31 may. 2011

Carstens dice que el FMI necesita alguien con experiencia en el manejo de crisis

Por Patricia Kowsmann

LISBOA (Dow Jones)—El mexicano Agustín Carstens, hasta ahora el único contendor a la renovada pretensión europea para liderar el Fondo Monetario Internacional, recomendó una mayor flexibilidad para los países que se benefician de los programas de apoyo del FMI en momentos en que busca conseguir respaldo a su candidatura en Europa.

El gobernador del Banco de México y principal rival de la francesa Christine Lagarde sostuvo que el FMI necesita a alguien de un mercado emergente con experiencia en el manejo de crisis financieras.

Carstens visitó Lisboa y Madrid esta semana como parte de una gira mundial destinada a conseguir respaldo para su candidatura. Sin mencionar a Grecia de manera específica, Carstens dijo en una entrevista concedida a Dow Jones Newswires que las naciones en problemas financieros no deberían ser castigadas por no alcanzar las metas siempre y cuando muestren su compromiso con ellas.

"Cuando se diseñan programas en una crisis, hay demasiada incertidumbre y el fondo necesita ser flexible para reconocer medidas que no están funcionando tan bien como se esperaba, ser flexible con eso y encontrar una nueva solución", sostuvo.

Actualmente, el FMI retira la ayuda financiera si el país que la recibe no cumple ciertos compromisos de reformas presupuestarias y reducción de déficit. Esta semana, la contabilidad presupuestaria de Grecia está siendo analizada por el FMI y la Unión Europea para establecer si puede recibir el siguiente desembolso de ayuda. El temor de que Atenas no pueda cumplir sus metas ha mantenido a los mercados financieros europeos en alerta por un mes.

Economías emergentes en Asia y África han respaldado que se rompa la tradición de que un europeo ocupe el alto cargo en el fondo, pero los europeos se han precipitado a respaldar a la ministra de Finanzas de Francia.

Dominique Strauss-Kahn, quien renunció este mes al cargo tras ser acusado en Nueva York de agresión sexual, estaba muy concentrado en la crisis de deuda europea y en las medidas para evitar que se expandiera. Los europeos afirman que el próximo director gerente del fondo tendrá que hacer lo mismo.

Por su parte, Lagarde también planificó visitas a América y Asia para conseguir respaldo entre los grandes países emergentes que desempeñan un rol cada vez más activo en ayudar a manejar la economía mundial dentro del Grupo de los 20 países industrializados y emergentes, o G-20.

Tradicionalmente, el cargo de director gerente ha recaído en un europeo, mientras que un estadounidense ha encabezado el Banco Mundial.

"Prácticamente todos los países que no son europeos acogen la idea de que un candidato debería elegirse basado en los méritos, más que en su origen", señaló Carstens.

El titular del banco central de México se refirió al argumento de Lagarde en cuanto a que sería ventajoso contar con alguien con conocimiento de las complejidades políticas europeas durante la crisis de deuda soberana europea.

"Estoy en completo desacuerdo con la idea de que el FMI necesita a un europeo", sostuvo Carstens. "Necesita una persona que haya tenido experiencia en manejo de crisis, que tenga un sólido historial en el sector financiero, y necesita a alguien de América Latina".

Carstens indicó que es necesario que el FMI evalúe tener una facultad fiscalizadora mucho más fuerte del sector financiero y ser capaz de "emitir alertas tempranas" que podrían ayudar a los distintos países a evitar problemas financieros.

"Al final del día, la clave es cambiar las dinámicas en los mercados al mostrar que lo que están haciendo las naciones y poniendo sobre la mesa es efectivo", añadió.

Después de Portugal, el candidato a encabezar el FMI se dirigirá a Brasil el miércoles, dos días después de la visita de Lagarde. Además tiene previsto visitar Argentina, Canadá, India, China y Japón en las próximas semanas.