13 may. 2011

Presidentes ejecutivos de EE.UU. advierten sobre la inflación

Por Doug Cameron y Bob Tita

Las expectativas de inflación en Estados Unidos están subiendo a medida que se modera el panorama para el crecimiento interno y en los mercados emergentes, según un sondeo a influyentes presidentes ejecutivos publicado el jueves.

El sondeo más reciente a miembros del Business Council mostró un optimismo persistente sobre la economía global -particularmente en el mediano plazo- aunque el impulso se ha desacelerado desde febrero.

Los presidentes ejecutivos permanecen optimistas sobre las ganancias contables y contrataciones de personal en el corto plazo, pero cualquier retroceso en los mercados internacionales que han alimentado la recuperación industrial en Estados Unidos podría pesar sobre los resultados futuros.

"Las expectativas para los mercados emergentes se han debilitado considerablemente desde el último sondeo", dijo Henry Kravis, cofundador de la firma de capital privado de inversión Kohlberg Kravis Roberts & Co. y vicepresidente del consejo, que incluye a más de 100 presidentes ejecutivos.

Kravis, en su introducción al sondeo de mayo, dijo que casi el 70% de los consultados ve el ambiente actual como "inflacionario", aunque su propio poder para fijar precios sigue siendo "débil".

El panorama más cauteloso para los mercados emergentes incluyó un descenso en el número de encuestados que esperan mejores condiciones de negocios en China, India y Brasil. Se observaron pocos cambios en el número de ejecutivos que prevé un deterioro del panorama para Europa, pese a los problemas de deuda soberana de la región.

Los líderes empresariales están divididos en partes iguales en relación al panorama para el dólar en el mediano plazo, pero esperan que la moneda se deprecie en los próximos 12 meses frente al yuan chino, la rupia india y el real brasileño, pero que se fortaleza en relación al euro y el yen.

Más del 30% de los consultados prevé que en los próximos 12 meses se observe un crecimiento algo mayor en las ganancias, un aumento en relación al 17% de febrero. Alrededor de las dos terceras partes esperan incrementar las contrataciones de personal y expandir sus operaciones durante el próximo año. Mientras tanto, el 56% prevé expandir sus negocios en Estados Unidos en los próximos tres a cinco años, mientras que el 81% anticipa expandirse fuera de Estados Unidos.

-Por Doug Cameron y Bob Tita

Fuente: WSJ

11 may. 2011

Grecia, en huelga general por las nuevas medidas de austeridad

Por Alkman Granitsas
Dow Jones Newswires

ATENAS—Los servicios públicos de Grecia se vieron interrumpidos el miércoles debido a que cientos de miles de trabajadores públicos de los sectores sanitario y de la educación dejaron de acudir a sus puestos de trabajo para protestar contra las nuevas medidas de austeridad del Gobierno.

En el país, las oficinas del gobierno central y de las administraciones locales permanecen cerradas, al igual que los colegios y las universidades, mientras que los servicios de urgencia operan bajo mínimos.

Los servicios de transporte también se han interrumpido: se ha suspendido el ferry y el tren en Atenas, mientras que el transporte público se ha reducido, y el transporte aéreo también se ve afectado por la huelga de controladores.

Los periodistas se han sumado a los paros, provocando un vacío informativo en la radio y la televisión.

La huelga, la segunda este año, se produce tan sólo unos días antes de que el Gobierno presente ante el Parlamento un plan para recortar gastos y subir impuestos por EUR29.000 millones para reducir el déficit en los próximos cinco años.

"Estas políticas neoliberales y bárbaras, que están llevando a los trabajadores y la sociedad a la pobreza en beneficio de acreedores y banqueros, nos están llevando de vuelta al siglo pasado", dijo el sindicato ADEDY en un comunicado. "¡No deben aprobarse!"

En mayo del año pasado, Grecia evitó la quiebra con ayuda de un paquete de rescate de EUR110.000 millones de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional a cambio de adoptar medidas para reducir su elevado déficit y reformar su economía.

Desde entonces, el país ha bajado su déficit en un tercio, hasta el 10,5% del producto interior bruto el año pasado, mientras que las nuevas medidas pretenden situarlo por debajo del 1% del PIB en 2015.

Estas medidas incluyen EUR15.600 millones en recorte de gastos y otros EUR10.000 millones en nuevos impuestos. Gran parte del recorte de costes vendría con una reducción de los salarios públicos, recortes en gastos operativos en empresas públicas y unos menores gastos en Defensa y Sanidad.

10 may. 2011

España estudia una estructura de 'banco malo' para las cajas de ahorros

Por Sara Schaefer Muñoz y Christopher Bjork

MADRID—Con la lucha de los bancos de ahorros de España por atraer las tan necesitadas inversiones privadas, el Banco de España se acerca a una variación del modelo de "banco malo" que apunta a tranquilizar a los inversionistas a la vez que minimiza el riesgo para el gobierno.

