1 mar. 2011

La Fed está preparada para responder a un alza de precios, dice Bernanke

Por Michael R. Crittenden

WASHINGTON (Dow Jones)--El presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Ben Bernanke, dijo el martes que el banco central está preparado a responder, si es necesario, a un aumento en los precios de los bienes básicos causado en parte por los disturbios en el Medio Oriente, aunque afirmó que las expectativas sobre la inflación siguen siendo bajas.

En su comparecencia ante un panel del Senado para entregar su informe semestral sobre el estado de la economía, Bernanke reiteró que la recuperación económica de Estados Unidos está ganando tracción, incluso en momentos en que el crecimiento del empleo y el mercado inmobiliario permanecen débiles.

La Fed proyecta que el producto interno bruto del país crezca entre el 3,5% y el 4% en el 2011, sostuvo Bernanke, y podría existir motivos para ser optimistas en el frente laboral en los trimestres venideros.

Bernanke, quien comparecerá el martes y el miércoles ante el Congreso para hablar sobre la economía, utilizó su testimonio preparado de antemano para subrayar la atención de cerca que presta la Fed al políticamente volátil tema de la inflación.

Si bien el banco central continúa proyectando bajos niveles de inflación para los próximos años, el funcionario reconoció el alza en los precios de una serie de bienes básicos desde el verano pasado.

Si bien estos aumentos probablemente generarán, "como máximo, un incremento temporal y relativamente modesto" en los precios para los consumidores estadounidenses, Bernanke dejó en claro que la Fed no vacilará en actuar si un sostenido incremento en los precios del petróleo y otros bienes básicos amenazan la recuperación económica del país.

"Continuaremos vigilando de cerca estos acontecimientos y estamos preparados a responder, si es necesario, para dar el mejor apoyo a la actual recuperación dentro de un contexto de estabilidad en los precios", afirmó Bernanke.

El titular de la Fed restó importancia al papel que el banco central ha tenido en el alza global de los precios, continuando así con una ofensiva de la entidad en contra de las críticas de que la postura acomodaticia y las medidas de relajamiento cuantitativo de la Fed están contribuyendo a los repuntes en los precios de los bienes básicos.

Tras destacar que los disturbios en el Medio Oriente han causado alzas en los precios del petróleo y el gas en semanas recientes, Bernanke afirmó que la responsabilidad recae sobre la demanda global -particularmente desde algunas economías de mercados emergentes- y no sobre la política monetaria.

"Los precios de los bienes básicos han ascendido significativamente en términos de todas las monedas principales, lo cual sugiere que es poco probable que los cambios en el valor del tipo de cambio del dólar hayan sido un impulsor importante en los incrementos observados en meses recientes", afirmó.

No obstante, el funcionario señaló que las medidas de la Fed para inyectar dinero en la economía estadounidense durante los últimos años parecen haber sido exitosas. Si bien algunos funcionarios en el extranjero han criticado el plan de compra de US$600.000 millones en bonos, anunciado el año pasado y conocido como flexibilización cuantitativa, Bernanke dijo que los indicadores del mercado sugieren que el panorama económico ha mejorado desde su anuncio.

"Por su puesto, es demasiado temprano para tener una valoración firme sobre cuánto de la reciente mejoría en el panorama puede ser atribuido a la política monetaria, pero estos acontecimientos son consistentes con que ha tenido un efecto beneficioso", añadió.

En una señal de reconocimiento a las preocupaciones de algunos en el Congreso sobre la estrategia de salida de la Fed, Bernanke repitió que el banco central tiene un número de herramientas para restringir la política monetaria cuando sea apropiado. El presidente de la Fed dijo que la entidad continuará revisando su programa de compra de bonos y que lo ajustará de ser necesario, además de tomar otras medidas para ayudar a drenar las reservas de los bancos en el momento apropiado con el fin de promover una situación económica saludable.

"El FOMC (Comité de Mercados Abiertos de la Fed) permanece inquebrantablemente comprometido a la estabilidad en los precios y, en particular, a lograr una tasa de inflación en el mediano plazo que es consistente con el mandato de la Reserva Federal", sostuvo Bernanke.

Con respecto a la economía de Estados Unidos, Bernanke afirmó que la Fed observa crecientes evidencias de que los gastos del consumidor y de las empresas podrían estar recuperándose a un punto en el que el crecimiento es auto sostenible. Agregó que la demanda extranjera y local ha ayudado a impulsar la actividad manufacturera de Estados Unidos.

A pesar de estos indicadores positivos, Bernanke dijo que el mercado de la vivienda permanece "excepcionalmente débil" y que el desempleo podría tardar varios años en regresar a niveles más normales.

"Hasta que veamos un período sostenido de creación de empleos más fuerte, no podemos considerar que la recuperación se ha establecido verdaderamente", afirmó Bernanke.