2 dic. 2011

El banco central de China toma medidas para aumentar la liquidez

Por Yajun Zhang

BEIJING (Dow Jones)--China redujo el miércoles los requisitos de reservas de los bancos por primera vez en tres años, lo que sugiere que los líderes de la segunda mayor economía del mundo ven una creciente amenaza en la desaceleración del crecimiento global.

Algunos economistas esperaban un cambio en el requisito del ratio de reservas para fines de año. Pero la fecha escogida para la medida, el miércoles, probablemente causará sorpresa en los mercados globales ya que pone de manifiesto las preocupaciones frente a la ralentización del crecimiento de China.

El banco central de China informó el miércoles que reducirá el ratio del requisito de reservas para los bancos en 0,5 puntos porcentuales, el primer recorte desde diciembre de 2008.

La medida tiene por objeto aumentar la liquidez y dar apoyo a la economía en medio de la turbulencia que afecta a los países desarrollados.

La medida sugiere que el foco de la política del gobierno se está trasladando desde el control de la inflación hacia el fomento del crecimiento económico, según Ma Xiaoping, economista de HSBC China.

Hasta ahora el país se ha dedicado a combatir la inflación, ajustando las condiciones económicas al tiempo que sigue buscando lograr un crecimiento estable, escenario que los economistas denominan aterrizaje suave.

Sin embargo, la capacidad de Beijing para lograr esto ha sido puesta en duda en medio de la persistente crisis de deuda y del débil crecimiento económico global. Anteriormente en el mes, una lectura inicial de un sondeo a gerentes de compras realizado por HSBC mostró que la producción en el importante sector manufacturero registró una contracción mensual. Las exportaciones también se han desacelerado.

"Los datos de las últimas semanas han sido malos", dijo Mark Williams, economista especializado en China de Capital Economics. "Hay cero crecimiento en los inicios de construcciones, el crecimiento de la producción de energía eléctrica se ha desacelerado, las cifras de las exportaciones para noviembre serán horribles, y (los chinos) podrían haber visto un adelanto de esto. Todas estas cosas pueden haber provocado un cambio en la política".

La medida del miércoles llevará el requisito para la relación de reserva de los grandes bancos al 21%. Esto liberará unos 390.000 millones de yuanes (cerca de US$61.000 millones) en fondos que la banca puede utilizar para otorgar préstamos, según cálculos de The Wall Street Journal basados en datos de depósitos bancarios para octubre.

El recorte del ratio de reservas "es una clara señal de que Beijing ha decidido que el balance de riesgos ahora está en el crecimiento, más que en la inflación", dijo Stephen Green, director regional de estudios sobre China de Standard Chartered, tras la implementación de la medida.

Green vaticina que China reducirá el ratio de reserva de nuevo en enero debido a una potencial escasez de liquidez antes del Año Nuevo chino.

El banco central ha elevado el requisito de reservas en seis ocasiones este año, y ha incrementado las tasas referenciales de créditos y de depósitos cinco veces desde octubre.

La última alza en el ratio entró en vigor el 20 de junio, y el último aumento en la tasa de interés se hizo efectivo el 7 de julio.

Es probable que se produzcan más recortes del ratio, y uno de más de 0,5% puntos porcentuales podría producirse tan pronto como a inicios del próximo año, dijo Yao Wei, economista especializada en China de Societé Generale, quien agregó que no espera una rebaja de tasas de interés en los próximos seis meses.

La medida tiene por objeto aumentar la liquidez y dar apoyo a la economía en medio de la turbulencia que afecta a los países desarrollados.

El banco central chino ha elevado el ratio de requisito de reservas en seis ocasiones este año, y ha incrementado las tasas referenciales de créditos y de depósitos cinco veces desde octubre.

La última alza en el ratio de requisito de reservas entró en vigor el 20 de junio, y el último aumento en la tasa de interés se hizo efectivo el 7 de julio.

La rebaja en el ratio de requisito de reserva entrará en vigor el 5 de diciembre.

