4 ene. 2010

Calentamiento global vs. ¿qué calentamiento global?

Por Michael Totty

Llama la atención que todavía haya tantas personas cuyas opiniones contrastan con lo que aparentemente es el consenso entre científicos climáticos y autoridades.

Ese consenso establece que el planeta se está calentando, y que la mayor parte de las subidas de las temperaturas se debe muy probablemente a un incremento en los gases de efecto invernadero que hay en la atmósfera, causados por la actividad humana. A menos que se reduzcan drásticamente las emisiones de gases de efecto invernadero, en el siglo XXI se registrarán con más frecuencia olas de calor, intensas tormentas y, en los trópicos, descensos en las lluvias.

Entonces, ¿qué dicen los escépticos? En pocas palabras, argumentan que el calentamiento en el siglo pasado fue modesto y que la contribución de las actividades humanas al calentamiento global ha sido mínima; no hay crisis. Estos son algunos de sus puntos principales, y la respuesta de quienes sí creen en el calentamiento global.

LO QUE DICEN LOS ESCÉPTICOS: La Tierra no se está calentando, al menos no hasta el punto en que pueda hablarse de una "crisis". Algunos datos incluso sugieren que la Tierra se está enfriando.

El planeta puede haberse calentado durante el curso del siglo XX. Pero ese calentamiento se detuvo hace más de 10 años, y desde 1998 la tendencia muestra menos calentamiento, o incluso enfriamiento.

LA RESPUESTA: Es verdad. Según la mayoría de parámetros, las temperaturas promedio parecen haberse estabilizado esta década.

Pero eso no es evidencia de un planeta que se enfría. En parte, es una consecuencia de elegir un año excepcionalmente caluroso —1998— como punto de partida. Ese año se produjo un fenómeno de El Niño inusualmente fuerte: un calentamiento natural y periódico del Océano Pacífico que puede tener efectos graves sobre el cambio climático.

La tendencia a largo plazo desde mediados de los años 70 muestra un calentamiento por década de alrededor de 0,18 grados centígrados. El hecho de que en esta década las temperaturas apenas subieron demuestra cómo las variaciones naturales en el clima año tras año pueden sumarle o restarle a la tendencia de calentamiento a largo plazo causada por el aumento de los gases de efecto invernadero en la atmósfera.

En cualquier caso, la década de 2000 fue excepcionalmente calurosa: los 12 años desde 1997 a 2008 se ubicaron entre los 15 más calurosos de los que se tiene registro, y la década en sí fue más calurosa que cualquier período previo de 10 años.

LO QUE DICEN LOS ESCÉPTICOS: El registro de temperaturas superficiales no son fiables y exageran la noción de calentamiento.

La razón por la que algunos científicos creen que el planeta se está calentando alarmadamente es porque se basan en las lecturas de temperatura de estaciones climáticas que dan resultados artificialmente más altos debido a un efecto de calor urbano. La mayoría de estas estaciones se encuentran en ciudades. Los centros urbanos atrapan generalmente más calor, por ejemplo en el asfalto.

LA RESPUESTA: Es cierto que exista ese efecto de calor urbano. Pero no es suficiente para negar la tendencia al calentamiento.

El Instituto Goddard para Estudios del Espacio, de la NASA, compara las lecturas de estaciones urbanas con las que se encuentran en zonas rurales, y las ajusta. Además, dice que cualquier tendencia se basa sólo en las lecturas llevadas a cabo en las estaciones rurales.

También aseguran que hay suficientes pruebas además de las temperaturas urbanas que evidencian que el planeta se calienta: los glaciares se deshielan y los animales del Hemisferio Norte están migrando más hacia el norte.

LO QUE DICEN LOS ESCÉPTICOS: Los factores naturales son suficiente para explicar el calentamiento moderado que se ha registrado desde 1990. Por ejemplo, cambios en la intensidad solar u otros fenómenos naturales como El Niño pueden causar cambios climáticos pronunciados pero temporales. En tanto, los efectos de las emisiones de gases de efecto invernadero siguen siendo relativamente pequeños.

LA RESPUESTA: Sin duda, la energía solar y los cambios naturales y periódicos afectan el clima del mundo. Pero no bastan para justificar el marcado aumento en las temperaturas desde fines de los 70.

Estudios descubrieron que la energía solar no explica el pronunciado aumento de temperatura desde mediados de la década de los 70, un período durante el cual la intensidad del sol se mantuvo relativamente constante.

Los cambios climáticos naturales, como El Niño, también tienen un claro impacto sobre los patrones climáticos durante una década, pero se producen en ciclos recurrentes y no muestran tendencias de más largo plazo.

LO QUE DICEN LOS ESCÉPTICOS: No hay evidencia de que los niveles marítimos en ascenso estén relacionados con mayores niveles de dióxido de carbono.

Es cierto que los niveles del mar suben y ha sido así desde la última Edad de Hielo, hace 21.000 años. Pero los aumentos observados en el siglo XX son relativamente pequeños. No hubo señales de una aceleración reciente en el ritmo del ascenso de los niveles del mar.

LA RESPUESTA: Tras la subida que siguió a la última Edad de Hielo, los niveles del mar se estabilizaron alrededor de 2.000 años atrás y se mantuvieron bastante estables hasta alrededor de 1.800. Desde entonces no han parado de subir, alrededor de 1,7 milímetros por año durante el siglo XX. Contradiciendo a los escépticos, las lecturas satelitales indican que los niveles del mar aumentaron de forma más pronunciada —alrededor de 3,4 milímetros al año— entre 1993 y 2008.

Pese a que un aumento tan marcado en tan poco tiempo probablemente sea un indicador de una aceleración a largo plazo en los ascensos de los niveles del mar, es lo suficientemente reciente como para que aún pueda indicar una variabilidad en el nivel de una década. Evaluar la tendencia a largo plazo requerirá más años de recopilación de información.

Fuente: WSJ