15 jul. 2011

Ocho bancos europeos reprobaron las pruebas de solvencia

Por David Enrich

LONDON— Ocho bancos reprobaron las pruebas de solvencia de la Unión Europea, con un déficit combinado de 2.500 millones de euros en capital, bajo un escenario simulado en el que se les sometió a las peores condiciones económicas posibles, indicó la Autoridad Bancaria Europea (ABE).

El regulador de la UE dijo que otros 16 bancos aprobaron con lo mínimo las controversiales pruebas, las cuales examinaron las habilidades de los 90 principales bancos de Europa para soportar un deterioro de la economía y del sistema financiero.

Al entregar un resultado relativamente bueno a la gran mayoría de la industria bancaria europea, las pruebas serán vistas con escepticismo. Analistas e inversionistas se estaban preparando para que hasta 20 bancos reprobaran y que necesitaran recaudar decenas de miles de millones de euros en capital nuevo.

Las pruebas del año pasado, las cuales fueron ampliamente desacreditadas por ser demasiado laxas y pobremente ejecutadas, tuvieron a siete bancos que reprobaron, con un déficit de capital combinado de 3.500 millones de euros.

Las nuevas pruebas, que comenzaron a principios de marzo, representan la más reciente apuesta de los líderes europeos para frenar la crisis financiera del continente. La meta es aliviar los persistentes temores de los inversionistas, analistas, reguladores y algunos banqueros de que los bancos están guardando grandes cantidades no reportadas de préstamos y valores riesgosos que podrían hundir al sistema bancario y a economías enteras.

Las pruebas de 2011 examinaron la habilidad de los bancos de 20 países de soportar dos años de creciente desempleo, precios inmobiliarios en descenso y otras condiciones adversas que los reguladores consideran como los peores casos posibles. Los bancos cuyos amortiguamientos de capital quedaran por debajo de 5% de sus activos ajustados al riesgo serían obligados a recaudar nuevos fondos a través de la venta de acciones o la venta de líneas de negocios o activos para finales del año. Aquellos que no puedan hacerlo tendrán que recurrir a sus gobiernos para obtener ayuda.

España, cuya economía y sistema bancario sufren por el colapso del mercado de bienes raíces es el hogar del mayor número de bancos que reprobaron, con cinco, dijo la ABE. Otros siete bancos españoles pasaron apenas con lo mínimo, con proporciones de capital entre 5% y 6%.

Dos bancos griegos y uno austriaco también reprobaron las pruebas, dijo la ABE. Además de España, Chipre con un banco, Alemania con dos, Grecia con dos, Italia con uno, Portugal con dos y Eslovenia con uno fueron los países con bancos que apenas superaron las pruebas por un mínimo margen.

Irlanda, que tuvo que aceptar un gigantesco rescate internacional el año pasado después que su sistema bancario implosionara, vio como los tres bancos que presentaron la prueba la superaron sin problema.

El reducido número de bancos que fallaron refleja el hecho de que a lo largo del último año, los bancos han buscado recaudar fondos antes del inicio de las pruebas. La ABE dijo el viernes que los bancos involucrados en las pruebas recaudaron cerca de 60.000 millones de euros en los primeros cuatro meses de 2011. Si las pruebas se hubieran llevado a cabo en base a las posiciones financieras al 31 de diciembre de 2010, 20 bancos habrían reprobado, con un déficit combinado de 26.800 millones, dijo la ABE.

La escasez de reprobaciones también se debe a que en las pruebas se usaron suposiciones relativamente simples. Por ejemplo, en las pruebas se preveía una máxima tasa española de desempleo de 21,3% este año, seguido de 22,4% el año próximo, comparado con el nivel de 21,29% que España registró al final de este trimestre.

Además, las pruebas no indagan sobre el tamaño y la estabilidad de los fondos de depósitos bancarios y otros fondos, o cómo le iría a las entidades prestamistas si un país como Grecia o Portugal cayera en impago de sus deudas. Esos dos segmentos son considerados como flancos débiles de muchos bancos.

"Las pruebas de solvencia preparan el sistema bancario para una conmoción, pero no particularmente virulenta", dijo Marchel Alexandrovich, economista en Londres de Jefferies International Ltd.

Funcionarios de la ABE reconocen en privado que algunas de las premisas de las pruebas difícilmente supongan previsiones económicas de pesadilla.

Dicen que el verdadero valor de las pruebas está en al mayor transparencia que el ejercicio llevará a un sistema bancario opaco. Como parte de las pruebas, cada banco tienen que revelar unos 3.200 puntos de datos acerca de sus exposición a factores que van desde deuda gubernamental griega hasta derivados daneses y préstamos hipotecarios malteses. En las pruebas del año pasado, cada banco reveló 149 componentes de datos.

La transparencia adicional, confían funcionarios de la ABE, ayudará a mitigar temores sobre pérdidas ocultas que acechan en los libros contables de algunos bancos.

"Más que nada es un ejercicio de transparencia", dijo Andrew Lim, analista de Espirito Santo Investment Bank en Londres. "No resolverá las inquietudes sobre deuda soberana … pero nos ayuda a averiguar cuáles bancos necesitan cuánto capital".

La ABE, un nuevo regulador creado en Londres, ha tratado de llevar a cabo un proceso creíble después de que el ejercicio del año pasado fue desacreditado. Los siete prestamistas que reprobaron el examen de 2010 ya fueron nacionalizados o bien están en proceso de fusión con otras instituciones. Eso libró a reguladores y estrategas de adoptar duras medidas para fortalecer sus sistemas bancarios.

Eso contrastó marcadamente con las pruebas de solvencia de EE.UU. a mediados de 2009, a las cuales generalmente se atribuye el haber ayudado a descomprimir un pánico financiero. Nueve de los 19 mayores prestamistas reprobaron tales pruebas y fueron obligados a recaudar un total de US$75.000 millones de capital adicional.

Los exámenes de este año de la ABE simulan un panorama económico peor y obligan a los bancos a cumplir con mayores requisitos de capital que las pruebas de 2010. Asimismo, la ABE está oponiéndose a los intentos de los bancos de evitar las pruebas. Por ejemplo, los bancos ya no están autorizados a afirmar simplemente que sus hojas de balance se contraerán y sus ganancias subirán de modo de cubrir potenciales déficits de capital. Los resultados de cada banco fueron revisados por reguladores de otro país, como también por funcionarios de la ABE y el Banco Central Europeo.

El proceso más estricto ha provocado alaridos de protesta de países como España y Alemania, donde reguladores, políticos y bancos se han quejado públicamente de que es excesivamente oneroso y podría desencadenar pánico.

Un banco del sector público alemán, conocido como Helaba, al descubrir el miércoles que podía reprobar las pruebas, prohibió que la ABE publicara sus resultados. Helaba no fue incluido entre los ocho bancos que reprobaron.

"Las pruebas de solvencia de bancos europeos este año han hecho poco para generar confianza", dijo en un comunicado el viernes Heinrich Haasis, presidente de la Asociación Alemana de Cajas de Ahorro. "La tarea ahora es asegurar que una incertidumbre adicional no afecte los mercados".

Fuente: WSJ