14 jul. 2010

Propietarios de vivienda vs. compradores de hipotecas

Por Ruth Simon

Eddie Patrick pensaba que había alcanzado un acuerdo con Kondaur Capital Corp. para reestructurar la hipoteca de su casa en Baltimore tras retrasarse en los pagos. El taxista de 54 años retiró una demanda contra la compañía después de que le prometiera que trabajaría con él en la modificación de un préstamo, según el archivo del caso.

Sin embargo, Kondaur embargó la vivienda, para ofrecérsela de nuevo a Patrick por US$140.000. "No sé por qué son tan inhumanos", dice sobre la compañía de California, uno de los principales compradores de hipotecas en problemas.

Entre empresas como Kondaur, fondos de cobertura e inversionistas, existe un enorme apetito por comprar hipotecas en mora, préstamos de autos, deudas de tarjetas de crédito e incluso préstamos en efectivo a corto plazo a prestamistas deseosos de reducir sus pérdidas. Este año han cambiado de manos casi US$10.000 millones en hipotecas riesgosas, según Private National Mortgage Acceptance Co., o PennyMac, una compradora de préstamos hipotecarios fundada en 2008.

A menudo, estos préstamos se venden apenas a unos centavos por cada dólar. Los compradores esperan lograr una ganancia reestructurando el crédito, vendiéndoselo a otra entidad o, en el caso de las hipotecas, embargando la vivienda.

Sin embargo, algunos prestatarios se quejan de que los compradores de deuda los han amenazado e intentado cobrar la cantidad errónea o les han pedido el dinero a la persona equivocada. La Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos está examinando a nueve grandes compradores de deudas de tarjetas de crédito y otras deudas no garantizadas para determinar su papel en prácticas dudosas.

Kondaur y algunos de sus competidores tienen raíces profundas en la industria de las hipotecas de alto riesgo. Al igual que en el caso de los prestamistas de estos créditos, las operaciones de la compañía están reguladas por una gran cantidad de entidades, lo que dificulta la aplicación de estándares. En consecuencia, algunos funcionarios afirman no estar seguros de si los compradores de préstamos hipotecarios deberían estar regulados como compañías hipotecarias o como recolectoras de deuda, lo que complica la tarea de supervisar eficazmente las prácticas de esta creciente industria.

Ejecutivos de la industria afirman que están trabajando duro para cumplir con todos los requisitos gubernamentales. "Nos tomamos muy en serio las normas y somos conscientes de que detrás de cada uno de esos préstamos se encuentra una persona que cuenta con que actuemos de la forma más ética", dice David Spector, director de inversiones de PennyMac.

Por su parte, el presidente ejecutivo de Kondaur, Jon Daurio, asegura que la compañía "trabaja diligentemente… para encontrar soluciones en las que los propietarios pasan a alquilar viviendas, no a quedarse sin hogar". Daurio añade que Kondaur nunca se ofreció a modificar la hipoteca de Patrick a cambio de retirar la demanda.

Muchos bancos han comenzado a deshacerse de préstamos impagos para hacerles sitio a nuevos créditos en sus balances, una vez que la economía estadounidense dé señales de una recuperación sólida. Kondaur ha comprado este año más de US$1.000 millones en préstamos hipotecarios en problemas. Entre los vendedores se encuentran prestamistas tradicionales como Citigroup Inc., J.P. Morgan Chase & Co., PNC Financial Services Group Inc. y Wells Fargo & Co.

En Kondaur, el procedimiento habitual es pagar al prestatario para que se mude y entregue la propiedad, un acuerdo conocido como "dinero por llaves". Tan sólo alrededor del 5% de los préstamos comprados por Kondaur se modifican. No es sorprendente que muchos prestatarios muestren su descontento cuando Kondaur les obliga a afrontar la situación, dice Daurio, quien alega que no es culpa suya que la gente comprara casas que no podía permitirse.

Fuente: WSJ