9 abr. 2010

Los temores de iliquidez bancaria ponen a Grecia contra la pared

Por Charles Forelle, en Bruselas, y Marcus Walker, en Berlín

Los temores por una potencial escasez de liquidez en los bancos del sector privado de Grecia alimentaron una venta generalizada el jueves en los mercados de deuda y acciones griegos, lo que sugiere que los esfuerzos de la Unión Europea para desactivar la crisis con una promesa vaga de un rescate respaldado por el Fondo Monetario Internacional han fracasado.

Los bonos griegos cayeron por séptima sesión consecutiva y el costo de asegurar la deuda del país contra la cesación de pagos alcanzó un nuevo récord. El índice bursátil de referencia de Grecia cayó 3,11%. El euro cayó temprano, aunque subió luego de que el presidente del Banco Central Europeo afirmara que Grecia no caería en cesación de pagos.

Sin embargo, los inversionistas siguen siendo pesimistas. El rendimiento del bono a 10 años de Grecia, un reflejo de tanto los costos de pedir prestado para el país como del riesgo que los inversionistas asocian con su deuda, tocó el 7,38%, su nivel más alto desde que se introdujo el euro. El diferencial, o "spread", entre los retornos de bonos griegos y bonos alemanes más seguros se amplió a 4,27 puntos porcentuales frente a los 4,06 puntos porcentuales el miércoles.

"Esta es claramente una señal de que las autoridades griegas llegaron al final del camino y necesitan levantar el teléfono y llamar al FMI", escribieron analistas de BNP Paribas en una nota el jueves por la mañana.

Lo que alborotó a los inversionistas el jueves fueron temores de que los bancos del país, que han sido uno de los pocos focos positivos en la infraestructura financiera de Grecia, podrían enfrentar problemas de liquidez.

El gobierno de Grecia afirmó el miércoles que los cuatro mayores bancos del país pidieron tener acceso a 17.000 millones de euros (US$23.000 millones) en medidas de liquidez sin usar del plan de apoyo del sector bancario de Grecia, que en su mayoría consiste en garantías estatales para bonos de bancos.

El anuncio causó temores de que los bancos griegos podrían estar perdiendo acceso a financiación de los mercados y quedándose sin el colateral necesario para pedir prestado del BCE. Si eso ocurre, el gobierno de Grecia podría tener que apuntalar los bancos del país con inyecciones de capital adicional, un paso que se sumaría a los propios problemas de financiamiento del gobierno.

"El problema está haciendo metástasis de un tema puramente fiscal", afirma Stephen Jen del fondo de cobertura de Londres BlueGold Capital Management. El índice de acciones de bancos griegos cayó 6% en Atenas el jueves.

Jon Levy, un analista de la firma de consultoría Eurasia Group, con sede en Nueva York, afirma que las preocupaciones del sector bancario "podrían llevar al gobierno griego a buscar un acuerdo con el FMI con más rapidez" de lo que planeaba.

Pero otros analistas afirman que no queda claro cuán serios o amenazantes son hasta ahora los problemas de liquidez de los bancos griegos.

Las garantías del Estado griego les permitirían a los bancos usar hasta 14.000 millones de euros de sus propios bonos como colateral con el BCE. Los bancos no han realizado este tipo de transacción hasta ahora, sino que en cambio prepararon la opción como una "red de seguridad", según funcionarios bancarios griegos. El gobierno podría emitir bonos para cubrir los restantes 3.000 millones de euros.

Fondos extra del BCE podrían ayudar a Grecia a compensar su constante pérdida de acceso a mercados internacionales de reposesión, en los cuales los bancos levantan fondos en poco tiempo, de otros bancos.

Aparte de los bancos, los mercados siguen sin tener claro qué sucedería si Grecia se declara en cesación de pagos.

Hay poca claridad sobre si la Unión Europea saldrá al rescate. Las dudas en este frente han golpeado a los bonos han presionado a la baja a los bonos griegos por días. Abril es un mes crucial, Grecia tiene una secuencia de bonos del tesoro que se vencen a partir de la próxima semana y luego un bono de 8.000 millones de euros en la semana siguiente. Los funcionarios griegos insisten en que tienen suficiente efectivo para pagar esas cuentas.

Mayo es otro asunto. El mayor vencimiento en ese mes se presentará el 19 de mayo, cuando maduran bonos por 8.500 millones de euros. Grecia está segura de que tendrá que tomar prestado, o buscar ayuda, antes de esta fecha.

Los líderes de la Unión Europea acordaron el mes pasado, en un anuncio ampliamente publicitado, el proveer préstamos junto al FMI si "la financiación en los mercados es insuficiente". El comunicado no dio más detalles sobre los criterios que serían tenidos en cuenta y tampoco detalló los términos del posible préstamo.

La esperanza de los funcionarios de la Unión Europea era que el comunicado calmara a los inversionistas y les asegurara que se tomarían medidas para evitar que perdieran dinero en caso de una cesación de pagos griega. Eso, a su vez, reduciría la tasa de interés que Grecia tiene que pagar para atraer a los inversionistas.

Sin embargo, las tasas de interés o rendimientos se han rehusado a bajar. Actualmente, los mercados exigen más del 7% anual para prestar dinero a Grecia por apenas dos años.

"Los líderes de la UE pueden tratar de convencer a los mercados de que es suficiente con tener un mecanismo preparado", dice Fabian Zulegg, economista jefe del Centro de Política Europea, un centro de estudios en Bruselas. "Creo que es cada vez menos probable que los mercados lo crean".

Lo que suceda después es una pregunta que aún no tiene respuesta. El darle la ayuda a Grecia requeriría la aprobación de todos los líderes de la euro zona, lo que significa que la canciller alemana Angela Merkel, la cual es reacia a rescatar a un país con poca disciplina fiscal, tiene poder de veto. Los funcionarios de la UE tienen opiniones muy diferentes sobre cuál sería el catalizador del rescate.

Un diplomático de la UE dijo el jueves que algunos países apoyan la idea de darle ayuda a Grecia basados en el hecho de que las tasas de interés actuales son demasiado altas.

Funcionarios alemanes insisten en que Grecia debe tratar de recaudar fondos en los mercados de capital, y fallar, antes de solicitar la ayuda de la UE.

Fuente: WSJ