2 feb. 2011

Los bancos chinos están al acecho de compras en Europa

Por David Enrich, Jason Dean y Laura Stevens

Las instituciones financieras chinas están entrando a Europa, abriendo sucursales bancarias, buscando oportunidades de compra e incluso asistiendo a clases sobre el funcionamiento del sistema bancario alemán; otra señal de la creciente influencia de China en la economía mundial.

China Development Bank, gigante bancario estatal, es uno de los cuatro candidatos finalistas a hacerse con una participación en el alicaído banco alemán WestLB AG, según fuentes cercanas a la situación.

Otro gigante bancario, Industrial & Commercial Bank of China Ltd., abrirá este mes sucursales en París, Bruselas, Ámsterdam, Milán y Madrid. Recientemente, acordó comprar una participación de hasta 80% en un banco estadounidense.

Bancos y funcionarios creen que esto podría ser la punta del iceberg. Los bancos y fondos de inversión chinos están al acecho de acuerdos bancarios en varios países europeos, entre ellos Alemania y España.

Con reservas en divisas extranjeras que alcanzan los US$2,85 billones (millones de millones), China busca diversificar sus activos. En los últimos años, sus compañías han estado en un frenesí de inversión en todo el mundo, adquiriendo de todo, desde inmuebles hasta mineras o marcas de alto perfil, como Volvo.

Esta carrera cuenta con el apoyo del gobierno, que controla muchas de estas compañías y quiere que jueguen un mayor papel internacional, en consonancia con el peso cada vez mayor de China y las necesidades de su enorme economía.

Un área en el que China ha echado el freno son las inversiones en bancos occidentales. Las entidades chinas hicieron un primer amago de expandirse fuera del país en 2007, pero los acuerdos fracasaron. Entre ellos, el fondo soberano de inversión China Investment Corp. compró participaciones en Morgan Stanley y

Blackstone Group LP por valor de miles de millones de dólares, mientras que China Development Bank acordó invertir miles de millones en el banco británico Barclays PLC.

Los bancos vieron cómo estas participaciones se desplomaron con el estallido de la crisis financiera. En 2008, Beijing decidió no dar su visto bueno a una oferta de China Development Bank para adquirir al alemán Dresdner Bank.

El interés de China Development Bank por WestLB es la señal más reciente de que el gobierno ya no es tan reacio como antes. Coincide con el acuerdo que ICBC alcanzó este mes y por el que comprará un 80% de la filial estadounidense de Bank of East Asia Ltd. por US$140 millones. Se trata de la primera vez que una institución financiera china compra un banco minorista en EE.UU.

Los bancos chinos están deseosos de expandir su presencia en todo el mundo, en parte debido a la reciente proliferación de compañías chinas con ambiciones internacionales. A medida que esas compañías abren sedes en Europa, EE.UU y África, los bancos chinos buscan seguirlas para satisfacer sus necesidades bancarias y ayudar a financiar su crecimiento.

En Europa, hay muchas oportunidades para aquellos inversionistas que estén dispuestos a rebuscar entre las ruinas del sector bancario. Algunos gobiernos europeos buscan activamente ofertas de compañías extranjeras.

Los bancos chinos podrían estar en una posición aventajada porque no hay muchos bancos europeos dispuestos a aprovechar la oportunidad. Generalmente están más ocupados intentando sanear sus finanzas y conservar su capital, o buscando formas de expandirse a mercados con mayor crecimiento.

Hasta hace poco, los gobiernos europeos eran reacios a las inversiones de compañías estatales chinas. Alemania incluso aprobó una ley en 2009 que permite al gobierno bloquear las compras de compañías locales en caso de que se sospeche que pueda haber interferencias políticas en la economía por parte de gobiernos extranjeros.

Pero China ha trabajado duro para superar las dudas de Europa. Los líderes chinos se han ganado la admiración de las autoridades europeas por sus promesas de apoyo e inversión en países de la zona euro en apuros, como Grecia, Portugal y España. Sin embargo, la ayuda de China para la zona euro, por ejemplo mediante compras de bonos estatales, está tardando en materializarse.

Fuente: WSJ

31 ene. 2011

El efecto manada atrapa a los fondos de cobertura

Por Jenny Strasburg y Susan Pulliam

En su día, los fondos de cobertura se abalanzaron sobre las acciones de compañías de tarjetas de crédito cual consumidores ansiosos por derrochar. En ese frenesí, Visa Inc. y MasterCard Inc. se destacaron como las favoritas.

Las apuestas rindieron fruto durante cierto tiempo. Pero cuando en mayo empezaron a llegar las malas noticias, muchos inversionistas—incluyendo 10 fondos de cobertura dirigidos por inversionistas relacionados con el conocido Tiger Management LLC— salieron huyendo en tropel hacia la salida de emergencia. Las acciones se desplomaron.

