3 dic. 2010

Trichet asegura que el euro no está en crisis

Por David Pearson
Dow Jones Newswires

PARÍS (EFE Dow Jones)—No hay una crisis del euro como moneda, pero hay problemas de inestabilidad financiera debido a los problemas presupuestarios en algunos países europeos, dijo el viernes el presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet.

En una entrevista radiofónica para la emisora francesa RTL, Trichet dijo que las medidas que está tomando el BCE para suministrar amplia liquidez al mercado y mantener bajos los tipos de interés están pensadas para incrementar la confianza garantizando la estabilidad de los precios.

El presidente del BCE comentó que el banco tiene el mismo mensaje para países como Portugal, que están sufriendo problemas presupuestarios: tomar todas las medidas necesarias para garantizar la estabilidad a medio y largo plazo y promover el crecimiento y la creación de empleo.

Trichet indicó que el objetivo no es tranquilizar a los operadores de los mercados financieros, sino que los gobiernos tomen las decisiones necesarias para devolver a sus economías a la senda de la estabilidad. Recordó que en 2004 y 2005, cuando la eurozona también se enfrentaba a dificultades, Francia, Alemania e Italia dijeron que el Pacto de Estabilidad y Crecimiento del bloque era "una estupidez" y pidieron que se relajaran sus restricciones.

"Dijimos que no había que relajarlas; tenemos una moneda común, no hay ninguna federación presupuestaria ni política, debemos vigilar de cerca las políticas fiscales". La crisis económica ha servido para poner de manifiesto las debilidades del sistema de la eurozona, agregó Trichet, dado que el BCE sólo es responsable de garantizar la estabilidad de los precios, y eso se ha logrado con una tasa de inflación anual inferior al 2% durante los 12 últimos años. Los gobiernos de la eurozona han adoptado políticas monetarias firmes y de "sentido común" para corregir sus desequilibrios fiscales, dijo.

En una entrevista con Valery Giscard d'Estaing el viernes en Le Parisien, el ex presidente galo pidió al BCE que deje de prestar al actual tipo de interés del 1% argumentando que "hay demasiada liquidez en el sistema". Trichet señaló que el consejo de gobierno del BCE decidió el jueves que el nivel del 1% es "apropiado". Normalmente, dijo, al BCE se le critica por tener una política monetaria excesivamente restrictiva. "Este tipo de críticas me complacen", dijo. "Estoy más acostumbrado a las perpetuas críticas de que somos demasiado ortodoxos y que deberíamos rebajar los tipos".

Trichet no quiso comentar sobre las especulaciones de que el presidente del Bundesbank, Axel Weber, podría ser un candidato a sucederle al frente del BCE cuando termine su mandato en 11 meses. "Es una decisión que deben tomar los jefes de Estado", agregó.