17 ago. 2010

La fortaleza del yen anima a las empresas japonesas a salir de compras al exterior

Por Atsuko Fukase

TOKIO— El yen ha alcanzado su mayor nivel en 15 años, lo que es una buena noticia para un grupo de empresas japonesas que han decidido ir de compras al exterior.

El valor de adquisiciones extranjeras que involucran a compradores japoneses este año casi se duplicó a US$21.770 millones desde US$11.770 millones, según la firma de investigación Dealogic. La cantidad de acuerdos también aumentó, de 244 a 291.

La fortaleza del yen afecta a los exportadores japoneses y amenaza con descarrilar la recuperación del país. Pero la apreciación de la moneda también es un incentivo para las empresas japonesas con ganas de salir de compras, ya que les da un mayor poder adquisitivo y allana el camino para concretar negocios internacionales, en momentos en que las compañías buscan escapar del débil crecimiento económico y el envejecimiento de la población que enfrentan en el plano interno.

[Yen]

"Nos encanta el yen fuerte. Lo lamentamos por otras empresa japonesas, pero realmente, realmente nos encanta el yen fuerte", reconoce Hiroshi Mikitani, presidente ejecutivo del minorista en línea Rakuten Inc., que alcanzó acuerdos para comprar en mayo el minorista en línea estadounidense Buy.com por US$250 millones y en junio el sitio de comercio en Internet francés PriceMinister SA por 200 millones de euros, unos US$255 millones al tipo de cambio actual.

El total de adquisiciones aún está por detrás de las cifras de 2008, cuando a estas alturas del año las empresas japonesas había anunciado compras del orden de los US$40.800 millones. De todos modos, las compañías japonesas tienen los bolsillos llenos de efectivo y pueden adquirir compañías locales para acelerar su crecimiento en el exterior, afirman los ejecutivos. Las empresas con una fuerte demanda doméstica, como las de los sectores minoristas y de alimentos, son un blanco particularmente atractivo.

Los compradores japonesas han estado bastante activos en las últimas semanas. Nippon Telegraph & Telephone Corp. llegó a un acuerdo para comprar al operador sudafricano Dimension Data Holding PLC por US$3.100 millones en el mayor acuerdo de Japón en África. En julio, Kirin Holdings Co. acordó adquirir una participación en la cervecera de Singapur Fraser & Neave Ltd. por casi US$1.000 millones y JFE Holdings Inc. acordó comprar una participación minoritaria en la empresa india JSW Steel Ltd. por más de US$1.000 millones. En marzo, el laboratorio Astellas Pharma Inc. compró la estadounidense OSI Pharmaceuticals Inc. por cerca de US$4.000 millones.

La más reciente, en todo caso, no está a la altura de anteriores olas de compras de Japón en EE.UU., que algunas veces se toparon con una férrea resistencia. A fines de los 80, el fabricante de neumáticos Bridgestone Corp. compró Firestone Tire y Rubber Co. y Mitsubishi Estate se hizo con el control del Centro Rockefeller, en Nueva York. Sony Corp. adquirió Columbia Pictures Industries Inc. por unos US$4.200 millones y, en 1990, Matsushita Electric Industrial Co., la actual Panasonic Corp., desembolsó US$6.100 millones por MCA.

Tras una prolongada recesión, las empresas japonesas habían vuelto a salir de compras al extranjero antes de que estallara la crisis financiera. En 2000, Toshiba Corp. adquirió Westinghouse Electric y en 2006 Japón Tobacco Inc. se quedó con Gallaher Group PLC.

La reciente actividad, que no ha desatado tantas controversias, ha sido especialmente notable en los países en desarrollo como India, donde el valor de los acuerdos alcanzados creció 56% en el primer semestre a US$5.470 millones frente a igual lapso del año previo.

"Luego del enfriamiento durante la incertidumbre de la crisis financiera global, una renovada confianza en la recuperación económica está llevando a las firmas japonesas a volver a utilizar las pilas de efectivo que tienen acumuladas en adquisiciones estratégicamente sólidas en el exterior", afirma Steven Thomas, codirector de fusiones y adquisiciones de UBS Securities Japan.

Fuente: WSJ