23 jul. 2010

España cancela 32 contratos de infraestructura por ajuste fiscal

Por Pablo Domínguez

MADRID (EFE Dow Jones)--España rescindirá 32 contratos de infraestructura que ya habían sido adjudicados y retrasará la ejecución de otros para poder cumplir con su plan de ajuste fiscal, dijo el jueves el ministro de Fomento.

El sector constructor español se ha movido con gran incertidumbre desde que el pasado mayo el Gobierno adelantara que suspendería y retrasaría ciertos proyectos ferroviarios y de carreteras.

En una comparecencia ante el Parlamento, José Blanco dijo que de los 32 proyectos que se rescindirán, Fomento intentará contratar de nuevo doce mediante un sistema de financiación público-privada. Otros dos proyectos se licitarán de nuevo con cargo a los presupuestos ordinarios, por lo que serán 18 los proyectos rescindidos completamente.

La analista de Banesto Bolsa Marta Olba dijo que, a pesar de disipar la incertidumbre, el anuncio no supone grandes cambios respecto a lo que se venía comentando. No obstante, añadió que el número de rescisiones es menor que las alrededor de 70 con que se especulaba.

Olba señaló que Sacyr y FCC son las compañías más expuestas al sector de la construcción en España, aunque considera que probablemente todas las principales constructoras españolas se verán afectadas por estas medidas.

Un portavoz de Ferrovial SA indicó que dos de sus contratos han sido rescindidos, mientras que una fuente de FCC dijo que también alguno de sus proyectos ha sido rescindido. Asimismo, al menos un contrato de OHL ha sido cancelado. Sacyr Vallehermoso SA no pudo hacer comentarios de forma inmediata y Actividades de Construcción y Servicios SA declinó comentar sobre el asunto.

En los últimos años, España se había embarcado en una ambiciosa política de construcción de infraestructuras que multiplicó los kilómetros de la red ferroviaria de alta velocidad y de autopistas.

Blanco dijo el jueves que unos 199 proyectos sufrirán retrasos de entre uno y cuatro años, y añadió que no se construirán nuevas autovías donde haya autopistas de peaje con capacidad sobrante.

El ministro reiteró el objetivo del Gobierno de captar hasta 17.000 millones de euros para licitaciones en 2010 y 2011 mediante el plan extraordinario de infraestructuras. La financiación de estos proyectos será a través de una colaboración público-privada.

El Ministerio está encontrando dificultades para sacar adelante este tipo de financiación público-privada por la restricción crediticia de los bancos.