1 dic. 2011

Los países europeos en apuros reclaman ayuda a los bancos

Por David Enrich, Sara Muñoz y Patricia Kowsmann

LONDRES—Algunos países europeos que encuentran cada vez más dificultades para hallar compradores para sus bonos presionan a los bancos para que llenen el vacío y actúen como prestamistas de última instancia. En algunos casos, la política eleva el monto de la deuda riesgosa en los libros de los bancos del continente a niveles todavía más altos.

Italia y Portugal, entre otros gobiernos europeos, ejercen presión para que los bancos sigan comprando, o al menos no vendan bonos soberanos, informaron fuentes cercanas.

Al mismo tiempo, en España y otros países europeos, la cantidad de préstamos que los bancos están otorgando a los gobiernos locales y nacionales ha aumentado en forma pronunciada.

La presión refleja la preocupación de los gobiernos de que si no encuentran compradores para su deuda, sus costos de financiamiento se dispararán y perderán el acceso a los mercados.

Esta semana es crucial para los mercados de bonos soberanos de Europa. Mientras los líderes europeos negociaban nuevas medidas para contener la crisis, los gobiernos italiano y belga completaron exitosas subastas el lunes, a pesar de que las transacciones comprendían sumas relativamente bajas y las tasas de interés fueron alarmantemente altas. Las pruebas no terminaron el lunes. El gobierno italiano planea vender hasta 8.000 millones de euros (US$11.000 millones) de deuda el martes y España realizará una subasta importante el jueves.

La tibia demanda de bonos podría llevar los costos de endeudamiento de algunas economías a niveles insostenibles. Con el fin de impedir tal desenlace, los bancos de cada país probablemente afronten una intensa presión para participar en las subastas, dicen expertos. Las instituciones ya están entre los mayores tenedores de bonos soberanos, representando alrededor de 13% de la deuda en circulación de Italia y alrededor de 23% de la de Portugal.

La presión de los bancos europeos para que respalden la deuda de sus respectivos países pone de relieve la paradoja que encaran: inversionistas y reguladores quieren que liquiden sus carteras de deuda soberana, pero los políticos están en campaña para que no lo hagan.

Los estrechos vínculos entre los gobiernos y los bancos europeos han contribuido a exacerbar la crisis. Los bancos poseen cientos de miles de millones de euros en bonos emitidos por países que, en opinión de los inversionistas, estarían en riesgo de caer en cesación de pagos.

[wsjamd1nov29]

Los mercados han castigado a los bancos que tienen grandes carteras de deuda emitida por naciones como Grecia, Irlanda, Italia, Portugal y España. Los reguladores, por su parte, les han dado a los bancos nuevas razones para reducir sus posiciones. La Autoridad Bancaria Europea calcula nuevos requisitos de capital que se basan, en parte, en sus portafolios de bonos soberanos de países en riesgo. Mientras mayor es el monto de esta deuda en los libros de los bancos, mayor es el capital que necesitan para protegerse de posibles pérdidas.

Mientras se acumulan las presiones sobre los bancos, los gobiernos se están quedando sin opciones de financiamiento y acuden a los bancos. Ello ahonda los vínculos financieros que ponen a inversionistas, reguladores y autoridades con los nervios de punta.

Cuando algunos bancos europeos han comenzado a vender grandes cantidades de deuda soberana en el mercado, han encontrado reacciones adversas de sus gobiernos, que los han exhortado a frenar las ventas, señalan fuentes cercanas. Un ejecutivo italiano reconoció que funcionarios del gobierno ejercieron "presión amistosa" después de que su banco se desprendiera de algunos bonos soberanos. Una portavoz del gobierno se negó a hacer comentarios.

Altas autoridades españolas, asimismo, telefonearon a mediados de año a inversionistas institucionales y particulares para instarlos a comprar las nuevas acciones de Bankia, la entidad creada tras la fusión de siete cajas de ahorro, dijeron fuentes cercanas.

La operación fue considerada como una prueba de fuego de los esfuerzos del gobierno para estabilizar la banca española.

Voceros de Bankia y del Ministerio de Economía de España dijeron que no estaban al tanto de que el gobierno haya jugado algún rol en la transacción.

