8 jul. 2011

Italia corre el riesgo de contagiarse de la fiebre española

Por Richard Barley

¿Cuál será la próxima pieza del dominó de la eurozona en caer por la crisis? En los últimos dos años, la sabiduría popular ha considerado a España la más vulnerable a caer después de Grecia, Irlanda y Portugal, pero la atención de los inversionistas se centra cada vez más en Italia. La diferencia entre las rentabilidades de los bonos españoles e italianos se ha reducido a la mitad en lo que va de año, ante el temor a que los problemas de Roma puedan ser finalmente más difíciles de resolver que los de Madrid.

Ambos países tienen retos distintos. España registró un elevado déficit del 9,2% del PIB en 2010 y debe reestructurar sus cajas de ahorros. Pero su proporción de deuda/PIB es menor que la media de la eurozona y el crecimiento ha comenzado a recuperarse. Italia, por contra, tiene un bajo déficit del 4,6% y no ha tenido que apuntalar sus bancos. Pero apenas ha crecido en la última década y su proporción de deuda/PIB fue del 119% en 2010, sólo superado por el de Grecia.

Por ahora, los mercados están más preocupados por España, en vista de las incertidumbres sobre su déficit y su sistema bancario. Los bonos estatales españoles a 10 años tienen una rentabilidad del 5,64%, o 2,71 puntos porcentuales más que los equivalentes alemanes, mientras que el bono italiano está 2,36 puntos por encima del alemán. El menor diferencial de la deuda italiana también refleja en parte su mayor liquidez: el mercado de bonos italiano de 1,6 billones de euros (millones de millones) es casi el triple que el español.

Pero mientras España ha tomado medidas decisivas este año, los problemas a largo plazo de Italia se han hecho más visibles: el país tiene un problema de crecimiento crónico y se espera que la deuda siga bien por encima del 100% del PIB durante años. La cuenta de intereses de Italia superará el 10% de los ingresos estatales este año, frente al 6% en el caso de España, según Moody's.

Los diferenciales de ambos podrían seguir reduciéndose si los inversionistas comienzan a deshacer las posiciones a largo plazo. Gracias a las crecientes rentabilidades, la deuda italiana ha vuelto al 0,5% este año, frente al 2,1% en el caso de España, según datos de Bank of America-Merrill Lynch. Esto está poniendo a prueba la paciencia de los inversionistas cuando a Italia aún le queda por captar casi la mitad de su financiación total de 222.000 millones de euros para el año; España sólo tiene que captar 40.000 millones de euros más.

Los responsables de políticas monetarias de la eurozona deberían tomar nota: cualquier pérdida de confianza en Italia sería realmente alarmante.

Fuente: WSJ

7 jul. 2011

La amenaza de la demografía germana

Por Laura Stevens

ERFURT-KÜHNHAUSEN—Como miles de pequeñas localidades repartidas por toda Alemania, este pueblo en la ondulada campiña de Turingia es la representación de la tranquilidad rural. Sin embargo, dentro de un par de generaciones, las pintorescas fachadas de piedra y ladrillos en sus sinuosas calles podrían ser lo único que sobreviva.

Algunos dicen que este pueblo y otros parecidos en Alemania corren peligro de desaparecer, víctimas de la declinante tasa de natalidad del país y el envejecimiento de la población. Una cuarta parte de los 1.200 habitantes de Kühnhausen, que se ubica en las afueras de la ciudad de Erfurt, en el este de Alemania, son ancianos, y muchos de ellos viven solos.

"A menos que nazcan más niños en Alemania, no habrá solución al problema", advierte la alcaldesa de Kühnhausen, Renate Lindner, de 61 años, sentada en la terraza de su casa desde la que se ve su jardín e invernadero, un sábado reciente.

Los economistas han dicho que el rápido envejecimiento de la población alemana es una de las más grandes amenazas a largo plazo al estatus del país como la potencia económica de Europa. La población en edad productiva está cayendo en más de 100.000 personas al año, lo que genera temores de que al final habrá demasiados jubilados y una insuficiente cantidad de trabajadores para mantenerlos. Las zonas rurales ya están sintiendo los efectos a medida que la escasez de mano de obra en Alemania hace que sus habitantes más jóvenes se vayan a las ciudades grandes, donde las compañías se pelean por atraer trabajadores capacitados.

La tasa de natalidad alemana —cuyo promedio estaba en 1,36 niños por mujer en 2009, de acuerdo con estadísticas del gobierno— sigue siendo una de las más bajas de la Unión Europea. Los esfuerzos por alentar a las mujeres para que tengan más hijos, incluido un programa del gobierno que paga parte del salario de los padres mientras que se toman un año de licencia por paternidad, han tenido un efecto mínimo. Una falta de guarderías y el estigma contra las madres que trabajan son parte del problema, dicen algunos.

