10 jun. 2011

El Banco Mundial insta a los países en desarrollo a enfriar sus economías

Por Ian Talley

WASHINGTON (Dow Jones)--Los países en desarrollo necesitan que sus economías vuelvan a concentrarse en evitar un sobrecalentamiento y el daño asociado a las alzas de los precios de los bienes básicos, para preservar un sólido crecimiento y evitar un aterrizaje forzoso, advirtió el martes del Banco Mundial.

Tras la crítica etapa de la recuperación, los mercados emergentes "deben centrarse ahora en retornar la política monetaria a una situación más neutral y reconstruir los colchones fiscales que permitieron a los países en desarrollo responder a la crisis con políticas anticíclicas", dijo Andrew Burn, gerente de Macroeconomía Mundial y principal autor del informe perspectivas económicas mundiales del banco.

En algunas de las mayores economías en desarrollo -como China, India y Brasil, que se encuentran en sus límites de capacidad de producción- las autoridades deberían acelerar los aumentos de las tasas de interés, reducir el gasto del gobierno y, en ciertos casos, apreciar sus monedas.

Las proyecciones del banco para el crecimiento sólo se modificaron marginalmente frente al informe de enero. El crecimiento global para 2011 fue revisado levemente a la baja a un 3,2%, mientras que la expansión para 2012 y 2013 se mantuvo sin cambios en un 3,6%.

El banco indicó que los mayores riesgos para el panorama global son la posibilidad de un continuo aumento en los precios de los alimentos, otra serie de alzas en los precios del petróleo y los persistentes problemas de déficit fiscal y de deuda soberana en las naciones ricas. La agitación política en Medio Oriente y el desastre natural en Japón han afectado moderadamente el crecimiento mundial pese a los importantes efectos que tuvieron en los mismos países, señaló la entidad.

La proyección para el crecimiento en países de altos ingresos ahora se redujo al 2,2% para este año, frente a la estimación del 2,4% de enero, y para 2012 se calcula en un 2,7%. El banco elevó al 6,3% sus expectativas de crecimiento de los países en desarrollo para 2011, frente a las estimaciones de un 6% de enero, e incrementó marginalmente la de 2012 a un 6,2%.

Pese a la resistencia que mostraron los países emergentes durante la crisis y el sólido crecimiento, que superó con creces las magras perspectivas de las economías avanzadas, los países en desarrollo se han expandido a tal ritmo que están poniendo en riesgo su futuro crecimiento.

"Muchas economías en desarrollo están operando por encima de su capacidad y corren el riesgo de sobrecalentamiento, sobre todo en Asia y América Latina", sostuvo Hans Timmer, director del Grupo de Análisis de las Perspectivas de Desarrollo del Banco Mundial. "La política monetaria ha respondido, pero puede que las políticas fiscales y de tipo de cambio tengan que ejercer un papel más importante para controlar la inflación", añadió.

Por su parte, Justin Yifu Lin, primer economista y primer vicepresidente de Economía del Desarrollo del Banco Mundial, manifestó que "otro aumento de los precios ya elevados del petróleo y los alimentos podría frenar significativamente el crecimiento económico y perjudicar a los pobres".