11 feb. 2010

Los impuestos ayudarían a Grecia, si sus habitantes los pagaran

Por Sebastian Moffett y Alkman Granitsas

ATENAS—Al parecer, Grecia tiene una opción fácil para controlar un déficit presupuestario que ha estremecido los mercados financieros: frenar la evasión fiscal generalizada, que le cuesta al país unos 15.000 millones de euros (US$20.500 millones) anuales, una suma que permitiría saldar una gran parte de su déficit.

El problema es que la evasión fiscal en este país mediterráneo es extremadamente difícil de erradicar.

Como parte de las medidas para enfrentar sus problemas presupuestarios, Grecia anunció el martes nuevos planes de austeridad.

El ministro de Finanzas, George Papaconstantinou, anunció la congelación de los salarios del sector público y un recorte promedio de 10% de los sueldos e ingresos suplementarios de los funcionarios públicos. Los salarios y bonificaciones para el primer ministro, altos funcionarios del gobierno y ejecutivos de empresas estatales quedarán congelados, y se reducirán bajo ciertas condiciones. Las medidas permitirían ahorrar al Estado unos 850 millones de euros (cerca de US$1.167 millones) este año, dijo Papaconstantinou.

El gobierno también anunció un impuesto marginal de 38% sobre los salarios de ciudadanos que ganen más de 40.000 euros (US$55.000) anuales, frente al actual 25%.

[Grecia] Reuters

El ministro de Finanzas griego, George Papaconstantinou, en una conferencia de prensa en Atenas, el 9 de febrero.

Además, se eliminarán decenas de lagunas fiscales y devoluciones especiales y se incrementarán los impuestos sobre los dividendos y las compañías en el extranjero. Las medidas tributarias aportarían a las arcas gubernamentales unos 1.200 millones de euros (US$1.648 millones), informó el gobierno.

La economía informal griega, compuesta por los ingresos no declarados, representó 25,1% del Producto Interno Bruto en 2007, según Friedrich Schneider, catedrático de la Universidad Johannes Kepler en Linz, Austria. Las economías informales de España, Portugal e Italia se acercan todas al 20% del PIB, frente a 11,8% en Francia y 7,2% en Estados Unidos, añadió Schneider.

Al explicar la incontrolada evasión fiscal, Schneider afirma que países como España, Portugal y Grecia tan sólo han tenido democracias continuas desde los años 70, y la gente no está acostumbrada a que los gobiernos representen al interés público.

"En la mayoría de estos países, lo que importa es la familia… Hay un menor sentido del deber hacia el Estado", afirma Alberto Alesina, catedrático de política económica de Harvard. "En estos países, la evasión fiscal es algo de lo que se puede hablar tranquilamente —y estar orgulloso— conversando con los amigos en una cena".

En los medios de comunicación griegos abundan los casos de corrupción entre los funcionarios de Hacienda. El diario Ethnos informó a mediados de diciembre del arresto de un funcionario ateniense de 51 años acusado de recibir 1.000 euros (US$1.374) del propietario de una tienda de animales a cambio de no imponerle una multa de 3.000 euros (US$4.120) a su establecimiento.

Por otro lado, en una encuesta gubernamental realizada el año pasado a 150 doctores del lujoso barrio ateniense de Kolonaki todos los médicos informaron que recibían un salario inferior a 30.000 euros (US$41.220) anuales. Treinta de ellos dijeron que ganaban menos de 10.000 euros (US$13.700).

"Un contribuyente no puede declarar unos ingresos de 15.000 euros (US$20.610) y al mismo tiempo mantener una casa grande, un auto grande, un barco de recreo y enviar a sus hijos a una escuela privada", dijo Papaconstantinou el martes.

La asociación de doctores de Atenas no respondió a numerosos pedidos para que comentara sobre el sondeo.

La semana pasada, un taxista ofreció a un empresario un recibo de 50 euros por un viaje de 40 euros, para permitir al cliente reclamar más gastos a su compañía.

El taxista impuso una condición: escribir el recibo en un pedazo de papel en lugar de entregar un recibo de su taxímetro, para que el pago no quedara registrado.

Dimitris Mavrogiannis, propietario de un taller de pintura para autos en el distrito New Cosmos, en Atenas, afirma que por lo general él emite recibos, ya que la mayoría de sus clientes trabaja en compañías de seguros, que insisten en tener constancia del cargo. Sin embargo, reconoce que hace excepciones.

"En la mayoría de los casos, emito recibos", afirma Mavrogiannis, de 58 años. "Pero a veces me piden un descuento sobre el IVA y yo accedo".

Toda esta evasión de impuestos se ha convertido ahora en un problema, cuando el déficit presupuestario de Grecia fue probablemente de 13% del PIB en 2009, lo que llevó a una venta masiva de deuda gubernamental griega y aumentó la tasa de interés que debe pagar el Estado.

Los economistas afirman que no hay solución fácil, y que la única forma de resolver los problemas fiscales de Grecia es a través de medidas graduales. Por su parte, los griegos dicen que les gustaría un sistema más justo.

"Trabajo para una gran constructora griega…pero por supuesto, también he hecho trabajos por mi cuenta sin pagar impuestos", afirma el contratista Alexandros Foukis, de 27 años. "Lo que el gobierno necesita hacer es proveer incentivos para que la gente emita un recibo".

Fuente: WSJ