16 ago. 2011

Zoellick pide soluciones económicas de largo plazo

Por Enda Curran

SIDNEY—La economía global y los mercados se están dirigiendo a "una nueva zona de peligro" que requerirá poner en marcha medidas políticas decisivas para restablecer la confianza, dijo el domingo el presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick.

La crisis provocada por la espiral de deuda soberana en Europa y la rebaja de la calificación crediticia de Estados Unidos han provocado una nueva ola de volatilidad y alimentado los miedos de otra recesión global. Es algo que ocurre mientras las autoridades de los países desarrollados están agotando los recursos para hacer frente a nuevas sacudidas.

Zoellick ha apoyado la decisión del Banco Central Europeo de comprar bonos de países de la eurozona bajo presión como España e Italia, pero puntualizó que esta medida sólo resolverá problemas de liquidez a corto plazo. Por ello, pidió a los líderes que aprobaran reformas estructurales para mejorar la productividad, la creación de empleo y el libre comercio para poder volver a la senda del crecimiento.

"Estamos entrando a una nueva zona de peligro", dijo Zoellick a periodistas en Sydney tras un discurso. "Sería importante que los principales actores económicos tomen medidas de corto y largo plazo para restaurar la confianza".

Los países en desarrollo también enfrentan dificultades, dijo el presidente del Banco Mundial. Zoellick, que ha estado al frente de esta institución internacional desde 2007, reconoció que hay un riesgo de recalentamiento en la economía china y dijo que la inflación de 6,5% registrada en este país en julio, la máxima en tres años, probablemente ha influido en las autoridades para que permitan una apreciación del yuan para combatir la presión sobre los precios. Zoellick pidió una mayor apreciación de la divisa.

"La razón por la que creo que hemos visto parte de esta apreciación de la moneda es que (la inflación de julio) probablemente inclinó la balanza internamente para una revalorización como una forma de contrarrestar la inflación", dijo Zoellick en declaraciones anteriores en un panel.

El yuan alcanzó un nuevo máximo frente al dólar el viernes después de que el banco central guiara al alza su divisa por tercera jornada consecutiva, lo que representó la mayor apreciación semanal de esta moneda desde que fue desvinculada de la estadounidense en junio del año pasado.

Zoellick, que fue subsecretario del Departamento de Estado de EE.UU., dijo que una inflación de hasta 10% en China acarrearía graves problemas a los líderes del país y advirtió que si hubiera una fuerte desaceleración, Beijing tendría menos posibilidades que antes de poner en marcha políticas de estímulo dada la creciente inflación y los préstamos tóxicos que hay en su sistema financiero.

Sobre el papel del dólar como divisa de reserva, Zoellick dijo que espera que esta moneda mantenga el estatus como el principal activo de reserva, pero abogó porque haya un nuevo enfoque multilateral que, con el tiempo, permita que otras divisas, incluida la china, crezcan para representar una mayor proporción de las reservas globales.

Fuente: WSJ