19 nov. 2009

El efecto contagio de Brasil

por Peter Garnham

El jueves, las divisas asiáticas vivieron una jornada de devaluaciones después de que la decisión de Brasil de seguir recortando el flujo de inversiones extranjeras despertara los temores de que otros países siguieran su ejemplo.

De la noche a la mañana, Brasil decidió poner fin al resquicio legal que hasta entonces había permitido a los inversores sortear el impuesto del 2% a las inversiones en bolsa anunciado el mes pasado.

El ejecutivo anunció un impuesto del 1,5% a las American Depositary Receipts (ADR), un instrumento financiero creado para que las acciones de las compañías extranjeras se negocien en las bolsas estadounidenses El ministro de Finanzas brasileño, Guido Mantega, aseguró que algunos inversores extranjeros se habían dedicado a comprar ADR brasileños, convirtiéndolos en acciones emitidas localmente para aumentar su presencia en el mercado brasileño, sin tener que pagar el impuesto de 2% sobre los flujos de capital que ingresan al país.

Dado que los tipos de interés de las principales economías siguen estando en mínimos históricos, en los últimos meses, los expeculadores se han dedicado a realizar operaciones en los mercados emergentes, que crecen a un ritmo más rápido, en busca de rentabilidad.

Las operaciones especulativas han provocado que el valor de muchas divisas de mercados emergentes se dispare, amenazando las exportaciones. Hasta ahora, la mayoría de las economías de los mercados emergentes han afrontado el problema interviniendo en los mercados monetarios para ralentizar la apreciación de sus divisas. No obstante, Brasil y Taiwan han adoptado medidas más drásticas, imponiendo controles de capital para limitar la revalorización de sus monedas.

"Las últimas iniciativas de Brasil y Taiwan para contener el flujo de inversiones extranjeras son una señal clara de que las autoridades de los mercados emergentes no aceptarán una constante entrada del capital occidental, vistas las implicaciones monetarias que esas operaciones comportan", explicaba David Bloom, de HSBC. De hecho, la rupia indonesia sufrió una drástica caída después de que el jueves el banco central del país anunciara que estudia medidas para contener la inversión extranjera.

La rupia, que se ha revalorizado más de un 17% frente al dólar en lo que va de año, cayó un 1,6% frente al dólar en una sola jornada. Por su parte, la rupia india también se devaluó, después de conocerse que el Gobierno del país pretende imponer cuotas a los préstamos corporativos para intentar contener la revalorización de su moneda.

Tras conocerse la noticia, la rupia india perdió un 0,9% frente al dólar. A principios de mes Taiwan también decidió prohibir los depósitos a largo plazo de los inversores extranjeros, en un intento por frenar la revalorización de su divisa, el dólar taiwanés, que cedió un 0,5% frente al dólar. Otras divisas asiáticas, como el won coreano, el ringgit malasio y el peso filipino, también perdieron valor.

The Financial Times Limited 2009. All Rights Reserved.