La opción de una mujer

La actitud es que "la mujer siempre tiene que escoger entre la familia y la carrera, nunca puede manejar las dos", dice Barbara Riedmüller, una profesora de ciencias políticas en la Freie Universität de Berlín.

A menos que algo suceda, se pronostica que la población de Alemania caerá 20% a 64,7 millones de personas para el año 2060 desde los 82 millones de habitantes de hoy, calcula el gobierno. El tamaño de la población en edad de trabajar caerá 27% a alrededor de 36 millones. Hasta ahora, las severas leyes de inmigración han ayudado a impedir que Alemania importe suficientes trabajadores calificados para compensar esa situación.

Aunque los principales desafíos demográficos de Alemania están aún por delante, lo efectos ya comienzan a sentirse en pequeños pueblos como Kühnhausen. Algunas de las comunidades más rurales han dejado de construir, o incluso abandonado el mantenimiento de infraestructura como el transporte público y escuelas a medida que mueren los habitantes más viejos.

Las zonas orientales

envejecen más rápido

En algunos lugares, "el lobo está volviendo, la naturaleza se está apoderando de todo, por así decirlo, y realmente sólo queda gente vieja", dice Harald Wilkoszewski, un especialista en ciencias políticas en Population Europe, una red de colaboración de centros de investigaciones demográficas europeas.

"En general, las zonas orientales están envejeciendo más rápido que las occidentales", agrega.

De hecho, se espera que la población del estado de Turingia, que es parte de la ex República Democrática Alemana, se reduzca más de 40% a 1,3 millones de habitantes para 2060, de acuerdo con estadísticas oficiales.

La ciudad medieval de Erfurt, la capital de Turingia y Kühnhausen, que es básicamente un suburbio de Erfurt, están comenzando a mostrar su edad. Aunque el centro de Erfurt sigue siendo pintoresco y aún es una gran atracción para los turistas, algunos grandes edificios de apartamentos en las afueras están vacíos. En Kühnhause, hay menos familias multigeneracionales conviviendo bajo un mismo techo. Hoy es más común que la gente anciana viva sola.

Lindner, la alcaldesa, administra un pequeño hotel en el pueblo con su esposo. De sus tres hijos adultos, solamente uno vive cerca y tiene hijos. Una de las dos hijas de la pareja está trabajando en la ciudad de Hamburgo, en el norte, mientras que la otra va a la universidad en Weimar.

"Cuando hayan terminado sus estudios, especialmente las muchachas, quieren trabajar por un tiempo, quieren ganar dinero, quieren seguir educándose", cuenta Lindner. "En esta época, tener una familia y una carrera, no es tan fácil".

Fuente: WSJ

6 jul. 2011

Europa no puede escapar de una quiebra griega

Por Marcus Walker y Stephen Fidler

Grecia parece haber evitado la bancarrota con la aprobación la semana pasada en el Parlamento de medidas de austeridad adicionales que le permitirán recibir un segundo paquete de rescate internacional.

Pero tarde o temprano, dicen muchos economistas, Grecia sucumbirá a una carga de deuda en alza e incumplirá el pago de sus bonos.

Con la deuda pública camino a alcanzar 155% del Producto Interno Bruto este año, el país parece más cerca de sus límites en momentos en que decide nuevos recortes en el gasto fiscal e incrementos de impuestos en una economía que está en caída libre.

La perspectiva de que Grecia no cumpla sus obligaciones es algo que la mayoría de los gobiernos europeos teme. El Banco Central Europeo, dirigido por Jean-Claude Trichet, se ha opuesto vehementemente incluso a una abierta discusión de una cesación de pagos. Su preocupación: la activación de una reacción en cadena en los mercados financieros globales tan dañina como el impacto del colapso de Lehman Brothers en 2008.

Muchos economistas desestiman esas visiones pesimistas. El alcance de la reacción "dependerá de si la cesación de pagos o la reestructuración de la deuda ha sido preparada adecuadamente", dice Richard Portes, profesor de economía en la London Business School.

Como sugiere Portes, no todas las cesaciones de pagos son iguales. En la parte baja de la escala está un incumplimiento de pagos selectivo.

La refinanciación de los bonos llevaría a Grecia a una cesación de pagos selectiva si las agencias calificadoras consideran que los tenedores de bonos quedan peor parados que si recibieran el pago normal sobre sus valores. El BCE ha calificado incluso esto como inaceptable.

Más arriba en la escala de perturbaciones está una cesación de pagos organizada —como el Plan Brady de los años 80, que ayudó a trazar una línea en la crisis de deuda de América Latina— en el cual los tenedores de bonos son obligados a aceptar pérdidas. En ese escenario, una preparación cuidadosa amortigua el efecto de las pérdidas en los bancos y en otros inversionistas en un esfuerzo por limitar el contagio.

