1 sept. 2010

La reforma cambiaria de China no resolverá la brecha comercial con EE.UU., dice el banco central de China

Por Rebecca Blumenstein, Andrew Browne y Dinny McMahon

BEIJING— China continuará relajando gradualmente las restricciones al uso del yuan, pero los cambios en la tasa de cambio no resolverán en gigantesco desequilibrio comercial con Estados Unidos, dijo la vicegobernadora del Banco Popular de China Hu Xiaolian el martes.

En una entrevista con The Wall Street Journal, Hu también dijo que cree que la economía global continuará recuperándose, aunque lentamente, y que no espera que regrese a un estado de recesión.

"La economía global aún se está recuperando", dijo Hu. "Claro, hay una cierta volatilidad, pero no causará una doble caída. La recuperación será un poco lenta".

Hu, la vicepresidenta con mayor influencia entre los cinco vicepresidentes que operan bajo el presidente del banco Zhou Xiaochuan, se mantuvo firme al rechazar las críticas de la tasa de cambio China. Las frustraciones sobre el ritmo de la apreciación del yuan frente al dólar están volviendo a resurgir en EE.UU. después que la nueva política de divisas de China, presentada el 19 de junio no logró conseguir más que una apreciación marginal de la moneda china.

"Mi perspectiva es que el yuan no tiene un rol clave en el equilibrio del comercio bilateral entre EE.UU. y China", dijo Hu. "No creo que el excesivo debate sobre este tema ayude".

La nueva política de tasa de cambio enfatizó que China se concentraría menos en gestionar al yuan frente a la divisa estadounidense y en cambio se concentraría en una canasta de divisas que incluiría a todos sus principales socios comerciales.

Hu dijo que se estaban consiguiendo avances para lograr el balance de su propia economía al estimular el consumo interno. Pero también, en lo que se ha vuelto familiar para los líderes chinos, dijo que EE.UU. también necesita cambiar y en particular dejar de tomar prestado para impulsar el consumo.

"Estamos tomando acciones concretas y esperamos que también haya algún cambio en el patrón de crecimiento de la economía estadounidense", dijo. "Esperamos que la economía de EE.UU: se aleje del exceso de consumo y que los ahorros crezcan".

Hu dijo que China continuará levantando las restricciones al uso trasnacional del yuan y que considerará permitir que las empresas usen el yuan para inversiones fuera de sus fronteras.

También aseguró que China permitirá un "pequeño programa QFII", en referencia a un plan para adaptar el actual sistema de instituciones extranjeras calificadas de inversión para permitir que los depósitos en yuanes fuera de China puedan ser invertidos en los mercados de capital de China continental.

La semana pasada, la Administración Estatal del Cambio Extranjero, una unidad del Banco Popular de China dijo que las instituciones financieras extranjeras podrán invertir sus yuanes en el mercado interbancario de bonos de China. Hu dijo que el "pequeño programa QFII" sería diferente a eso. Sin embargo, no entregó detalles de cuándo se lanzaría.

Respondiendo a preguntas sobre la forma en la que China distribuye sus masivas reservas de moneda extranjera, que alcanzan casi US$2,5 billones (millones de millones), Hu dijo que el banco central chino es un inversionista global responsable y que los factores políticos no influencian sus decisiones de inversión.