21 oct. 2009

A la hora de invertir en acciones, el tiempo no es siempre el mejor aliado

Por Jason Zweig

¿Puede hacer que el riesgo de las acciones desaparezca con tan sólo conservarlas la cantidad de tiempo suficiente? Muchos inversionistas aún piensan que sí.

"A lo largo de cualquier período de 20 años en la historia, en cualquier mercado, un portafolio de acciones ha tenido un desempeño mejor que un portafolio de renta fija", me escribió hace poco un lector en un e-mail. "Warren Buffett también cree en esta regla", agregó, al referirse a la venta alcista de Buffett de opciones colocadas a largo plazo en el índice accionario Standard & Poor's 500 en los últimos años (vender esas posiciones será rentable si las acciones estadounidenses suben durante la próxima década).

Como advirtió el filósofo Bertrand Russell, no debería confundir los deseos con los hechos.

[Winves]

Los bonos han superado a las acciones en períodos tan largos como dos décadas, por ejemplo, en los 20 años que terminaron este 30 de junio, al igual que entre 1989 y 2008.

Y tampoco puede afirmarse que Buffet cree que es seguro que las acciones vayan a superar a todos los otros tipos de inversión durante los próximos 20 años.

"Sin dudas no quiero decir eso", me dijo Buffett hace unos días. "Diría que si conserva posiciones en el S&P 500 el tiempo suficiente, obtendrá cierta ganancia. Creo que la probabilidad de conservar acciones durante 25 años y que terminen en un precio más bajo que el inicial probablemente sea de 1 en 100".

¿Pero qué hay de la probabilidad de que las acciones superen a todo lo demás, incluidos bonos e inflación? "¿Quién sabe?", afirmó Buffett. "La gente dice que las acciones tienen que ser mejores que los bonos, pero acabo de señalar lo contrario: que todo depende del precio inicial".

¿Por qué, entonces, tantos inversionistas piensan que las acciones se vuelven seguras si simplemente se conservan durante por lo menos 20 años?

En el pasado, mientras más largo es el período considerado, menos varió la tasa de rendimiento de las acciones. A lo largo de las décadas, las acciones tendieron a subir a una tasa promedio bastante estable de 9% a 10%. Si el "riesgo" es la posibilidad de desviarse de ese promedio, entonces esa clase de riesgo sin dudas bajó durante períodos muy largos.

Pero el riesgo de invertir en acciones no es la posibilidad de que su tasa de rendimiento pueda variar respecto a un promedio; es la posibilidad de que las acciones lo dejen sin un centavo. El riesgo nunca desaparece, sin importar cuánto tiempo conserve las acciones.

La creencia de que al extender el período durante el cual mantiene sus posiciones bursátiles elimina el riesgo de las acciones es simplemente falsa.

Observe la tasa de rendimiento promedio anual a largo plazo sobre acciones desde 1926, cuando comenzaron a recopilarse datos confiables. Del pico del mercado en 2007 hasta su punto más bajo en marzo, ese rendimiento anual a largo plazo cayó muy poco, de 10,4% a 9,3%. Pero si hubiera tenido US$1 millón en acciones el 30 de septiembre de 2007, le hubieran quedado sólo US$489.300 para el primero de marzo de 2009. Si perder más del 50% de su dinero en un año y medio no es riesgo, ¿qué lo es?

En resumen, no puede depender sólo del tiempo para rescatarlo en relación a sus acciones estadounidenses. Para eso están los bonos y las acciones extranjeras, el efectivo y los bienes raíces.

Fuente: WSJ