4 feb. 2010

EEUU: Ahora es más sencillo estimar el valor de una hipoteca

Por Amy Hoak

El proceso para adquirir una hipoteca acaba de volverse más simple.

Ahora, los prestamistas están obligados a utilizar formularios fáciles de entender que especifiquen los términos básicos del préstamo y otorguen estimados realistas de los costos del cierre. Además, deben proveer una declaración que refleje claramente los costos estimados y los finales, según el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD, por sus siglas en inglés).

Esta documentación simplificada pretende ayudar a los consumidores a comprender bien los términos de una hipoteca y les facilita comparar préstamos de distintos prestamistas. También les recuerda que pueden comparar distintos servicios necesarios para el cierre de la compra, en vez de aceptar sin más las sugerencias del prestamista.

Esta estimación de buena fe "responde a la pregunta más simple: ¿Puede alguien decirme cuánto cuesta esta hipoteca?", explica Keith Gumbinger, vicepresidente de HSH Associates, una firma que publica información sobre préstamos en Pompton Plains, Nueva Jersey.

El HUD estima que la mejora en la presentación de los términos de las hipotecas y la promoción de la comparación de distintas ofertas podrían ayudar a los consumidores a ahorrarse un promedio de $700.

Bajo un mismo estándar

Los formularios estandarizados suponen un cambio a la variedad de documentos que los prestamistas proveían antes, los que podían constar de una hoja repleta de números garabateados a mano o consistir en un completo informe impreso de varias páginas especificando los costos.

¿Cómo luce el nuevo documento? Les da a los consumidores un cálculo aproximado de cuáles serán sus costos de cierre y los términos del préstamo, asumiendo que han sido aprobados para la hipoteca.

La primera página indica hasta cuándo es válida la información, junto a un resumen de las características del préstamo, como su monto inicial, vigencia, tasa de interés inicial, si la tasa es variable y si incluye una penalización por prepago.

La segunda página detalla los costos de emisión y cierre. La tercera explica qué cargos pueden incrementar y cuáles no en el momento del cierre, además de cuáles pueden subir sólo un máximo de 10%.

"Esto pone la responsabilidad sobre los prestamistas para que sean mucho más precisos en sus estimaciones", señala Gumbinger. Si no lo son, y los elementos del préstamo suben de precio en el cierre, los prestamistas podrían tener que cubrir los gastos adicionales, apunta.

La parte inferior de la tercera página sirve como una hoja de trabajo para los prestatarios que compren opciones.

Lo que este documento no hace de forma explícita es especificar cuál sería el pago mensual bajo cada acuerdo y la cantidad de fondos que el prestatario necesita en el momento del cierre, señala Steve Jacobson, presidente ejecutivo de Fairway Independent Mortgage en Wisconsin. Los consumidores deben entender esos costos antes de salir adelante con la hipoteca, advierte.

Tony Farwell, presidente ejecutivo de Closing.com, un sitio Web que ayuda a los consumidores a evaluar distintas opciones de cierre, está de acuerdo. "Ahora mismo, gran parte del mercado se está viendo impulsado por los compradores primerizos, y éstos tienen mucha menos experiencia en calcular cuáles serán sus costos mensuales totales", dice. "Tienden a subestimar los impuestos a la propiedad, el seguro de vivienda y muchos otros gastos mensuales".

Vale la pena comparar

A la hora de elegir un prestamista y proveedores de otros servicios, los nuevos formularios facilitan el proceso.

Muchas personas podrían asumir que lo aconsejable es seguir las recomendaciones del prestamista. Pero es posible comparar y contratar diferentes servicios de título de propiedad, inspección de propiedades, etc., resalta Farwell.

Llevará algo de tiempo ir de banco en banco, comparando presupuestos, buscar inspectores y servicios de títulos de propiedad y decidir qué compañías ofrecen la mejor alternativa, señala Tymothy Dwyer, presidente de Enti tle Direct Group, una firma de emisión de títulos de propiedad. Pero podría ser un tiempo bien invertido. Además, en el contexto económico actual, los consumidores están más dispuestos a hacer esta clase de esfuerzo extra.

"La debacle inmobiliaria y la recesión han intensificado el deseo de los consumidores de gastar de manera inteligente", dice. Comparar precios podría ahorrarle cientos de dólares.

Fuente: WSJ