Fuente: WSJ

30 nov. 2011

La fortaleza de las monedas latinoamericanas ha sido clave para su crecimiento, dice el Banco Mundial

Por Prabha Natarajan

En la última década, las economías de América Latina y el Caribe se han fortalecido y sus sistemas financieros han mejorado gracias a la estabilidad de sus monedas, según un estudio del Banco Mundial publicado el martes.

Sin embargo, siguen existiendo grandes brechas en la capacidad de los bancos regionales para extender créditos al sector privado y en la liquidez de los mercados bursátiles locales, destaca el informe titulado "Desarrollo Financiero en América Latina y el Caribe: El Camino por Delante".

La principal característica del crecimiento regional es su capacidad de emitir deuda en moneda local para financiar los requisitos soberanos.

"El surgimiento de mercados de deuda en moneda local es clave para el desarrollo financiero y la política económica", dijo Augusto de la Torre, uno de los autores del informe. "Cuando una moneda se utiliza para almacenar valor, hace a esas monedas creíbles y respetables".

El uso de monedas locales para contratos financieros a largo plazo es un progreso dramático para esas economías. Muchas de ellas estaban ya sea acostumbradas a usar dólares como su principal vehículo de créditos o limitaban sus contratos a corto plazo debido a la debilidad de sus monedas.

La fortaleza del mercado local de deuda también ha ayudado a estas economías a sortear mejor la crisis actual pese al debilitamiento de sus monedas frente al dólar.

Hacia el futuro, el informe sugiere que estos países diseñen una estrategia a largo plazo mediante la emisión de deuda pública y créditos al sector privado de mayor vencimiento, y a través de la promoción de políticas macroeconómicas que hagan que estas economías sean más autosuficientes. El informe no analizó países específicos, sino que se enfoca en los temas generales de la región, según de la Torre.

Fuente: WSJ

29 nov. 2011

Los costos de financiación de Italia volvieron a romper récords

Por Emese Bartha

Los costos de financiación de Italia aumentaron en una subasta el martes, con la tercera economía de la zona euro obligada a pagar rentabilidades en máximos históricos desde que existe el euro para atraer a los compradores, avivando las preocupaciones sobre la capacidad de los gobiernos para continuar recaudando fondos en niveles sostenibles.

Es probable que la fuerte subida de los costos de financiación de Italia aumente la presión sobre los responsables de las políticas monetarias a la hora de tomar medidas decisivas para hacer frente a la crisis de deuda que azota a la zona euro. Aunque Italia tiene capacidad de asumir mayores costos en la deuda a corto plazo, su descomunal endeudamiento implica que si se extiende el incremento de la rentabilidad durante un largo periodo de tiempo, la capacidad del país para devolver su deuda se verá gravemente afectada.

El Tesoro italiano ofreció entre 5.000 millones de euros y 8.000 millones de euros en tres tipos de bonos, conocidos como BTP, y vendió un total de 7.500 millones de euros frente a un total de 10.900 millones de euros de ofertas recibidas, una cifra no muy destacada pero suficiente para asegurar la cobertura de la cantidad vendida por Italia con una rentabilidad récord.

El lanzamiento de una nueva línea de BTP a 3 años con un cupón del 6%, atractivamente elevado para este plazo, se hizo conjuntamente con la reapertura de una línea de bonos a 10 años, con vencimiento en marzo de 2022 y de bonos con vencimiento a 2020.

El Tesoro pagó una rentabilidad del 7,89% para el BTP a tres años, la mayor que ha pagado desde que existe el euro en deuda pública con este vencimiento. Aunque no es estrictamente comparable, el Tesoro pagó una rentabilidad del 4,93% en los bonos a julio de 2014 frente a la anterior subasta de bonos a 3 años celebrada el 28 de octubre.

El Tesoro también pagó el martes un 7,56% por los bonos a marzo de 2022, al alza desde el 6,06% de la subasta anterior, que también fue celebrada el 28 de octubre.

