15 abr. 2011

La apreciación del euro agrava problemas de las economías periféricas

Por Brian Blackstone

FRÁNCFORT—La periferia de la Unión Europea se prepara para otro golpe a sus ya sombrías perspectivas económicas, esta vez debido al alza del euro, que el miércoles llegó a su nivel más alto en 15 meses frente al dólar.

En lo que va del año, el euro ha subido casi 10% respecto a la moneda estadounidense y 4% por encima de la libra británica.

Usualmente, los exportadores pueden contrarrestar un tipo de cambio más alto cuando los volúmenes de comercio van en subida, como ocurrió el año pasado cuando el intercambio comercial global se expandió a tasas de dos dígitos, impulsado por países emergentes de rápido crecimiento como China, India y Brasil.

Pero se prevé que el comercio mundial crezca 7,4% este año, muy por debajo del 12,4% de 2010, según dijo esta semana el Fondo Monetario Internacional, lo que elimina una fuente clave de demanda para la zona euro, que lucha por generar un crecimiento interno.

[euro]

Irlanda es vista como uno de los países más vulnerables al alza del euro por su importante exposición al comercio fuera de la zona euro. Otro país vulnerable es Portugal, que exporta productos de bajo valor que demandan una mano de obra intensiva, como textiles. Esto podría acentuar una ya amplia brecha entre los países prósperos del norte, como Alemania, y la periferia más débil del sur europeo e Irlanda, que ya enfrentan una mezcla de alto desempleo, burbujas de deuda que explotaron y austeridad fiscal que reduce el crecimiento.

"Claramente desacelerará aun más el crecimiento en la periferia", dijo Silvio Peruzzo, economista del Royal Bank of Scotland que ha estudiado el efecto de los tipos de cambio en los distintos países del bloque. Según Peruzzo, si el euro permanece cerca de su actual nivel, podría restar 2,3% del Producto Interno Bruto irlandés en el próximo año y 1,2% del portugués.

España también recibirá un golpe importante, aunque menor que Portugal e Irlanda, según Peruzzo.

"Los movimientos significativos en las monedas tienden a tener un efecto desproporcionado en la forma en que comerciamos en Irlanda", dijo John Whelan, presidente ejecutivo de la Asociación de Exportadores Irlandeses, que representa a 70% del sector exportador de ese país. El euro alto "hace que nuestra fuerza laboral se vea más cara para una serie de mercados claves para nosotros y eso no es bueno cuando estamos enfrentando un alto desempleo", dijo Whelan, a quien le gustaría un nivel de US$1,10 por euro.La economía de Portugal no depende tanto de las exportaciones como la de Irlanda. Pero es vulnerable debido a que tiene un notable intercambio con África y América Latina, donde las transacciones con frecuencia están vinculadas al dólar.

Gran parte del alza del euro se produjo luego de que el presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, dijo a mediados de enero que le preocupaba cada vez más la inflación, lo que llevó a los inversionistas a adelantar sus expectativas de alza de las tasas de interés por parte de esa institución. La semana pasada, el BCE subió las tasas de interés por primera vez en casi tres años, mucho antes del momento en que se espera que lo hagan otros grandes bancos centrales, en particular la Reserva Federal de Estados Unidos.

Las altas tasas de interés fortalecen a una moneda al atraer capital global de los inversionistas que buscan una rentabilidad más alta. Muchos analistas piensan que el BCE subirá las tasas nuevamente tan pronto como en junio, un punto de vista sustentado por recientes comentarios de altos funcionarios de la institución.

El lunes, el FMI recortó sus previsiones de crecimiento tanto para Portugal como para Irlanda y ahora espera que el primero se contraiga tanto este año como el próximo. Portugal recientemente solicitó un rescate de sus socios europeos para escapar de los altos costos de financiamiento. Irlanda y Grecia fueron rescatadas el año pasado por la Unión Europea y el FMI.

En contraste con lo que ocurre en la periferia, la industria alemana está tomando el alza del euro con calma, confiada en que la calidad de sus autos y sus máquinas de precisión más que compensarán cualquier efecto del tipo de cambio en los precios. El FMI incrementó esta semana las previsiones de crecimiento para este año de Alemania.

"Las exportaciones alemanas no dependen tan fuertemente de los precios como otros países, especialmente en ingeniería mecánica y eléctrica", dijo Dirk Schlotböller, economista de la cámara alemana de comercio e industria, conocida como DIHK. Solamente una de cada seis empresas alemanas citó en una reciente encuesta al euro como una gran amenaza económica. Muchas más están más preocupadas por los precios de la energía y de las materias primas.

"Ahí el alza del euro podría ser beneficiosa" al reducir los precios de los commodities que se fijan en dólares, dijo Schlotböller.

Fuente: WSJ