29 nov. 2011

Los costos de financiación de Italia volvieron a romper récords

Por Emese Bartha

Los costos de financiación de Italia aumentaron en una subasta el martes, con la tercera economía de la zona euro obligada a pagar rentabilidades en máximos históricos desde que existe el euro para atraer a los compradores, avivando las preocupaciones sobre la capacidad de los gobiernos para continuar recaudando fondos en niveles sostenibles.

Es probable que la fuerte subida de los costos de financiación de Italia aumente la presión sobre los responsables de las políticas monetarias a la hora de tomar medidas decisivas para hacer frente a la crisis de deuda que azota a la zona euro. Aunque Italia tiene capacidad de asumir mayores costos en la deuda a corto plazo, su descomunal endeudamiento implica que si se extiende el incremento de la rentabilidad durante un largo periodo de tiempo, la capacidad del país para devolver su deuda se verá gravemente afectada.

El Tesoro italiano ofreció entre 5.000 millones de euros y 8.000 millones de euros en tres tipos de bonos, conocidos como BTP, y vendió un total de 7.500 millones de euros frente a un total de 10.900 millones de euros de ofertas recibidas, una cifra no muy destacada pero suficiente para asegurar la cobertura de la cantidad vendida por Italia con una rentabilidad récord.

El lanzamiento de una nueva línea de BTP a 3 años con un cupón del 6%, atractivamente elevado para este plazo, se hizo conjuntamente con la reapertura de una línea de bonos a 10 años, con vencimiento en marzo de 2022 y de bonos con vencimiento a 2020.

El Tesoro pagó una rentabilidad del 7,89% para el BTP a tres años, la mayor que ha pagado desde que existe el euro en deuda pública con este vencimiento. Aunque no es estrictamente comparable, el Tesoro pagó una rentabilidad del 4,93% en los bonos a julio de 2014 frente a la anterior subasta de bonos a 3 años celebrada el 28 de octubre.

El Tesoro también pagó el martes un 7,56% por los bonos a marzo de 2022, al alza desde el 6,06% de la subasta anterior, que también fue celebrada el 28 de octubre.

Los futuros de los bunds alemanes ampliaron su tendencia bajista cuando se conoció el resultado de la subasta. Mientras tanto, la rentabilidad de los bonos de Italia se alejaba de los máximos marcados antes de la subasta, con la rentabilidad del bono a 2 años cayendo por debajo del nivel psicológicamente clave del 7%.

"Italia no tiene la capacidad para hacer caer sus costos de financiación a niveles sostenibles", señaló Jeffrey Sica, presidente de SICA Wealth Management, que gestiona más de US$1.000 millones en activos de clientes.

"Italia ha perdido el control de su destino y su futuro está ahora en manos del Banco Central Europeo, al Fondo Monetario Internacional, Francia y Alemania", dijo. "Será una larga y dolorosa recuperación para Italia mientras sus costos suben y el crecimiento de su economía se desacelera".

Fuente: WSJ