18 ene. 2010

La banca prepara la batalla contra Basilea

por Brooke Masters/Patrick Jenkins

Los bancos preparan ya su defensa para hacer frente a la propuesta de los reguladores globales, por la que las entidades que se financian con inversión externa deberán aumentar sus requisitos de capital. A su favor alegarán que la iniciativa bloquea su capacidad de crecer en los mercados emergentes.

Los grandes banqueros temen que las provisiones provoquen un enorme agujero en las reservas de capital de entidades financieras de Reino Unido, la Unión Europea y Japón, en un momento en el que ya se enfrentan a la tesitura de tener que aumentar su capital regulador.

Los analistas describen la propuesta como la parte más "draconiana" y "potencialmente catastrófica" de la serie de medidas adelantadas en diciembre por el Comité de Basilea, que establece la normativa global que posteriormente aplicarán los reguladores locales.

Los analistas de Credit Suisse calculan que la legislación reduciría sustancialmente las reservas de capital que los bancos suelen apartar para protegerse de las posibles pérdidas. En su opinión, la conocida como ratio de capital Tier 1, un importante indicador que mide la fortaleza de los balances, se recortaría en 0,7 puntos porcentuales desde el actual 9,6%.

En términos generales, el Comité de Basilea pretende obligar a los bancos a que dejen de incluir sus participaciones minoritarias en su capital, aunque insiste en la obligación de estos a seguir declarando todas las pérdidas potenciales de sus sucursales.

Según los reguladores, los bancos son responsables de todas las pérdidas de sus filiales, aunque el capital que los inversores minoritarios tienen en una filial en concreto no puede utilizarse para absorber las pérdidas del grupo en cualquier otra parte del mundo. En opinión de los analistas de Citi y Evolution, serán HSBC, BNP Paribas, Crédit Agricole y Natixis los más perjudicados por la iniciativa.

Hasta ahora, los bancos han evitado realizar comentarios al respecto."La propuesta del capital minoritario es una pesadilla, pero la reacción de los bancos en contra de esta medida es tan fuerte que nunca sobreviviría a un proceso de consultas. Acabaría con el sector bancario de Japón", explicaba Simon Maughan, analista de bancos de la consultora MF Global.

Los grandes banqueros ya han comenzado a preparar una estrategia para intentar suavizar la propuesta antes de su ratificación, prevista para finales de año. La propuesta de Basilea ya ha surgido en varias conferencias del sector al más alto nivel. El Banco de Italia ha declarado de forma explícita su descontento con la iniciativa, asegurando que espera que el comité se plantee "reconocer de alguna forma los intereses minoritarios".

Todo parece indicar que el sector se las arreglará para encontrar algunos aliados entre los gobiernos de los mercados emergentes. A menudo solicitan la inclusión de inversores minoritarios locales como forma de evitar que los beneficios de un sector financiero en auge se evaporen.

The Financial Times Limited 2009. All Rights Reserved