1 abr. 2010

Uno de cada tres adolescentes es un vago

por Expansión.com/Reuters/EP

Uno de cada tres adolescentes en el mundo pasa tres o más horas al día viendo la televisión o jugando a la consola, una tasa de "holgazanería" que no varía según el nivel económico del país donde residen, de acuerdo con los resultados de un estudio publicado en la prestigiosa revista científica The Journal of Pediatrics que analiza los hábitos de más de 70.000 niños de 34 países de todo el mundo.

Desde Argentina hasta Zambia, el equipo de Regina Guthold, especialista en enfermedades crónicas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), detectó que cada vez es mayor el porcentaje de niños que no hace "ningún tipo de ejercicio físico" y dedica sus horas de ocio a actividades sedentarias, con independencia de que viva en un país desarrollado o en uno empobrecido. En más de la mitad de los países analizados, el 30% de ellos dedica más de tres horas diarias a ver la televisión.

Las conclusiones del estudio se basan en el seguimiento durante cuatro años de 72.845 niños escolarizados de entre 13 y 15 años de las seis regiones geográficas mundiales establecidas por la OMS y participantes en la Encuesta Global de Salud (GSHS, en sus siglas inglesas). Los investigadores preguntaron a los niños datos sobre el tiempo que pasaban andando, yendo en bicicleta o haciendo otro jeercicio físico y el tiempo que dedicaban cada día a estar sentados.

Definieron como "activos físicamente" a los niños que practicaban ejercicio durante al menos una hora diaria durante cinco días a la semana, además de las clases de educación física en el colegio. "Sedentarios" eran, según los parámetros de este equipo científico, los que dedicaban tres o más horas al día a ver la televisión, jugar a la consola, o 'chatear' en el ordenador, sedentarismo que hay que añadir al tiempo que pasaban en el colegio o haciendo los deberes.

Bajo estos baremos, el estudio estableció que sólo el 20% de los chicos y el 15% de las chicas hacía "suficiente ejercicio diario". Respectivamente, un 20% y un 30% fueron clasificados como "sedentarios", mientras que el resto se quedó en valores intermedios. En todos los países analizados, excepto en Zambia, ellas eran "menos activas" que los chicos.

Los más vagos, en las Islas Caimán
Muy pocos estudiantes alcanzaron las recomendaciones mínimas de ejercicio físico: sólo el 23,8% de los chicos y el 15,4% de las chicas. La prevalencia más baja se registró en Filipinas y Zambia (ambos con un 8,8%, y la más alta, en India, con un 37,5%).

Uruguay alcanzó el porcentaje más alto de chicos "activos", con un 42%, mientras Zambia obtuvo el más bajo, con tan sólo un 8%. Las chicas de India se mostraron como las más "en forma", con un 37% de niñas que cumplían las horas de ejercicio recomendadas. En el otro extremo, las niñas egipcias, que obtuvieron la cifra más baja, con sólo un 4% de "activas".

Entre los "sedentarios", Myanmar demostró ser el país menos "perezoso", con tan sólo un 8 por ciento de chicas y un 13% de chicos "holgazanes", mientras que a la cabeza de la lista se situaron Santa Lucía y las Islas Caimán, con un 58% de niños y un 64% de niñas que pasaban más de tres horas diarias frente al televisor.

El estudio ha demostrado que "crecer en un país empobrecido no implica necesariamente que el niño sea más activo físicamente", asegura Guthold. "No se puede señalar a un único factor responsable de esta bajada en la actividad física de los niños, aunque el éxodo a las ciudades unido a la popularidad de la televisión y la proliferación de coches y carreteras, pueden estar detrás de este sedentarismo en los países empobrecidos".

The Journal of Pediatrics, DOI: 10.1016/j.jpeds.2010.01.019