Los futuros de los bunds alemanes ampliaron su tendencia bajista cuando se conoció el resultado de la subasta. Mientras tanto, la rentabilidad de los bonos de Italia se alejaba de los máximos marcados antes de la subasta, con la rentabilidad del bono a 2 años cayendo por debajo del nivel psicológicamente clave del 7%.

"Italia no tiene la capacidad para hacer caer sus costos de financiación a niveles sostenibles", señaló Jeffrey Sica, presidente de SICA Wealth Management, que gestiona más de US$1.000 millones en activos de clientes.

"Italia ha perdido el control de su destino y su futuro está ahora en manos del Banco Central Europeo, al Fondo Monetario Internacional, Francia y Alemania", dijo. "Será una larga y dolorosa recuperación para Italia mientras sus costos suben y el crecimiento de su economía se desacelera".

Fuente: WSJ

28 nov. 2011

El BCE aún se niega a pisar el acelerador

Por Brian Blackstone

FRÁNCFORT—El Banco Central Europeo (BCE) aún no da señales de abandonar su estrategia conservadora de compra de bonos, manteniendo la presión sobre los gobiernos de la zona euro para que sean ellos quienes tomen la iniciativa para sacar a la región de su crisis de deuda.

En privado y a veces incluso en público, los gobiernos del bloque económico llaman a una gran intervención del BCE en los mercados con el fin de contener el encarecimiento de la financiación para algunos gobiernos. Sin embargo, el organismo no dio ninguna pista el lunes de que tenga intenciones inmediatas de aumentar sus limitadas compras de bonos, pese a los crecientes temores de que el tiempo se está agotando para que la zona euro evite un colapso en sus mercados de deuda soberana, el cual podría significar el fin de la moneda común.

El BCE compró la semana pasada bonos por cerca de 8.600 millones de euros (US$11.500 millones), la mayor cantidad en tres semanas, aunque muy por debajo de lo que muchos expertos creen que es necesario para apaciguar a los mercados.

"El BCE debería comprar bonos y fijar un límite para los rendimientos, o un tope al valor del papel, para que los mercados sepan que hay una contraparte dispuesta para operar a ese nivel", dijo Pier Carlo Padoan, economista jefe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico.

La OCDE, con sede en París, que agrupa a países desarrollados y emergentes, dijo el lunes que anticipa una "leve recesión" en la zona euro y catalogó la crisis de deuda como "el principal riesgo en la economía mundial", que podría causar graves trastornos económicos si no se resuelve.

Las alarmas de la recesión volvieron a sonar el lunes, después de que un informe del BCE mostró que la oferta de dinero del bloque se contrajo en octubre frente a septiembre y que la concesión de hipotecas se precipitó, alimentando los temores de una sequía del crédito.

Se espera que el BCE anuncie la próxima semana durante su reunión mensual una segunda reducción consecutiva de su tasa de referencia de 1,25% a 1%, lo que iría acompañado de medidas adicionales para apuntalar los bancos europeos, incluyendo plazos más largos de vencimiento para sus préstamos a dos años o más. El máximo actual es de 13 meses. Representantes del banco central han destacado últimamente su papel como prestamista de última instancia para los bancos, señaló Nick Matthews, economista de Royal Bank of Scotland, y el BCE "necesita asegurarse de que no haya ningún accidente por el lado bancario".

[wsjamd2nov29]

Representantes del BCE, incluyendo su presidente, Mario Draghi, han rechazado una y otra vez extender ese papel de salvavidas a los gobiernos.

El gobernador del Banco de Francia, Christian Noyer, dijo el lunes que si bien los mercados y algunos gobiernos han pedido que el BCE sea más enérgico a la hora de comprar deuda soberana, la liquidez en la zona euro "debe provenir de los gobiernos", y añadió que el Fondo de Estabilidad Financiera, el vehículo de rescate de la zona euro, debería ser considerado una fuente apropiada de fondos.

Los gobiernos están pasando apuros para convencer al BCE de lo contrario. Los líderes del bloque están negociando nuevas reglas para hacer que la disciplina fiscal sea legalmente vinculante y procurar una mayor cohesión.

Fuente: WSJ