El modelo, en el cual prestamistas individuales crean un supuesto banco malo que mantiene activos tóxicos y está respaldado por fondos estatales, muestra de qué manera España está incrementando sus esfuerzos para atraer dinero privado mientras busca tapar un agujero de capital de 14.000 millones de euros (US$20.200 millones) en el sector financiero.

El Banco de España apoyó con anterioridad a la nueva estructura de "banco malo" en el caso de un solo banco de ahorros, el Banco Financiero y de Ahorros SA, un prestamista con 320.000 millones de euros en activos que planea cotizar la porción más sana de su banco este verano.

Pero ahora, la idea se está expandiendo a otros bancos, o cajas, que estaban teniendo dificultad para atraer inversiones privadas. De acuerdo a personas cercanas al asunto, por lo menos otros tres prestamistas —Banca Cívica, Banco Mare Nostrum y Caja de Ahorros del Mediterráneo— están conversando con reguladores acerca de una estructura similar.

Esto decisión indicaría que las autoridades españolas están descubriendo que quizás deban ofrecer cierto freno si los inversionistas privados se comprometen con un sector que aún se encuentra manchado por los males del mercado de bienes raíces de España. La explosión de la burbuja de bienes raíces luego de una década es la principal razón por la que los préstamos de cobro dudoso de los bancos llegaron a 112.500 millones de euros en febrero, la última información disponible. Las cajas mantienen prácticamente la mitad de los préstamos y depósitos del país, y una parte igual de la mala deuda en el sistema.

"Contar con bancos buenos y malos no era algo aceptable para el Banco de España tres meses atrás", dijo David Franco, socio de Freshfields Brucklaus Drenger LLP en Madrid. "Ahora se dieron cuenta de que es algo con lo que tienen que convivir".

Un vocero del Banco de España declinó formular comentarios.

España ha estado ocupada enfrentando problemas en su sector financiero todo el año pasado, ansiosa por mostrar a los inversionistas que sus finanzas están bajo control y que el país no necesitará de un rescate como sus vecinos europeos. Frente a las preocupaciones sobre posibles pérdidas para el banco sobre la ponderación del costo de financiación del gobierno y su calificación crediticia, España obligó a la consolidación entre sus bancos de ahorros, los cuales tradicionalmente eran prestamistas locales, controlados políticamente, y aumentaron sus requisitos de capital.

Funcionarios españoles han dicho que las inversiones privadas, no los fondos estatales, ayudarán a llenar el agujero de capital de los bancos. Pero los atribulados activos de bienes raíces que se encuentran aún en los libros de los bancos dificultan la atracción del dinero proveniente del sector privado.

Un acontecimiento clave ocurrió cuando recientemente el Banco Santander SA y otros bancos más grandes se negaron a comprar la Caja de Ahorros del Mediterráneo, un prestamista pequeño de la ciudad costera de Alicante, cuya fusión con varios otros prestamistas no resultó. Los bancos más grandes dejaron en claro que no estarían interesados sin una especie de protección de activos o ayuda por parte del gobierno, dijeron personas cercanas a las conversaciones.

Incluso así funcionarios españoles están ansiosos por evitar una situación en la que tengan que hacerse cargo de un banco, o comprar los activos de un mal banco, como lo ha hecho Irlanda. La Agencia Nacional de Manejo de Activos de Irlanda (NAMA), compró activos de bienes raíces comerciales con enormes descuentos, forzando bruscas rebajas en todo el sector y más agujeros de capitales que debieron llenarse en su mayoría con dinero de contribuyentes.

La toma de un banco en este punto sería también difícil de aceptar políticamente, en cambio el Banco de España propugna una variante menos arriesgada de un mal banco. Eso permitiría que un banco recoja los activos en problemas, tal como miles de millones de euros en propiedades en ejecución y malos préstamos, de promotores inmobiliarios en dificultades, y los deposite en un sector de mal banco dentro de todo el banco. El banco malo estaría financiado por los mejores activos y apoyado por acciones preferenciales del vehículo de recapitalización del Estado.

Las acciones de este vehículo, el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), deberán devolverse luego de varios años. Si las acciones del Banco de España no se devuelven luego del período de tiempo estipulado, se convierten en patrimonio común de todo el banco, no sólo del banco malo, lo que minimiza el estado de riesgo para el gobierno.

Mientras tanto, los inversionistas compran solamente dentro del sector de "banco bueno" de la institución.

Fuente: WSJ

9 may. 2011

Inflación alimenticia: no es culpa del cerdo, sino del maí

Por Mary Kissel

A Bobbie Jean Pope, la madre de 81 años de C. Larry Pope, no le alcanza el dinero para comprar tocino.

La anciana se queja de los altos precios de la carne de cerdo y se resiste a que su hijo le lleve un poco.

Después de todo, C. Larry Pope es el presidente ejecutivo de Smithfield Foods Inc., el mayor procesador de carne de cerdo y criador porcino del mundo, por volumen.

