24 feb. 2010

Un gestor derriba dominós: de la crisis 'subprime' a Europa

Por Gregory Zuckerman y Tom Lauricella

Uno de los inversionistas que más se ha beneficiado de la crisis que castiga a Europa es un desconocido gestor de un fondo de cobertura de Fort Worth, Texas. Pero en lugar de celebrar, Mark Hart III ha mantenido un perfil bajo en momentos en los políticos despotrican contra quienes apuestan contra la deuda soberana.

Hart es uno de varios inversionistas que durante años ha apostado por que se produzca una crisis fiscal en Europa. Sin embargo, a diferencia de muchos otros gestores, dirige un fondo dedicado a esta operación. Hace poco, el fondo devolvió alrededor de US$300 millones a sus inversionistas, según personas al tanto. Esa decisión fue divulgada previamente por Bloomberg News.

Pocos se han concentrado durante tanto tiempo sobre temas de deuda europea como Hart, quien administra Corriente Advisors LLC. Hart no respondió a solicitudes de entrevista.

A fines de 2007, Hart iba camino a cosechar ganancias cercanas a los US$300 millones gracias a su apuesta contra los créditos hipotecarios de alto riesgo, o subprime, en Estados Unidos, según una fuente al tanto.

A la hora de buscar el próximo dominó a punto de caer, Hart volcó su atención hacia Europa, dijo una fuente cercana. La mayoría de los países europeos pagaban bajas tasas de interés. En ese momento, los seguros contra cesaciones de pagos, conocidos como CDS por sus siglas en inglés, costaban lo mismo para proteger la deuda de Grecia que la de Alemania. Eso sugería que los inversionistas consideraban que era igualmente improbable que cualquiera de los dos países cayera en una cesación de pagos.

Eso no parecía tener sentido para Hart y su equipo. Alemania y Francia parecían tener menos deuda y mejores perspectivas económicas que Grecia, Portugal y España, por ejemplo. Una vez que la economía global perdiera fuerza, los inversionistas solicitarían tasas más altas para comprar la deuda de Grecia, España y otros países considerados más débiles. Esa, al menos, fue la conclusión de Hart, según el testimonio de inversionistas y asociados.

Corriente comenzó a comprar CDS de una gama de naciones europeas. Debido a la escasa preocupación que en ese momento imperaba respecto a la salud de Grecia y otros países, asegurar US$100 millones de deuda griega costaba menos de US$1 millón al año.

Hart también unió fuerzas con Louis-Vincent Gave, de 37 años, un ex teniente de la armada francesa y presidente ejecutivo de la firma de inversión e investigación global de Hong Kong GaveKal Capital. Un vocero de GaveKal prefirió no hacer comentarios.

Ambos formaron el fondo European Divergence Fund L.P. que se especializó en apostar contra la deuda europea. El mensaje del fondo durante una presentación ante inversionistas cuando se intensificó la crisis financiera en 2008 fue claro: la deuda europea es la próxima víctima, señala fuentes cercanas.

Entre quienes invirtieron en el nuevo fondo había particulares y fondos gubernamentales europeos y asiáticos, algunos de los cuales tenían sus propias dudas sobre la salud de varios países europeos, según personas al tanto.

Hart exhortó a sus amigos que operaban fondos de cobertura a que compraran seguros contra la deuda emitida por Grecia y otros países. Hart, sin embargo, mantuvo un perfil discreto, temeroso de un alza en los precios de los CDS si otros copiaban su estrategia. También quería evitar ser el blanco de los ataques de los políticos, dice una persona que trabaja con él.

"Sabíamos desde el primer minuto que nos enfrentábamos a los gobiernos", indicó la fuente. El Divergence Fund subió 92% en 2008, según personas al tanto, pero perdió 19% el año pasado tras el repunte de los mercados globales.

El European Divergence Fund ha subido casi 20% este año, según las fuentes, lo que lo ubica entre los fondos de mejor desempeño en 2010. Hart y Gave se han desprendido de algunas de sus posiciones y han devuelto cerca de US$300 millones a los inversionistas, según fuentes fidedignas.

Hart fundó Corriente en 2001 tras un paso por el fondo de cobertura de Dallas Tarpon Advisors, y es miembro de la junta directiva de la Fundación Michael J. Fox. Bautizó a su fondo Corriente debido a una raza de ganado.

A pesar de haber devuelto parte de las ganancias, Hart aún tiene CDS contra la deuda de varios países europeos repartidos en varios fondos, según una persona cercana. Hace meses, Hart y Gave decidieron no hablar en público sobre sus apuestas contra la deuda europea, dicen fuentes cercanas. En una reciente carta a sus inversionistas, Hart les pidió no divulgar detalles de los fondos y sus operaciones.

Hart y Gave han dicho a los inversionistas que anticipan más malas noticias para Europa.

Fuente: WSJ