Estos días, los fondos de cobertura vuelven a agolparse para llevar a cabo las mismas operaciones, amplificando los vaivenes del mercado durante las crisis y desconcertando a otros inversionistas. En los últimos meses, estas operaciones han generado nerviosismo en el mercado y han reducido el impacto de los resultados financieros de las empresas en los movimientos del mercado bursátil. Olas de pequeños inversionistas han reaccionado retirando dinero del mercado, dudando sobre su estabilidad y cuestionándose si los operadores distorsionan los precios.

El comportamiento de manada socava la imagen de los responsables de los fondos de cobertura como astutos administradores de capital que detectan oportunidades de inversión donde otros no las ven, un factor que justifica las elevadas comisiones que cobran a sus clientes. También sugiere que los fondos de cobertura están teniendo más dificultades para producir ideas rentables en mercados difíciles.

Durante el mercado alcista, los fondos de cobertura generaron regularmente sólidos retornos a medida que avanzaban los índices bursátiles. Pero desde principios de 2009, su rendimiento promedio ha sido inferior al índice Standard & Poor's 500 en seis de los ocho trimestres, según Hedge Fund Research Inc. Para 2010, los fondos de cobertura habían registrado un alza promedio de 10,4%, frente a la ganancia de 15% para el S&P 500, incluyendo dividendos reinvertidos, según la firma de investigación.

Fuerzas extraordinarias

Poderosas fuerzas macroeconómicas, como los paquetes gubernamentales de estímulo económico, han estado moviendo los mercados en el último año, complicando el modelo de elección de acciones de los fondos de cobertura. Esto podría explicar, en parte, la tendencia del comportamiento de manada, señala Nicolas Bollen, profesor de finanzas en la Universidad Vanderbilt. "Cuando existen estas fuerzas extraordinarias en el mercado, el modelo de negocios de los fondos de cobertura puede carecer de sentido", afirma.

Un análisis de los rendimientos de fondos de cobertura llevado a cabo por Andrew W. Lo, un investigador del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y administrador de fondos, muestra que en los últimos cinco años se volvió más probable que los fondos estuvieran correlacionados. La probabilidad de que cualquier par de fondos de cobertura elegidos al azar suba y baje al unísono en un mes determinado entre 2006 y 2010 es de 79%, comparado con una probabilidad de alrededor de 67% entre 2001 y 2005, según su análisis.

Una explicación es que se están concentrando cada vez más en las mismas acciones. El año pasado, por ejemplo, 55 de los casi 200 grandes fondos de cobertura que sigue AlphaClone LLC tenían acciones de Apple Inc. En comparación, en 2008, su acción favorita, Microsoft Corp., era un activo presente en 34 fondos.

En junio, Lo y otros investigadores presentaron un informe ante economistas del gobierno y reguladores que sugería que, cuando los fondos de cobertura pierden dinero, existe un riesgo creciente de "contagio" de pérdidas que abarca a todo el sistema financiero.

Los reguladores han estado analizando los coletazos de las operaciones de fondos de cobertura y también han examinado si los fondos de cobertura están coordinando indebidamente sus operaciones bursátiles, indicaron personas al tanto.

Este último año fue difícil para los fondos de cobertura. Las iniciativas de la Reserva Federal de EE.UU. para estabilizar la economía, las leyes dirigidas a Wall Street y los bancos y la incertidumbre de un año electoral provocaron oscilaciones en el mercado.

Un motivo de su comportamiento en manada es que muchos gestores usan medidas macroeconómicas similares para formular sus operaciones. Otro es que inversionistas inconstantes a menudo retiran su dinero si los fondos quedan regazados ante sus rivales, lo que les da un incentivo para poseer algunas de las mismas acciones que sus competidores.

Muchos administradores de fondos de cobertura comparten ideas de inversión libremente, una práctica que podría parecer contradictoria con sus aspiraciones de reportar ganancias más altas que sus competidores. Compartir ideas puede traer beneficios financieros. Cuando muchos fondos de cobertura eligen la misma acción, eso tiende a hacer subir el precio de la acción, un beneficio obvio para el gestor del fondo que compró primero.

Esta clase de actividad no es problemática desde el punto de vista legal, a no ser que haya un acuerdo entre los fondos para compartir ideas con el fin de influenciar de forma artificial el precio de un activo. Eso podría considerarse manipulación del mercado.

Los casos de manipulación suponen un desafío para los reguladores, dicen los abogados. "Hay que probar que existe una intención fraudulenta, lo que es muy difícil", dice Leor Landa, un abogado de fondos de cobertura en Davis Polk & Wardwell LLP.

Fuente: WSJ