9 jun. 2011

La UE exige planes económicos más ambiciosos a sus miembros

Por Laurence Norman

BRUSELAS (EFE Dow Jones)--El brazo ejecutivo de la Unión Europea dijo el martes que los planes económicos presentados por los estados miembros reflejan en gran medida los objetivos de política acordados aunque con frecuencia son poco ambiciosos y carentes de detalles concretos.

En la que será primera de las recomendaciones anuales sobre política monetaria a los estados miembros en el marco de las nuevas normas de gobierno económica más estrictas de la UE, la Comisión Europea insistió en que hay que hacer más para garantizar la sostenibilidad de las cuentas públicas de los estados miembros.

"La Comisión no desea imponer la austeridad a los europeos. Pero el hecho es que las cuentas públicas insostenibles están limitando nuestro potencial de crecimiento", dijo la Comisión en un comunicado. "Por eso es esencial un recorte duradero de la deuda pública y los déficit".

Según las nuevas normas de gobierno de la UE, los estados miembros deben remitir los planes de cuentas públicas y reforma económica a la comisión para mayo. Se intenta con esto evitar que se repita una crisis de deuda como la actual permitiendo a la Comisión una mayor supervisión de las políticas nacionales y la coordinación a nivel de la UE de las prioridades económicas y fiscales.

Pero la Comisión se mostró crítica con muchos de los programas.

"Los planes nacionales a menudo carecen de ambición", dijo la Comisión, que agregó que "los programas varían significativamente en cuanto a la especificidad de las acciones previstas... Muchas de las medidas propuestas son vagas".

La Comisión fijó una serie de prioridades para los gobiernos. En cuanto a los temas fiscales, se especifican las medidas para reducir los déficit públicos y las reformas fiscales.

En cuanto a los mercados laborales, está el aumento de la edad de jubilación, la reducción de los planes de jubilación anticipada, el recorte de los impuestos a las nóminas y asegurarse de que los salarios se vinculan a la productividad.

Las recomendaciones se debatirán en una reunión de ministros de Finanzas y líderes de los estados miembros este mes. El Consejo Europeo tiene potestad para rebajar las propuestas de la Comisión.