásticas reformas fiscales y económicas.

"El mensaje clave es que no tenemos ninguna prisa especial", dijo Borges, que añadió que confía en que las negociaciones desembocarán en una "conclusión positiva".

Se espera ahora que la revisión que está realizando la troika sobre la economía de Grecia esté finalizada en la segunda mitad de octubre.

Borges también indicó que el tamaño del segundo rescate de Grecia, que previamente se calculó que sería de 109.0000 millones de euros, tendrá que ser revisado. Calificó esa cifra de "desfasada". "Todas las cifras eran provisionales", dijo.

El próximo programa tendrá que poner un mayor énfasis en la generación de crecimiento económico, en vez de centrarse principalmente en el balance de Grecia, dijo Borges.

Los líderes europeos acordaron previamente que el FEEF debería poder intervenir en los mercados secundarios de bonos. Eslovaquia y Países bajos aún tienen que aprobar los términos y se espera que lo hagan este mes.

Borges destacó el riesgo particular de los bancos europeos y repitió la posición del FMI de que todos los grandes bancos de la región deberían ser recapitalizados. La recapitalización debería provenir de los Gobiernos en el caso de que no venga del sector privado, indicó.

Pero estas decisiones deben tomar una aproximación más pan-europea. Instó a que se cree un mecanismo de resolución europeo y un fondo de garantías de depósitos.

Dijo que esto es factible aunque resultará difícil ponerlo en práctica por los obstáculos políticos.

En cuanto a Dexia, que se ha visto muy presionado esta semana, Borges dijo que Francia y Bélgica no tienen otra opción más que trabajar juntos para resolver el problema.

Fuente: WSJ