13 ene. 2011

El gobierno chino da un paso más hacia la globalización del yuan

Por Lingling Wei

Por primera vez en su historia, China permitió la compra y venta de su moneda en Estados Unidos, lo que representa un respaldo por parte de Beijing al mercado de más rápido crecimiento para el yuan y un avance significativo en el plan del país para promover operaciones globales en su moneda.

El Banco de China, donde el gobierno posee 70% del capital, está permitiendo a sus clientes realizar operaciones en yuanes en EE.UU., expandiendo el naciente mercado offshore de la moneda tras su salida a Hong Kong el año pasado.

La decisión es el paso más reciente de China para permitir que el yuan, cuyo valor es estrictamente controlado por el gobierno, se convierta en una moneda internacional que pueda utilizarse en el comercio y las inversiones. Los analistas creen que permitir las transacciones en yuanes es una medida inicial del gobierno chino con miras a hacer que su moneda sea totalmente convertible en dólares y otras divisas.

"Nos estamos preparando para el día en que el yuan sea totalmente convertible", dijo Li Xiaojing, gerente general de la sucursal del Banco de China en Nueva York, en una entrevista con The Wall Street Journal. Añadió que la meta de la entidad es convertir el yuan en "la cámara de compensación" de EE.UU.

Hasta mediados de 2010, la compra y venta del yuan se había limitado a China, bajo controles de capital estrictos. Pero en julio, se empezó a negociar en Hong Kong. Las transacciones diarias se han disparado desde cero a US$400 millones.

Los preparativos para la convertibilidad del yuan también son una señal de la fortaleza de China, hoy la segunda mayor economía nacional del mundo. China reconoce que como una potencia comercial global debe tener una moneda global. Llegado el momento, un yuan internacional podría surgir como un depositario de valor similar al dólar, el euro o el yen.

Aunque empresas e individuos en EE.UU. ya pueden negociar en yuanes a través de bancos occidentales como HSBC Holdings PLC, el patrocinio de un banco estatal a la expansión de la convertibilidad del yuan ofrece un sello de aprobación de China. El Banco de China, el banco más internacional del país, ahora permite a las compañías e individuos comprar y vender la moneda china a través de cuentas en sus sucursales en EE.UU.

La relajación de las restricciones empezó con el establecimiento de un mercado en Hong Kong, una ex colonia británica bajo la soberanía china, pero con sus propios sistemas legales y financieros. Cualquiera con una cuenta en yuanes en Hong Kong ahora puede comprar y vender la moneda.

La decisión del Banco de China podría abrir aún más la moneda a la negociación y, posiblemente, atraer a compañías chinas con oficinas en EE.UU.

Aunque la negociación del yuan se ha expandido rápidamente, aún representa una parte minúscula de los US$4 billones (millones de millones) que se transan diariamente en los mercados de divisas del mundo y palidece frente a la convertibilidad del dólar, yen, euro y otras monedas.

Los analistas advierten que China podría cambiar de parecer y reducir el avance del mercado para el yuan.

Aun así, algunos expertos creen que la compra y venta de yuanes fuera de China es un punto determinante y necesario para permitir que la moneda circule libremente. Por ahora, el mercado offshore actúa como un mercado paralelo y no afecta la tasa oficial del yuan que Beijing establece cada día.

Un obstáculo para el crecimiento de la convertibilidad del yuan en EE.UU. es la falta de demanda de la moneda entre las compañías estadounidenses, que en su mayoría aún prefieren el dólar para cerrar transacciones internacionales. Hace poco McDonald's Corp. y Caterpillar Inc. se convirtieron en las primeras empresas estadounidenses no financieras en colocar deuda en yuanes en Hong Kong.

El año pasado, el yuan se fortaleció 3,3% frente al dólar.

Fuente: WSJ