5 ago. 2011

El Banco Central Europeo reactiva medidas para combatir la crisis

Por Geoffrey T. Smith

LONDRES (EFE Dow Jones)--El Banco Central Europeo reactivó el jueves dos de sus medidas más poderosas para combatir la crisis, en un esfuerzo por evitar que la crisis se extienda a España e Italia.

En la rueda de prensa posterior a la decisión de tipos, el presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, anunció que la semana próxima ofrecerá liquidez ilimitada para las entidades financieras con préstamos a seis meses.

Al mismo tiempo, los operadores informaron que el BCE reactivó su programa de compra de bonos estatales por primera vez en cinco meses, aunque Trichet no lo confirmó directamente en la rueda de prensa.

Mientras hablaba, los operadores en Londres dijeron que el BCE compró bonos soberanos de Portugal e Irlanda, lo que supondría la primera intervención desde marzo.

Las medidas adoptadas por el banco se producen en un momento en el que la crisis de deuda amenaza con contagiarse de los países más pequeños y periféricos, como Grecia e Irlanda, a países mucho más grandes y sistémicamente importantes como España e Italia. Sin embargo, las informaciones de los operadores sugieren que el BCE aún no está listo para empezar a apoyar a los mercados de deuda español e italiano, que son mucho más grandes.

Además de la inyección de liquidez durante seis meses, Trichet dijo que el banco mantendrá su política de prestar cantidades ilimitadas en operaciones a una semana, un mes y tres meses hasta finales de año. El BCE no debía decidir sobre su política de liquidez del cuarto trimestre hasta el mes próximo.

El BCE ha recurrido a las operaciones a seis y 12 meses en lo más álgido de la crisis financiera para asegurarse de que los bancos puedan garantizar su liquidez en caso de que pierdan su acceso a los mercados de financiación al por mayor. Se han visto señales esporádicas del resurgir de este problema en los últimos días.

La noticia de las compras de bonos fue suficiente como para impulsar con fuerza al euro frente al dólar.

También aliviaron las tensiones en los mercados de deuda soberana, alentando la entrada de dinero en los mercados de bonos italianos y españoles.

Trichet no dio señales de evitar más subidas de tipos en el futuro próximo y se limitó a decir que su política sigue siendo expansiva.

Advirtió que los riesgos para las perspectivas a medio plazo "siguen tendiendo al alza" y que "la liquidez monetaria sigue siendo amplia y podría favorecer las presiones inflacionistas".

La valoración que ha hecho Trichet de la perspectiva económica es sólo ligeramente más pesimista que la del mes anterior. "Se espera que continúe la expansión moderada" dijo, "aunque la incertidumbre sigue siendo particularmente alta".

El Banco Central Europeo mantuvo el jueves los tipos de interés en 1,5%, como se esperaba, mientras la crisis de deuda amenaza la estabilidad en Italia y España y los últimos datos apuntan a un menor crecimiento económico.