5 oct. 2010

Riesgos soberanos amenazan recuperación: FMI

MÉXICO, 5 de octubre, 2010.- En su Reporte de Estabilidad Financiera Global, el Fondo Monetario Internacional hizo hincapié en los riesgos que persisten para el sistema financiero global sobretodo ante los problemas de deuda que encaran diversos países industrializados, y los peligros que la exposición a deuda de esos países representa para el sistema bancario internacional.

El FMI advierte que las debilidades estructurales que enfrentan los gobiernos de países europeos pueden propagarse al sistema financiero e incluso tener consecuencias adversas para el crecimiento económico mundial en el mediano plazo.

“La turbulencia financiera que asaltó a parte de la zona euro entre abril y mayo pasados, fue un crudo recordatorio de los estrechos vínculos entre el riesgo soberano y el sistema financiero así como de los potenciales contagios a través de los países”.

A partir del episodio de volatilidad en Europa, el FMI evalúa que los niveles de apetito por el riesgo han declinado tanto en el mercado accionario como en el crediticio ante la preocupación sobre la exposición a las deudas soberanas. También considera que las condiciones monetarias y financieras se han restringido como resultado de esta tensión y ante los pasos iniciales de algunos bancos centrales para comenzar a desmantelar las medidas de apoyo introducidas en respuesta a la crisis global.

Entre los riesgos que más parecen preocupar al FMI es la combinación de un perfil débil de deuda en ciertos países junto con la exposición de su propia banca y de la banca internacional a la deuda emitida por éstos. En este sentido, sigue siendo Grecia el que destaca como un país con una elevada proporción de deuda sobre PIB, que se ubica en 130.2%, en tanto la exposición de su banca a esta deuda es de 20.6%. La banca internacional está expuesta en un 29.9% a la deuda de Grecia.

Portugal también se encuentra en situación vulnerable fiscalmente. Así, su deuda como porcentaje el PIB representa el 83.1% mientras la banca internacional tiene 23% de la deuda emitida por este país.

Respecto a estos países el FMI dice “muchas economías avanzadas tienen una significativa debilidad en una o más dimensiones (en el ámbito fiscal y en el ámbito financiero) exponiendo a sus economías y al sistema financiero a mayores riesgos a la baja por sus sobrecargadas cuentas fiscales”.

En este caso, también se encuentran Italia e Irlanda. El primero tiene una elevada proporción deuda-PIB de 118.4% aunque su déficit fiscal es más bajo, de 0.8% del PIB. La banca internacional tiene una exposición de 17.7% a deuda italiana.

De Irlanda destaca su abultado déficit primario, el más elevado de los 24 países que el FMI compara, que representa el 15.0% del PIB. Y la exposición de la banca internacional a la deuda de esté país representa el 11.7% de la emisión.

Sobre los efectos de propagación a través de los países, el FMi dice que éstos han tomado varias formas desde el incremento de las primas de riesgo conjuntamente al comportamiento de manda de los inversionistas, “pero el más desestabilizador han sido los contagios que han cortado la fuentes de fondeo a los bancos”.

El FMI advierte la mejora experimentada en todos los tipos de riesgos crediticios se ha pausado “la recuperación ha fortalecido las hojas de balance corporativas y estabilizado algunos indicadores de apalancamiento de los hogares. Sin embargo, ante el regreso de la incertidumbre en la economía, el continuo desapalancamiento, y la propagación de los riesgos soberanos el sistema financiero se mantiene vulnerable a shocks de confianza”. Y advirtió “Los riesgos permanecen en la zona euro por las interacciones negativas entre deuda soberana y las vulnerabilidades bancarias”. (El Semanario Agencia, ESA)