Pope ha tratado de explicarle a su mamá que el aumento de costos es el responsable de los altos precios de la carne. El contador de 56 años ha estado en el negocio por más de tres décadas, y advierte que los mayores costos pueden quedarse aquí para largo.

Pope está dirigiendo un negocio de miles de millones de dólares en medio de una turbulencia económica, y tiene opiniones fuertes acerca de por qué la inflación en los alimentos está subiendo y qué se puede hacer al respecto.

Este estadounidense sureño es un veterano en materia de alimentos. Se graduó del College of William and Mary en 1975, pasó unos años en una firma de contabilidad, antes de incorporarse a Smithfield, donde ascendió en la jerarquía de la empresa. Es una especie de evangelista de su negocio: se jacta de que Smithfield emplea a unas 50.000 personas, muchas de ellas graduadas de secundaria e inmigrantes que otros considerarían "difíciles de contratar". Es un "buen negocio" que "da un buen punto de partida a la gente".

Es también un negocio bajo enorme presión. Entre "60 y 70% del costo de criar un cerdo está vinculado con los granos", explica Pope. "El principal ingrediente es el maíz seguido por la harina de soya". En los últimos años, "el costo del maíz ha ido de una base de US$2,40 por bushel a US$7,40 por bushel, casi el triple". Ello significa que todo producto que usa maíz también ha subido, desde "cereales hasta gaseosas" y más.

¿Qué desencadenó esta alza? En parte, el etanol. De forma similar a como lo han hecho otros gobiernos en el mundo, cuando estaba en la Casa Blanca, el presidente George W. Bush "decretó de que serían obligatorios 36.000 millones de galones de combustibles alternativos" para 2022, de los cuales el etanol derivado del maíz es "una parte sustancial". Las compañías que mezclan etanol en el combustible reciben un crédito impositivo anual de US$5.000 millones, y hay aranceles para mantener a los productores extranjeros fuera del mercado de EE.UU. Ahora, 40% de la cosecha de maíz es "asignada al etanol, lo cual equivale a la cantidad que se destina al alimento para ganado", calcula Pope.

La rápida depreciación del dólar también está desencadenando inflación, aun cuando Pope, tratando de ser diplomático, dice que es un tema "difícil" de discutir para él. Pero no niega que el dinero está barato. Los banqueros de inversión están volcando efectivo sobre la firma —un giro respecto de 2008, cuando escaseaba el dinero— aunque Pope no lo necesita ahora mismo.

Los precios en alza ya están exprimiendo los márgenes de ganancias de "2% a 3%" de los productores alimenticios.

"Muchos de nosotros cubrimos nuestros costos en los mercados de commodities y todos adoptamos medidas radicales para controlar nuestras estructuras de gastos", dice Pope.

Medidas radicales

"En el caso de Smithfield, cerramos seis plantas de procesamiento y un matadero. También cerramos 15% de toda nuestra producción de crianza de ganado". Pero "una vez que se toman estas medidas, no tenemos más remedio que traspasar esos precios" a los consumidores.

Esto ha expandido una inflación en los precios de los alimentos en todo el mundo. Por ejemplo, en EE.UU. una libra (casi medio kilo) de tocineta cuesta US$4,54 actualmente frente a US$3,59 hace dos años y US$3,16 hace una década, según la Oficina de Estadísticas Laborales de ese país. La carne de res también ha subido. Y no son tan solo los productos de Smithfield: "Uno come huevos, bebe leche, compra pan y come carne", dice Pope. "Estos son los cuatro alimentos básicos en la dieta y todos están basados en granos".

Pope dice que las compañías están respondiendo con el aumento de precios o con la reducción de lo que va dentro de los paquetes. "Esa es la forma alternativa de pasar al consumidor el aumento de costos".

Según Pope, la política del etanol es un problema mundial para el maíz. Las industrias mexicanas, canadienses y europeas "se han contraído dramáticamente... tenemos un sector de producción de carne insostenible", agrega.

El ejecutivo dice que una de las soluciones es eliminar los subsidios y los aranceles a la producción de etanol. "Estoy compitiendo contra el gobierno y la industria petrolera, lo cual no es justo", agrega.

Pero mientras esto sucede, Pope no está cruzado de brazos. Ha encomendado a uno de sus ejecutivos de alto rango la tarea de dilucidar con qué otra cosa puede Smithfield alimentar a los cerdos además del maíz. ¿Podría Pope haber imaginado dicha iniciativa hace unos años? "Para nada", dice. "Estoy tratando de cambiar nuestro modelo de negocios para adaptarme a la realidad en la cual tengo que vivir".

Pope dice que los "perdedores" al final "son los consumidores, quienes van a tener que pagar más por el producto, y el criador de cerdos quien va a tener que comprar granos a precios que no puede pagar porque ya agotó sus propias líneas de crédito. El ganadero porcino... está en riesgo de simplemente tener que cerrar el negocio porque no tiene la liquidez para siquiera pagar por el maíz, para pagar por lo necesario para criar un cerdo.