1 sept. 2011

La Fed contempló una nueva ronda de relajación cuantitativa, según sus actas

Por Luca Di Leo y Jeff Bater

WASHINGTON (Dow Jones)--Los funcionarios de la Reserva Federal de Estados Unidos debatieron sobre las opciones que tienen para fortalecer la persistentemente débil economía, según las actas de la última reunión de política monetaria publicadas el martes.

La herramienta más poderosa -una tercera ronda de compra de activos conocida como relajación cuantitativa III, o QE3- fue planteada por algunos funcionarios como una posibilidad, según las actas de la reunión que sostuvo el Comité de Mercados Abiertos de la Fed, o FOMC, el 9 de agosto.

"Algunos participantes indicaron que se podrían usar compras adicionales de activos para proporcionar más acomodación al rebajar las tasas de interés a largo plazo", se lee en las actas, que no entregaron detalles sobre cuántos funcionarios estuvieron a favor de una QE3, ni bajo qué condiciones se podría implementar el programa.

Las actas se publicaron con el desfase habitual de tres semanas.

Los funcionarios de la Fed se reunieron pocos días después de que cifras económicas mostraran que la economía apenas creció en el primer semestre y la tasa de desempleo se mantuvo sobre el 9% en julio, lo que avivó los temores de una nueva recesión y generó fuertes variaciones en las acciones. Con la esperanza de reactivar los mercados y la economía, los funcionarios hicieron un compromiso condicional de mantener las tasas de interés a corto plazo cerca de cero hasta mediados de 2013, una de las pocas opciones de flexibilización que quedan ahora que las tasas de interés se encuentran en un mínimo histórico.

En cuanto a opciones fuera de la QE3, las actas mostraron que algunos funcionarios sugirieron que extender la duración promedio de la cartera actual de la Fed mediante la venta de bonos de menor vencimiento y la compra de bonos de mayor vencimiento podría tener un efecto similar a comprar nuevos valores directamente.

Solo unos pocos participantes en la reunión del FOMC opinaron que reducir la tasa de interés que reciben los bancos por las reservas que mantienen en la Fed -que actualmente se ubica en un 0,25%- ayudaría a la economía, lo que sugiere que es poco probable que se utilice esa herramienta. Una minoría de los funcionarios expresó que ninguna de las herramientas contribuiría a impulsar la economía.

Tres de los 10 miembros con derecho a voto discreparon con la decisión del titular Ben Bernanke de informar a la opinión pública que la Fed planea mantener las tasas de interés cerca de cero por otros dos años, lo que representa la oposición interna más dura que ha enfrentado un presidente de la Fed en casi 20 años.

Los funcionarios se mostraron pesimistas hacia la economía, según las actas, y redujeron las proyecciones de crecimiento para el segundo semestre de 2011 y para el 2012 en forma significativa. Se estima que desempleo se mantendrá elevado hasta fines del próximo año.

Los miembros del comité también expresaron dudas sobre la fortaleza subyacente de la economía estadounidense más de dos años y medio después del término de la recesión.

"Muchos participantes también observaron un aumento en los riesgos bajistas para el crecimiento económico", según las actas.