El peor de los escenarios es una cesación de pagos desorganizada sin preparar a los mercados ni a los inversionistas. Las consecuencias aquí posiblemente sean más grandes que en los otros dos escenarios. Pero algunos analistas financieros dicen que los costos internacionalmente todavía serían manejables, aunque el costo para Grecia podría ser muy alto.

Los pocos funcionarios europeos dispuestos a hablar sobre una cesación de pagos de Grecia dicen que Europa necesita preparar un plan de batalla en cuatro frentes:

El déficit de Grecia: a pesar de una austeridad draconiana, Grecia todavía gasta sustancialmente más en servicios y salarios públicos de lo que recauda en impuestos. Si realiza una cesación de pagos, necesitaría liquidez de emergencia proveniente de Europa para pagar sueldos y mantener al gobierno funcionando. La alternativa podría ser un descontento social todavía más severo de lo que Atenas ha visto hasta ahora.

Los bancos griegos: una cesación de pagos eliminaría la base de capital del sistema bancario griego. Si el BCE insiste en rechazar los bonos de Grecia como aval para extender préstamos, como lo ha advertido, cortaría una línea vital de capital para los bancos griegos, desencadenando una crisis de fondos. Para evitar la fuga de capitales de los bancos y del país, Europa necesitaría un plan para volver a proveer fondos y activos a los bancos griegos.

Los bancos europeos: muchos prestamistas de la zona euro tienen todavía que reducir el valor contable de los bonos griegos para reflejar su verdadero precio. Europa necesitaría un plan para recapitalizar a todos los bancos europeos amenazados por pérdidas sobre dichos títulos o por la incertidumbre creada en otras economías débiles de la zona euro.

Los estados de la zona euro: el mayor peligro y el más difícil de calcular o contener, es el contagio, o la fuga del dinero de los inversionistas asustados de otros países en dificultades. Irlanda y Portugal ya están excluidos de los mercados de bonos. El peligro es que España, Italia o Bélgica también podrían perder su acceso a capital en condiciones razonables.

Europa necesitaría preparar una red de seguridad financiera de gran escala para proteger a esos países. Cubrir todas sus necesidades de financiación podría requerir sumas mucho más grandes que los 500.000 millones de euros (US$726.000 millones) que Europa tiene disponibles en sus fondos de rescate, más cualquier contribución del Fondo Monetario Internacional.

Algunos escépticos dudan que las consecuencias vayan a ser tan dañinas. Otros dicen que, con sus inquietantes advertencias, el BCE arriesga crear la perturbación que dice que quiere evitar.

El Ministerio de Finanzas de Alemania también duda que los problemas de contagio vayan a ser tan severos como piensa el BCE.

El problema, dicen los economistas, es que nadie sabe realmente. Esto significa que aun cuando sea un pequeño riesgo, Europa tendrá que prepararse para un pánico en el mercado financiero más grande que cualquier cosa que se haya visto desde la quiebra Lehman's.

Fuente: WSJ

5 jul. 2011

La inestabilidad política limitará el crecimiento en África

Por Peter Wonacott

JOHANNESBURGO (EFE Dow Jones)--Las bolsas de inestabilidad política lastrarán el crecimiento económico en África este año, aunque las exportaciones en rápida expansión y la nueva clase media deberían evitar que haya una fuerte desaceleración, según un informe publicado el lunes.

Se espera que el crecimiento de África caiga al 3,7% en 2011, tras el 4,9% registrado en 2010, según la "Perspectiva Económica Africana", un informe elaborado por el Banco de Desarrollo Africano, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, y por Naciones Unidas.

La caída supone un revés para un continente que aspira a competir con China e India como próxima historia de gran crecimiento. África salió de la desaceleración mundial en mejor forma que la mayoría de economías de tamaño continental, debido, en gran medida, a la continua demanda de sus recursos naturales.

Pero la inestabilidad en el norte de África, sobre todo el conflicto en Libia, es un recordatorio de la explosiva política del continente y su devastador impacto económico. Se espera que la economía de Libia se contraiga un 19% este año, mientras que la de Túnez y la de Egipto crecerán modestamente, un 1,1% y un 1,6%, respectivamente.

Además, el violento tira y afloja entre los dos aspirantes a presidente de Costa de Marfil dañó a esta economía, que es la segunda mayor de África occidental. Se espera que la economía de Costa de Marfil se contraiga en torno a un 7,3%.

"África es una historia positiva, pero toda historia positiva conlleva sus riesgos", indica Mthuli Ncube, economista jefe del Banco de Desarrollo Africano. "Algo siempre puede salir mal".

