18 ago. 2011

El presidente del Banco de China pide a EE.UU. que no lance otra ronda de relajación cuantitativa

Por Eliot Gao

BEIJING (EFE Dow Jones)--Estados Unidos debería contenerse de lanzar una tercera ronda de expansión cuantitativa y de endurecer su política monetaria para aumentar la confianza mundial en el dólar, afirmó el presidente del Banco de China, Xiao Gang.

En un ensayo publicado el miércoles en el diario oficial China Daily, el presidente del banco de divisas más grande de China también dijo que Estados Unidos debería resolver sus problemas estructurales y de alejarse de un modelo económico basado en el consumo excesivo. Esto también obligaría a impulsar el ahorro y depender menos del gasto gubernamental.

"El inicio de una tercera fase de expansión cuantitativa podría impulsar los mercados financieros y de las materias primas por un corto espacio de tiempo, pero provocaría nuevas burbujas de activos y avivaría aún más las expectativas de inflación, lo que creará problemas en la propia economía de Estados Unidos y en la de los países emergentes", escribe.

Xiao dijo que aunque la lucha por elevar el techo de endeudamiento de Estados Unidos ha terminado, la rebaja de la calificación crediticia ha provocado turbulencias en los mercados internacionales. Además sugirió que los mercados mundiales podrían estar amenazados por los problemas estructurales de Estados Unidos.

"Hay una sensación real de que se acerca rápidamente una nueva fase de la crisis", dijo.

Xiao dijo también que es hora de que los países desarrollados y los países emergentes normalicen las políticas monetarias que fueron adoptadas en respuesta a la crisis financiera.

China debería estar preparada para vigilar de cerca los efectos retardados del endurecimiento de la política monetaria, dijo.

Xiao apuntó que si bien China ya ha adoptado una política monetaria prudente para hacer frente a la inflación, una de las causas más arraigadas de la persistente presión inflacionista se debe a problemas estructurales en la agricultura y la energía.

La política monetaria por sí sola no es suficiente para hacer frente a esos problemas, dijo.

También advirtió que la recuperación económica mundial será más lenta de lo que muchos esperan y que el actual empeoramiento de la situación económica mundial podría reflejarse en la economía de China en 2012 y adelante.