14 dic. 2010

La oferta y la demanda recobran protagonismo en los precios de los 'commodities'

Por Liam Pleven

Durante buena parte del año, los precios de los cultivos básicos, combustibles y metales industriales se han movido al unísono y al ritmo de la economía global.

En las últimas semanas, sin embargo, los precios de materias primas como el algodón, el petróleo y el cobre han sido impulsados por la oferta y la demanda, más que por las perspectivas de la economía mundial.

"Los commodities se empiezan a comportar como commodities nuevamente", afirma Kevin Norrish, director gerente de investigación de materias primas de Barclays Capital.

En el primer semestre, los mercados de bienes básicos a menudo repuntaban cuando mejoraban las perspectivas de la economía mundial y caían cuando los mercados temían una recaída. Asimismo, los precios del petróleo y el cobre, considerados como un barómetro de la actividad económica, subían y bajaban de forma similar.

Ahora, mientras aumenta la confianza de los inversionistas en la salud de la economía global, las trayectorias de los commodities empiezan a divergir. La brecha en el desempeño de los índices Dow Jones-UBS que siguen los precios de las materias primas agrícolas y energéticas se acerca a su mayor nivel del año. Los cultivos acumulan un alza de 28% en lo que va del año, los combustibles un descenso de 13% y los metales industriales se ubican en el medio, con un avance de 8%.

A mediados del año, en cambio, la diferencia en los retornos de los tres tipos de commodities era inferior a un punto porcentual.

El cambio tiene ramificaciones no sólo para los inversionistas que añaden commodities para diversificar sus portafolios, sino para las empresas que producen o consumen materias primas.

Las grandes fuerzas macroeconómicas aún tienen el poder de mover los mercados. Los precios de muchos commodities, por ejemplo, se han disparado desde que la Reserva Federal de Estados Unidos reveló en agosto un plan para inyectar más dinero en la economía. En momentos en que las tasas de interés se encuentran en mínimos históricos, los inversionistas han volcado su atención a los bienes básicos.

[materias primas]

De todos modos, los retornos han empezado a distanciarse. Hasta fines de julio, las trayectorias del cobre y el crudo eran muy parecidas. Los precios del metal rojo cayeron 0,6% entre enero y julio mientras que los del petróleo cedieron 0,5%. En lo que va de diciembre, no obstante, el cobre ha subido 7% y el viernes alcanzó un máximo de US$4,105 la libra, con lo que acumula un alza de 23% en 2010. El alza refleja la opinión de muchos analistas de que la demanda del metal superará la producción durante un tiempo, a medida que las economías emergentes expanden su infraestructura y las nuevas inversiones acaparan el suministro. La reciente alza del petróleo ha sido más moderada. Los precios han subido 11% en 2010, en parte por la abundancia de suministro y la capacidad de los países exportadores de crudo de producir más.

A su vez, las preocupaciones sobre una escasez de suministro han hecho subir los precios de algunas de las principales materias primas agrícolas en el segundo semestre. Los precios del maíz y el trigo, por ejemplo, han subido 72% desde sus mínimos de junio.

De todos modos, no hay que perder de vista que el surgimiento de una nueva crisis económica podría anular los factores que están impulsando los mercados de commodities en este momento.

Fuente: WSJ