Pese a los problemas políticos, la perspectiva a largo plazo para África sigue siendo positiva. El análisis estima que el crecimiento económico de África se recuperará hasta el 5,8% el próximo año.

Excluyendo el norte, se espera que el grupo de unos 47 países conocidos como África subsahariana crezca un 5,5% este año, un poco menos que la previsión del 5,7% para el año anterior a la crisis en Costa de Marfil.

Las exportaciones de petróleo, minerales y materias primas agrícolas --y sus elevados precios-- han ayudado a fomentar el crecimiento de los países ricos en recursos. Además, la demanda interna está resurgiendo, lo que ayuda a economías como la de Etiopía o Kenia.

En un informe anterior, el Banco de Desarrollo Africano estimó que en el continente había más de 300 millones de personas que viven con entre US$2 y US$20 al día, cifra que aumentó un 60% en la última década. El banco describió a estos consumidores como la nueva clase media de África.

4 jul. 2011

La UE anticipa un acuerdo sobre el segundo rescate para Grecia

Por Nathalie Boschat y Laurence Norman

Los ministros de finanzas de la zona euro acordaron el sábado entregar a Grecia otro tramo del paquete de ayuda aprobado el año pasado y así evitar un colapso financiero este mes, pero quedaron con la difícil tarea de afinar los detalles de un nuevo paquete de rescate para el país.

En una conferencia telefónica durante la tarde del sábado, los ministros dijeron que entregarían los 12.000 millones de euros correspondientes a la siguiente fase del paquete de rescate, una vez que el Fondo Monetario Internacional (FMI) firme su aprobación. Se espera que el pago sea realizado antes del 15 de julio.

En un comunicado, el FMI dio la bienvenida al "compromiso de la zona euro con la estrategia de financiación" para Grecia.

Los ministros también decidieron que para septiembre llegarían a un acuerdo sobre un nuevo paquete de rescate que suplemente los 110.000 millones de euros que ya acordaron el año pasado. Esta cifra se quedó corta ya que Grecia no pudo recaudar dinero en los mercados de capital como se esperaba.

El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, dijo tras la conferencia telefónica que un nuevo paquete de ayuda para Grecia podría ser aprobado en septiembre, a tiempo para el desembolso del próximo tramo trimestral del rescate de la UE y el FMI.

El Ministerio de Finanzas griego señaló también en un comunicado que el acuerdo era esperado para mediados de septiembre.

Los ministros dijeron que seguirán trabajando en la búsqueda de formas que animen a los tenedores de bonos griegos a contribuir al nuevo paquete de rescate.

Los ministros señalaron que "la escala y las modalidades precisas de la participación del sector privado y los fondos adicionales provenientes de fuentes oficiales serán determinadas en las próximas semanas".

Es probable que esto se logre al persuadir al sector privado a reinvertir parte de los ingresos procedentes del vencimiento de bonos griegos en deuda nueva.

Los ministros reiteraron su posición de que cualquier plan de este tipo debe evitar que Grecia sea declarara en "cesación de pagos selectiva" por las agencias calificadoras de crédito.

Una fuente de la UE indicó que aunque los gobiernos de la zona euro no puedan acordar las líneas generales del segundo paquete de rescate para el 11 de julio, como se pretendía, habrá "total claridad" sobre la participación del sector privado a fines de este mes.

El funcionario afirmó que incluiría un cálculo del tamaño de la contribución del sector privado y el total del paquete de rescate.

Representantes europeos han dicho que les gustaría que los acreedores privados contribuyeran con 30.000 millones de euros para 2014, pero no está claro si esto puede lograrse. Se espera que el resto del nuevo paquete incluya 30.000 millones de euros en contribuciones provenientes de las privatizaciones griegas y hasta 90.000 millones de euros en nuevos fondos oficiales.

"No esperamos ninguna sorpresa", dijo la fuente de la UE.

La aprobación para el próximo desembolso del rescate del año pasado era ampliamente esperada luego de que el parlamento griego votara el jueves a favor de un nuevo conjunto de medidas de austeridad por 28.000 millones de euros, a fin de apuntalar las finanzas del gobierno hasta 2015. Esa votación tuvo lugar dos semanas después del casi colapso del gobierno griego y en medio de masivas protestas callejeras.

Un funcionario francés dijo también la noche del sábado que los ministros apuntan a "trabajar con celeridad" sobre los detalles de la participación del sector privado en el segundo esfuerzo de asistencia financiera.

En su comunicado del sábado, los ministros de finanzas de la zona euro volvieron a instar a todos los partidos políticos griegos a trabajar juntos y dijeron que un nuevo paquete de rescate dependerá de "un compromiso firme y sostenido" de Grecia "para implementar medidas de consolidación fiscal, así como reformas estructurales concretas y planes de privatización".

Fuente: WSJ