20 nov. 2009

El BdE justifica sus exigencias de capital con el fin de tener un sistema más resistente

por Expansión.com

El director general de regulación del Banco de España (BdE), José María Roldán, ha justificado hoy que en materia de supervisión se piense en elevar "de manera selectiva" las exigencias de capital con el fin de tener un sistema financiero internacional que sea más "resistente" que el actual.

A la hora de exigir capital hay que ser "rigurosos", pero pedirlo de manera "proporcionada", en función de los riesgos que haya asumido cada entidad, y "ser cuidadosos para no disparar a todo lo que se mueve", ha explicado Roldán en su intervención en la II Jornada de Actualidad Comunitaria, organizada por la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA).

Sin embargo, también ha advertido de que hay que tener cautela para que ese mayor rigor con el sistema financiero no dificulte que el crédito llegue a familias y empresas, lo que dificulta el desarrollo de la economía.

No obstante, señala que no hay que pensar en que los cambios que se plantean para el sistema financiero vayan a afectar a la recuperación económica, porque el "tsunami regulatorio" tardará años en entrar en vigor.

El aumento de los requisitos de capital, recuerda Roldán, es una de las medidas que se incluyen en el conjunto de propuestas del G20 que serán efectivas a finales de 2012, por lo que existe un "plazo dilatado" en el tiempo para evitar el riesgo de que con ello se dificulte el acceso al crédito.

Pero Roldán ha insitido en la necesidad de modificar las normas para que en el futuro las entidades sean capaces de soportar tanto las pérdidas esperadas del negocio bancario como las inesperadas -propias de momentos de crisis-.

De esa forma, se conseguirá que las entidades sigan operando incluso en entornos "muy desfavorables" y cumplan su función "vital" de intermediación con la economía, ha añadido.

La crisis -en alusión a la financiera- que acabamos de vivir tiene un impacto sobre las exigencias de capital, porque "se estaba pidiendo muy poco", reconocía Roldán.

Por ello, de cara al futuro, el nuevo modelo de regulación debe evitar el desplazamiento del riesgo de crédito, ha indicado.

Hay que pedir más capital por las titulizaciones complejas que se realicen; mayores provisiones; fijar una proporción entre capital y el tamaño del balance de una entidad; así como evitar que haya políticas que incentiven la toma excesiva de riesgos por parte de los gestores de las entidades.

Roldán además ha aprovechado nuevamente para elogiar el "modelo español" de Fondos de Garantía de Depósitos, que se nutre de las aportaciones de las propias entidades, y ha dicho que es el que debería seguirse en el resto de Europa, ya que ha demostrado su eficacia.